25 años del accidente aéreo en el que murió Juancho Rois

25 años del accidente aéreo en el que murió Juancho Rois

El 'Conejo' Rois era compañero de fórmula musical del cantante Diomedes Díaz. 

Muertes inesperadas de estrellas de la música

El ídolo acordeonero Juancho Rois, dupla del cantante Diomedes Díaz. Rois perdió la vida en un accidente aéreo cuando iba a Venezuela a una presentación privada.

Foto:

Archivo Particular

Por: REDACCIÓN DE CULTURA
22 de noviembre 2019 , 11:46 a.m.

Diomedes Díaz y su conjunto musical, en el que compartía escenario con el acordeonero Juan Humberto 'Juancho' Rois, había realizado una taquillera gira en Venezuela. No podía ser de otra manera, era 1994. Estaban en su mejor momento musical.

Aún la dupla Diomedes-Juancho recogía los frutos del éxito inusitado del álbum Título de Amor (1993), que había roto todos los récords de ventas en Colombia y había convertido en himnos canciones como Mi primera cana, Tú eres la reina y Amarte más no pude. En ese año, el álbum siguiente titulado 26 de mayo había llegado a confirmar el buen momento de estos músicos con temas como La plata o Yo soy mundial, composición de mismo Rois. 

Había una fiesta privada ese fatídico 21 de noviembre, seguramente muy bien paga para quien aceptara amenizar el cumpleaños de un antiguo mando de las fuerzas armadas Venezolanas. Dicen que Diomedes o no alcanzó a llegar al aeropuerto o no quiso ir a la fiesta, algo que a la postre lo salvó.

Pero Rois, así como los músicos Rangel Torres, Eudes Granados (hermano de los reyes vallenatos Juan José y Hugo Carlos Granados), Tito Castilla y Jesualdo Ustariz sí acudieron al aeropuerto y abordaron la Cessna Piper YV-628P, avioneta que caería en El Tigre, estado de Anzoátegui, antes de llegar a su destino.

25 años después, su legado lleva visitantes a su casa materna en San Juan del César, convertida ya en lugar de peregrinación y de recuerdo de su obra.

La conmoción por el accidente paralizó al vallenato, sino al país entero. Rois era un acordeonero famoso, no solo por su trabajo al lado de Diomedes -en una etapa que fue la más brillante para los dos- sino porque había algo en su arte que convirtió su estilo en lo que los folcloristas llaman una "escuela vallenata". Algo que le atribuyen a Rois (1958-1994) y a Luis Enrique Martínez (1922-1995). Porque su estilo se convirtió en modelo de los acordeoneros de muchas generaciones posteriores.

Tal era el respeto que Rois había conseguido a punta de ejecutar su acordeón, que cuando se presentó en el Festival de la Leyenda Vallenata en 1991, se consideraba que no habría poder humano que se interpusiera entre el intérprete nacido en San Juan del Cesar y el título.

Quizás por eso o quizás fue cosa de la emoción lo que llevó a Rois a adornar de más su interpretación de la canción Lucero espiritual en la final del festival. El público adoró su presentación, pero el jurado vio que había cruzado la línea de la tradición que el concurso pretende preservar y le dio la corona a Julián Rojas, un sanandresano que había llegado a competir sin acordeón y que había podido llegar a la final gracias a que Rois le había prestado uno.

Otro elemento conmovedor fue su historia de amor con Jenny Dereix a quien Rois le había compuesto Por qué razón, también grabada por Diomedes. Se habían casado 33 días antes del accidente fatal, en el que perdieron la vida Rois, Granados, Torres y el piloto. Dereix esperaba un hijo que nacería el 6 de mayo del año siguiente y que llevaría el nombre de su padre, pero no seguiría su camino musical. Recientemente, convertido en abogado, fue elegido concejal de Montería. 

De Diomedes se dijo que se encerró en medio de una profunda tristeza a llorar en privado al acordeonero que lo acompañó entre 1988 y 1994, y que la depresión fue tanta que no asistió al sepelio dos días después de la muerte de Rois.

Sin embargo, Diomedes anunció al día siguiente que su nuevo acordeonero sería Iván Zuleta Barros, que entonces tenía apenas 17 años y que al sábado siguiente continuaría con la gira de presentaciones. Esto le valió que lo declararan persona no grata en San Juan del César, tierra de nacimiento de Rois (el Concejo municipal lo hizo oficial), que tardó años en volver a abrirle las puertas. En su momento Diomedes manifestó que le dolía "como a nadie la muerte de sus compañeros, pero la vida tiene que seguir" y que el compromiso de prestarle ayuda económica a las viudas solo era viable de esa manera. 

Más allá de esa triste página vallenata, de Rois quedó un importante legado musical que aún ahora, 25 años después, lleva visitantes a su casa materna en San Juan del César, convertida ya en lugar de peregrinación y de recuerdo de su obra. 

Es célebre la estatua suya que primero estuvo en el espacio público y ahora también está en esa casa, cuidada por su madre, como un monumento dedicado a su memoria. 

Redacción de Cultura
@CulturaET​

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.