¿Prevención de la violencia sirve para desestimular protestas del 21N?

¿Prevención de la violencia sirve para desestimular protestas del 21N?

Cuatro miradas sobre el manejo que se le ha dado a las manifestaciones de este jueves en Colombia.

Movilizaciones

Los convocantes a las marchas deben informar a las autoridades las rutas por donde se manifestarán.

Foto:

Jaime Moreno / EL TIEMPO

Por: Mariana White Londoño
21 de noviembre 2019 , 11:02 a.m.

Existe una creciente expectativa sobre lo que sucederá este jueves 21 de noviembre con el paro nacional convocado desde hace varias semanas.

Diferentes grupos políticos y sociales se han unido a las marchas, mientras que sectores cercanos al Gobierno argumentan que las movilizaciones no tienen justificación, que hay extranjeros infiltrados con la intención de generar caos o que se trata de una estrategia de quienes perdieron las elecciones presidenciales.

Trabajadores, campesinos, profesores, estudiantes, profesionales de la salud, pacientes, comunidades indígenas, LGBTI, feministas, víctimas del conflicto, entre otros sectores, saldrán a las calles en diferentes ciudades y con distintas consignas. Algunos presos, además, se han unido en una ‘desobediencia civil’.

Las manifestaciones tienen lugar luego de las recientes jornadas de protestas en Latinoamérica, en las que, independientemente de las diferencias en los contextos que las motivaron, el común denominador ha sido lo multitudinarias que han resultado.

¿Cómo está nuestro país en garantías para ejercer el derecho a la protesta? EL TIEMPO presenta cuatro miradas al respecto, a propósito de las distintas opiniones que han surgido por las medidas de seguridad adoptadas los últimos días por el Gobierno antes de las movilizaciones del 11N. 

Para Bernardita Pérez, profesora de la Universidad de Antioquia de la cátedra de Derecho Constitucional, “el constitucionalismo moderno del siglo XX tiene una idea muy clara de que ningún régimen político tiene por qué tener límites a la protesta ciudadana, es decir, a la manifestación de la inconformidad de la ciudadanía; por tanto, una protesta pacífica, no una altanera y con violencia, merece todo el respeto”, expresa.

Una protesta pacífica, no una altanera y con violencia, merece todo el respeto

Julio González, docente de Derecho Penal de la misma institución, opina que en Colombia, probablemente por el largo conflicto armado que ha padecido, se ha confundido protesta con subversión y a los protestantes se les ha considerado enemigos del Estado.

“En el país, la tradición ha sido no de respeto a la protesta social, sino de criminalización”, opina González, y agrega que las autoridades asocian las movilizaciones con grupos armados como pretexto para eliminar la protesta pública, lo que, a su modo de ver, “es el combustible que mueve las democracias”.

A Pérez y a González les preocupan las medidas por parte de la fuerza pública en los últimos días, como allanamientos a líderes, militarización de algunas zonas de Bogotá y diligencias de registro a medios de comunicación como la revista Cartel Urbano. Consideran que no se trata de prevenir la violencia, sino de desestimular la protesta.

¿Prevención de la violencia o desestimulación de la protesta?

Nancy Patricia Gutiérrez, ministra del Interior, le dijo este miércoles a W Radio que los allanamientos fueron “un acto realizado bajo total legalidad y en aras de garantizar la seguridad durante las marchas del paro nacional”. 

El exsecretario de Seguridad de Bogotá, Daniel Mejía, considera que las medidas tomadas en la capital son adecuadas. “Se encontró material para fabricar entre 1.500 y 2.000 elementos para atentar contra la fuerza pública, que no son acordes con el legítimo derecho a una protesta pacífica. Pedir que no se garantice la seguridad ciudadana de un país raya en el anarquismo”, dice.

Según Mejía, quien ahora se desempeña como profesor de la Universidad de los Andes, es entendible el accionar de las fuerzas armadas y su “preparación”, teniendo en cuenta lo que ha pasado en otros países. “Es muy fácil criticar: qué tal que el Gobierno nacional y el gobierno distrital no se preparen para eventuales desmanes y vandalismo, ¡por Dios!”.

Qué tal que el Gobierno nacional y el Gobierno distrital no se preparen para eventuales desmanes y vandalismo

Respecto a la protesta en Chile, la más significativa de las movilizaciones recientes, y sus desmanes, José Obdulio Gaviria, senador del partido Centro Democrático, dice que no se trata de desmanes, sino de "violencia desbordada con incitación de sectores que han declarado que la lucha es hasta el final, que el objetivo que antes fue violento continúa vigente y que la movilización permanente es el proceso que los va a llevar al poder". 

Gaviria critica lo sucedido en Chile y las últimas protestas en Bolivia contra la presidenta interina. Asegura que este jueves "vamos a ver una furia desatada por unas mentes esquizofrénicas", y que son las Farc y el movimiento Colombia Humana, liderado por el senador Gustavo Petro, los que han estado al frente de las movilizaciones desde el 7 de agosto del 2018.

El senador del CD responde que todos los motivos para marchar son falsos y que las personas que piden una reivindicación han sido escuchadas por "un gobierno sumamente dialogante".

De manera contraria piensa el profesor González. Añade que en Colombia no ha habido puentes para la solución de los problemas y cuando las personas salen a las calles se encuentran con represión.

Según el docente, es algo histórico, y pone como ejemplo el paro nacional de 1977, en el que, según él, hubo más de 20 muertes en Bogotá, y son hechos como ese los que en gran parte estimulan la creación de grupos al margen de la ley.

Un ejemplo de país en donde, a su modo de ver, se respeta el derecho a manifestarse pacíficamente es Suiza, donde “casi todos los meses hay protestas y posiblemente nunca se lleguen a concretar muchas cosas, pero hay canales para tramitarlo, mientras aquí no".

"En el mundo entero, en muchos países, las protestas ciudadanas han ayudado a transformar los regímenes políticos. Somos fruto de la generación del 68, que no cometió ningún acto de violencia”, dice la abogada Pérez.

En cuanto a los países que resalta está "Inglaterra,  algunos estados de Estados Unidos, los países centroeuropeos o al norte, como Holanda. Respetan las libertades ciudadanas, porque sin ellas no tenemos estado democrático".

Somos fruto de la generación del 68, que no cometió ningún acto de violencia

La regulación constitucional en Colombia garantiza la libertad de expresión, de conciencia y pensamiento u opinión, bases de la protesta para Pérez. Pero, según la constitucionalista, "el Presidente y el Gobierno en general tienen miedo de que los ciudadanos protestemos y pretende limitarla".

Otro aspecto que inevitablemente tienen en común las manifestaciones alrededor del mundo es la era digital que vivimos, en la que es más fácil no solo convocar, sino darse cuenta de otras manifestaciones. 

El Gobierno no tiene ningún elemento de autoritarismo que pretenda negar los derechos de expresión ciudadana

Mejía, por su parte, no saldrá a marchar, pero piensa que la gente tiene el derecho y, similar a Gaviria, dice que muchos de los argumentos que están usando los convocantes a la marcha han sido deslegitimados por el Gobierno. 

"El Gobierno no tiene ningún elemento de autoritarismo que pretenda negar los derechos de expresión ciudadana, que se expresen, yo simplemente hago un contexto de la guerra política por parte de los manifestantes y, pase lo que pase, conceda lo que se conceda, seguirán las movilizaciones", concluye Gaviria.

El senador del Centro Democrático espera equivocarse, asegura, respecto a la "furia" que prevé. 

MARIANA WHITE LONDOÑO
Tendencias EL TIEMPO
Escuela de Periodismo Multimedia de EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.