‘Yo no marcho porque no creo que el paro vaya a construir’

‘Yo no marcho porque no creo que el paro vaya a construir’

EL TIEMPO les abrió espacio a personas del común para que hablaran sobre las marchas del 21N.

Protestas estudiantiles

‘Yo no marcho porque no creo que el paro vaya a construir’.

Foto:

Javier Forero

Por: Tendencias EL TIEMPO
22 de noviembre 2019 , 07:12 a.m.

Daniel López es un joven bogotano, de 30 años, que defiende, a capa y espada, su posición de no participar en el paro nacional convocado para este jueves 21 de noviembre.

EL TIEMPO incluyó el punto de vista de esta persona del común con el objetivo de exponer las opiniones, a favor y en contra, de los ciudadanos sobre estas movilizaciones.

“No salgo a marchar porque no considero que las razones estructurales del paro sean las verdaderas. Para mí, se está usando a la sociedad con fines políticos para polarizar más”, señaló.

López, quien se graduó de Economía y se desempeña como profesor de la Universidad CESA y de algunos colegios de la capital, consideró que se está cayendo en lo mismo de los últimos años: no se construye y solo se crítica el accionar del otro.

“Por no marchar no quiere decir que no simpatice con algunas razones. ¡Claro que comparto varias!, pero el paro de este jueves no es para construir, sino para destruir”, comentó.

Cree que hay que cambiar el discurso, pues las discusiones no se están dando con “métodos o cifras, sino con opiniones y pasiones”.

Y valoró que, desde su punto de vista, los problemas por los que está pasando el país son la desinformación y la falta de una buena comunicación.

“Yo defiendo la democracia, pero hay muchas mentiras que están caldeando los ánimos. Seguimos con la política del terrorismo: el uribismo genera miedo y quienes convocan al paro también lo están haciendo. Solo se está promoviendo un pánico colectivo”, dice.

Daniel López

Daniel López, quien no está a favor del paro, aunque comparte algunas de las razones.

Foto:

Archivo particular

López dijo estar seguro de que si le pregunta a varias personas de quienes van a marchar sobre por qué lo harán, las respuestas que encontrará serán un ‘efecto vagón’: “Para dónde va la gente, para donde va Vicente”.

¿Entonces, Daniel, cuál es la solución?, se le pregunta. Él responde sin titubear.

“Hay que armar un gran pacto político por Colombia: nos debemos sentar y hablar y hablar, no darnos en la jeta. Somos diferentes a las generaciones del 90 y principios de los 2000 y hay que desmarcar las discusiones de los partidos. Yo no creo en ellos, creo en lo que necesita el país”.

También hizo una invitación a los líderes políticos, pidiéndoles que no generen más discordia, pues eso se puede multiplicar por 100 y “nos vamos a terminar es matando entre todos”.

“Siento que hay una bomba social impresionante, estamos en crisis ética. El gran reto es, insisto, sentarnos a hablar, pero no por intereses políticos sino por construir una sociedad”, cerró López, quien se describe como un activista social en iniciativas de transformación en comunidades.

Más casos

López es uno más de los colombianos que tiene claras sus razones para no marchar. Juan David Marín, administrador de empresas de la Universidad Católica Luis Amigó, dijo que no irá al paro porque considera que, aunque hay razones para salir a la calle a exigir cambios, "no podemos seguir siendo títeres de la derecha y la izquierda que dividen y desangran el país". 

“Nuestra mayor herramienta se llama voto. Colombia despertó y despertó para bien el pasado 27 de octubre (en las elecciones regionales) y no se vale manchar las buenas intenciones con vandalismo insertado de ambas corrientes ideológicas”, enfatizó el joven, de 32 años.

Jessica Meneses, bióloga de la Universidad del Tolima, está de acuerdo con que la protesta "está minada de mentiras".

"Y quienes están convocando al paro no son personas con las que me sienta representada", dijo. 

Juan Diego Hincapié Vinasco, desarrollador web de la Universidad Nacional, por su parte, afirmó que, desde su punto de vista, "las marchas en este país nada solucionan".

"Yo fui a universidad pública y salí a marchar muchas veces. Comprendí que más allá de la calentura del momento todo continuará igual. Me parece un recurso muy gastado aquí en Colombia. Hubo una época que se promovían marchas por cualquier razón y eso llevó a que la gente dejara de tomar en serio ese tipo de manifestaciones”, aseveró. 

TENDENCIAS EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.