'Siempre me ha tocado ser heróico': Andrés Cabas

'Siempre me ha tocado ser heróico': Andrés Cabas

Andrés Cabas presenta ‘Valiente’, canción de antesala al que será su nuevo álbum.

Andrés Cabas, cantante y músico colombiano

Andrés Cabas, cantante y músico colombiano, ha trabajado mucho en propuestas que reúnen sonidos colombianos con electrónica y propuestas contemporáneas. 

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

Por: LILIANA MARTÍNEZ POLO 
13 de septiembre 2018 , 10:55 p.m.

Valiente, la canción de estreno de Cabas, es un testimonio de agradecimiento, después de superar un bajón de la vida. “Llegó un momento en que la vida, la música y todo me aburrió –relata–. Estuve mal de salud y haciendo unas movidas que de pronto no fueron adecuadas. Y hubo un momento en que tuve que luchar por mi vida. Pero salí agradeciendo a mi hijo y a mi familia”.

¿Habla de una enfermedad o un accidente?

No. Era un desgaste del rock and roll y también de ser tan sensible, de mis relaciones, de mis cosas, todo se fue acumulando. Y hubo un día en el que dije: ‘voy a luchar por mi vida’. Fue también un poco por estar con el equipo chévere en el que estoy. Se me han dado conciertos maravillosos, porque me gusta tocar y componer. Ahora estoy con una banda increíble. 

¿Qué mensaje da con ‘Valiente’?

Da una esperanza. La canción habla por sí misma y la entrego, la regalo, a toda la gente que pueda encontrar una manera de bailar y de disfrutar ante cualquier momento duro. Los seres humanos necesitamos una emancipación, algo que nos haga valientes. En el mundo moderno las relaciones son cobardes, la gente no arriesga. Es bueno también tomarlo con un poquito de humor y sensualidad, porque sigue siendo lo que me mueve. Quise "botarle" a la gente que hay que ser más firme en lo que se hace y tener más convicción, eso lleva a pasarla mejor. 

Después de esa crisis que menciona, ¿Qué ha percibido del público hacia usted?

Mucha gente -lo vivimos en la Feria de las Flores- quiere o necesita del bullerengue con la electrónica, necesita otra vez lo que yo hago, porque cuando se vuelve todo lo mismo, se puede volver un poquito suicida o maquiavélico. Entendí el mensaje y estoy trabajando muy duro con la banda y vamos a lanzar nuevas canciones.

¿Cómo ha vivido la evolución de la industria?

En un momento era bonito que hiciera cosas como Ana María o Tu boca. Después vino esta ‘aplanadora’, esa búsqueda que todos tienen de hacer lo mismo, y a mí sí me enfermó... Creo que a todo el mundo lo tiene un poquito enfermo y no se han dado cuenta. Hoy pienso que se puede hacer de todo otra vez y que eso que parecía una aplanadora era algo maravilloso que venía a darnos ritmos y a darnos cosas, no sé si letras, pero sí venía a darnos cosas especiales para que hiciéramos lo que teníamos que hacer.

Cuando dice 'aplanadora', ¿se refiere al reguetón?

No. Me niego a decir que todo es reguetón, como no todo es cumbia o bullerengue. Hay cosas que tienen más flow, o menos, unas más parecidas a otras, o está el “popetón”, todo es válido. Después de 20 años en esto, no estoy para estar juzgando qué es qué. Eso no me concierne.

¿Cómo ha ido variando su sonido en estas décadas?

Cada canción que nace la hago del corazón. Por canciones me he enamorado, me he casado, he llorado y he salvado la vida de personas. Por eso hago en el momento la música que quiero, con el sonido que quiero. Hay que ser coherente. Con lo que hago ahora me dicen: ‘Estás haciendo un poco más de dance hall’, y digo: ‘¿Luego no oíste La cadena de oro?’. En el 2004 la hice y ni existían los grupos que hoy son reyes del dance hall. Solo era la exploración que hacía como si fuera un niño, para ver qué pasaba. Nunca hice algo por ego, he compuesto canciones porque he sido un maniáco de los sonidos. Hemos hecho cosas que han sido muy pioneras.

¿Qué sonidos lo influencian ahora?
Estoy estudiando piano otra vez. Implica cuatro o cinco horas de Bach y Chopin, pero eso es muy aburrido para tu público. Me gusta oír todo tipo de música, toda la celebro y la bailo. Soy un poco más de los que tenemos que aprender de lo que nos dejó y siguen dejando Depeche Mode, Moderat y Radiohead, y todos los grupos que empezaron a combinar el rock con la música electrónica caribeña. Pero, realmente en este momento tengo dos vinilos y una biblioteca, porque me acabo de mudar, no tengo música. Entonces estoy en la era del silencio y eso es chévere para componer.

Creo que en diez años ni siquiera vamos a estar hablando de géneros, es algo que está muriendo.

¿Con qué compone?

Con la cabeza y el corazón. Tengo el piano y con mis músicos componemos. Así nació Valiente, de una cosa que salía del alma, de la combinación perfecta entre dolor y amor. Porque siempre es invitando a otra persona al amor, a dejar el dolor, porque hoy ya nadie convence a nadie de nada.

Cómo ve la música caribeña hoy en día?

El vallenato es una música muy grande de este país, porque es una música gitana. Es la música que puede ir a cualquier lugar. Representa la capacidad nuestra de tener la música adentro nuestro, por eso, sin tener micrófono ni nada, se puede armar una parranda.

Y de los otros ritmos... todo evoluciona. Hay cosas que me gustan más que otras, todo va tomando su camino. Lo que sí hago es proponer melodías que vienen con un trasfondo de ser hijo de quien soy (el compositor Eduardo Cabas, que le infundió el amor por los ritmos del país), pero creo que en diez años ni siquiera vamos a estar hablando de géneros, es algo que está muriendo. Oír una melodía y una letra que te mueve el alma es lo que los artistas deben hacer hoy, y gracias a Dios lo puedo seguir haciendo.

Además de 'Valiente', ¿qué otras canciones vienen?
El disco completo sale a final de año o a comienzos del próximo. Hoy hay que mover mucho las canciones.

Viene un nuevo álbum, hoy eso es heroico...
Para mí hacer un disco fue siempre heroico. Años antes era con Emi, que me demandaban, que "el señor de los Rolling Stones" me quitó los derechos y no podía ir al estudio. Todo para mí ha sido un drama y siempre me ha tocado ser heroico. Creo que Valiente es de lo más especial que va a pasar este fin de año, por su honestidad, por lo que ha pasado y porque además tengo un hijo de 9 años que la baila como si fuera una cosa atemporal, y eso me parece grande y mágico.

Es una canción de verdad maravillosa, te llena de alegría, si tiene sonidos modernos porque yo, como me ves, no soy un viejo. Y sí, está pensada, y la letra es de corazón, invita a transformar algo en tu vida y a cambiar. Es un mensaje bonito el de Valiente

LILIANA MARTÍNEZ POLO
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO
@Lilangmartin

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.