Rap Bang Club, la banda que grita la libertad de una generación

Rap Bang Club, la banda que grita la libertad de una generación

En poco tiempo, lograron pisar grandes escenarios y sacar éxitos con marca propia e independiente.

Rap Bang Club

Karin B tiene 27 años y es de padre sanandresano y madre chocoana, y Pezcatore tiene 25 y nació en Soacha.

Foto:

Andrea Moreno. EL TIEMPO

Por: Simón Granja Matias
08 de febrero 2020 , 10:37 p.m.

Cuando Pezcatore estudiaba música en la Universidad Javeriana tenía un amigo de Ciencias Políticas, y ese amigo tenía un amigo de Karin B. Uno le dijo al otro que conocía a alguien que rapeaba, y el otro le dijo: ‘Yo también’. Así que un día quedaron en encontrarse todos en Cuatro Parques, cerca de la universidad. Empezaron a tomar, y en un momento se dijeron: ‘¿Improvisamos o qué?’.

Comenzaron a encontrarse por casualidad en conciertos. En uno, Karin B. llegó más temprano y dejó colar a Pezcatore, y en otro, al contrario, hasta que en un encuentro de esos decidieron verse y hacer música. ‘Tengo este beat’, y surgió ‘Never Grow Up’, canción que un año después los lanzaría a ser lo que hoy en día son: Rap Bang Club.

En tres años, la agrupación ha tocado en Hip Hop al Parque, Estéreo Pícnic y otros tantos festivales, han sacado dos álbumes y se proyectan en la escena del rap independiente colombiano como una de las bandas con más futuro.

(Le puede interesar: Playa, brisa y amor aparecen en la nueva canción de Manuel Medrano)

El año pasado lanzaron su álbum ‘Represent’, justo el día que empezó el paro nacional, con una canción que lleva el mismo nombre y que se interpretó como un guiño al paro. Incluso se presentaron en el concierto ‘Un canto por Colombia’.

Expresar y demostrar su libertad es su poder. Esto le dijeron a EL TIEMPO.

¿De dónde surgió Rap Bang Club?

Karin B.:
No hay una fórmula para cocinar al rapero. En mi caso, mi papá es sanandresano y mi mamá es chocoana. Soy de Bogotá, pero la idiosincrasia en mi casa no era la misma que la de cualquier bogotano. Mi música era la champeta, Alexis Play, Jiggy Drama y su parche, ChocQuibTown antes de su ‘boom’, y luego llegó la figura del primo que se crió en Estados Unidos y que traía los discos de 50 Cent, Eminem, Jay Z... y fue como: ‘creo que por ahí es mi onda’. Cuando empecé a hacer música, yo era el rapero de una banda de pop. También tuve un proyecto de perreito intenso a poca luz. Entonces, elegí hacer rap como a los 19 o 20 años. Empecé a escuchar rap latino, y cada vez que descubría más, me daba cuenta de que por acá era.. Y acá estoy (risas).

Pezcatore: Yo nací en Soacha, un barrio muy rapero. Yo veía a los raperos y me parecía muy bacano como vestían. Me quedó la estética de ellos en la cabeza, además tenía unos primos que vivían en Estados Unidos y llegaban con ropa de fútbol americano o de básquet... Me encantaba vestirme así.

Además, me parecía que el rap tenía mucho potencial, yo lo sentía como algo que le permitía a uno hacer lo que quisiera. No estaba de acuerdo con establecerlo como una religión, por eso muchas de nuestras letras van en contra de una visión de la vieja escuela del rap colombiano. No es que el rap clásico colombiano no nos guste, lo respetamos, pero estamos en otra vuelta.

Todo pasó muy rápido…

Karin B.:
Sí. Una vez sacamos ‘Never Grow Up’, nos invitaron a tocar en un festival donde estaban todos nuestros ídolos: Alcolirykoz, Ali A. K. A. Mind, Akapellah... No lo podíamos creer. Salimos de ahí y esperamos hasta el final, como esperando a que nos invitaran a parchar. Y pensábamos: ‘obvio no va a pasar, pero qué tal sí’. Nos dimos cuenta de que a alguien se le había quedado una gorra que decía Lil Supa. Entonces, cuando vimos al mánager le dijimos ‘vea, que se le quedó a alguien’, nos dijo ‘listo, gracias. ¿Qué van a hacer ahora? Les mando la dirección del hotel y la habitación’. Llegamos a la habitación, era muy pequeña, abrimos y estaba llena de gente, había una nube de humo. Lil Supa estaba sentado fumándose un cigarro; Akapellah, sentado en la mitad de la cama echando chistes; Ali A. K. A. Mind, jodiendo.

No lo podíamos creer, después de eso es historia. Hicimos la canción ‘No somos nada’ con Nanpa, que fue un totazo, conocerlo fue una experiencia muy bacana porque es un ser humano increíble. Luego Hip Hop al Parque, Estéreo Picnic... Todo en tres años.

¿Qué proyectos tienen?

Pezcatore:
Cuando nos encontramos y hablamos es como hablar con uno mismo. Entre todos nos complementamos en ideas. Yo creo que este año le vamos a dar muy fuerte al aspecto visual. Tenemos pensado sacar nuestras marcas, expandir el arte de nosotros y nuestro negocio. Sacar ropa. También tenemos planes de lanzar un par de videoclips, el primero sería de ‘Fumar y ron’, que es con Crudo. Y tenemos ya listo el primer sencillo del año. Esa canción será como un ‘Parla pura’ 0.2. Tenemos mucha fe en lo que estamos haciendo. Vamos a sacar vinilo de ‘Represent’.

¿Cómo va a ser el negocio de la ropa?

Pezcatore:
Pues toma tiempo hacer ropa que nosotros nos pondríamos. Que no sea una camiseta normal. Tiene que ser algo muy ‘estilero’. Nos vamos a esforzar en sacar mercancía de Rap Bang Club con su propia marca. Básicamente es hacer ropa que diga: no nos importa lo que piensen de nosotros.

Cuando dicen que no les importa, ¿a qué se refieren?

Pezcatore:
Es vestirse como uno se siente cómodo. Entonces, cuando uno se viste como le gusta y la gente lo critica a uno porque no sé, tiene las uñas largas y pintadas y uno no es gay, hacerlo en frente de la gente le da cojones para que también no les importe.

Ser más libre...

Karin B.:
Sí, tal cual. Como vestimos es igual que lo que hacemos con nuestra música. Lo que decimos y cómo nos vestimos es lo que nos da la gana. Si a la gente le ofende que hagamos música muy romántica o lo que sea, pues no nos importa porque a nosotros nos hace felices. Lo que queremos es mostrar esa idea de libertad que desarrollamos en nuestra música en cómo nos vestimos. Es ser coherentes con lo que nos da felicidad, paz y tranquilidad en la vida. Además, esta generación es muy perezosa, no se levanta de la cama si no es para romper algo, así que lo que queremos hacer es eso, hacerlos levantar de la cama.

Esta generación es muy perezosa, no se levanta de la cama si no es para romper algo, así que lo que queremos hacer es eso, hacerlos levantar de la cama

Ustedes sacaron ‘Represent’ el 21N...

Karin B.:
El tema ‘Represent’ estaba hecho hace un buen rato. Pero como que los astros se alinearon y sí, muchos de los temas tocan sensibilidades de lo que estaba pasando.

Pezcatore: A esta generación no le basta sentarse a pensar en lo que está mal, sino que además tienen que estar felices para ver si se pueden parar a hacer algo. Si todos nos deprimimos y nos quedamos en la cama, no vamos a hacer nada. Ahora tenemos toda la información en las manos, y sabemos que el paisaje es gris. Pero lo que estamos haciendo es bailando, ¿y qué celebramos?, que somos nosotros, que representamos eso, de dónde venimos, las cosas por las que pasamos, y por eso tenemos esta actitud frente a la vida. Siento que los jóvenes se están dando cuenta de eso. La cuestión no es estresarse, pero tampoco es hacerse el de la vista gorda.

Sus letras son distintas a las del rap colombiano al que estamos acostumbrados...

Pezcatore:
Qué más rap esperábamos de una ciudad que en una época era una olla enorme. Tenía que salir alguien a contarlo, y los raperos lo hicieron. Pero nuestro ambiente es diferente, es más del tipo de calle que habitamos. Entonces, a medida que aprendemos cosas, extraemos conocimiento de nuestro alrededor y lo ponemos a disposición del pragmatismo. Eso nos permite hacer un discurso en el que usamos nuestras palabras... Queremos hacer buena música y ya.

SIMÓN GRANJA MATIAS
Redacción Domingo

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.