Cerrar
Cerrar
Lea aquí el día sexto de la Novena de Aguinaldos 2020
AUTOPLAY
Novena de aguinaldos 2020: Oración navideña día 6
Pesebre

iStock

Lea aquí el día sexto de la Novena de Aguinaldos 2020

Compartimos las oraciones que difunde la Arquidiócesis de Bogotá para vivir en familia esta Navidad.

(Esté atento: hasta el 24 de diciembre podrá leer cada uno de los días de la Novena de Aguinaldos en EL TIEMPO).

La Arquidiócesis de Bogotá comparte el orden de las oraciones para el día tercero:

1. Villancico
2. Oración para todos los días
3. Villancico
4. Consideración del día
5. Gozos
6. Oración a la Virgen María
7. Oración a San José
8. Oración al Niño Jesús
9. VillancicoDía 6 de la novena de Navidad 2021: oraciones para este 21 de diciembre

Villancico 'Salve reina y madre'
Salve reina y madre

Salve reina y madre.

Primer día de la novena de aguinaldos: oraciones, gozos y villancicos 

Salve reina y madre, salve dulce amor,
Del jardín del cielo la más bella flor
Salve reina y madre, salve dulce amor,
Del jardín del cielo la más bella flor
Del jardín del cielo la más bella flor.

En una colina, con la nieve fría
Reposa la noche, la Virgen María
Reposa la noche, la Virgen María.

Salve reina y madre, salve dulce amor,
Del jardín del cielo la más bella flor
Salve reina y madre, salve dulce amor,
Del jardín del cielo la más bella flor
Del jardín del cielo la más bella flor.

La malvada mula, con sus finos dientes
Le comió la paja, al niño inocente
Le comió la paja, al niño inocente.

Salve reina y madre, salve dulce amor,
Del jardín del cielo la más bella flor
Salve reina y madre, salve dulce amor,
Del jardín del cielo la más bella flor
Del jardín del cielo la más bella flor.

(Además: La estricta Navidad que vivirá Europa por cuenta del covid-19).

Oración para todos los días

Bondadoso Dios de infinita caridad, que tanto amaste a los hombres, que les diste en tu Hijo la mejor prenda de tu amor, para que hecho hombre en las entrañas de una virgen, naciera en un pesebre para nuestra salud y remedio.

Nosotros, en nombre de todos los mortales, te damos infinitas gracias por
tan soberano beneficio. En retorno de él te ofrecemos la pobreza, humildad y demás virtudes de tu Hijo humanado, suplicándote por sus divinos méritos, por las incomodidades con que nació y por las tiernas lágrimas que derramó en el pesebre,
que dispongas nuestros corazones con humildad profunda, con amor encendido, con total desprecio de todo lo terreno, para que Jesús recién nacido tenga en ellos su cuna y more eternamente. Amén.

(Se reza tres veces el Gloria al Padre).

Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre,
por lo siglos de los siglos. Amén


(Puede ver: Planes para disfrutar Novenas y la Navidad a cielo abierto en Bogotá).

Rezar
Foto:

iStock

Villancico 'Vamos vamos patorcitos'
Vamos partorcitos

Vamos Pastorcitos.

Vamos, vamos, vamos, vamos, pastorcitos
Vamos, vamos, vamos a Belén
Y veremos todos al Dios del amor
Con el perfume del alma
Y los homenajes de la adoración

En el portal de Belén
Hay estrellas, Sol y Luna
La Virgen y San José
La Virgen y San José
Y el niño Dios en la cuna

Vamos, vamos, vamos, vamos, pastorcitos
Vamos, vamos, vamos a Belén
Y veremos todos al Dios del amor
Con el perfume del alma
Y los homenajes de la adoración

Entre tanto San José
Lo acaricia en sus brazos
Y la Virgen María y la Virgen María
Lo acaricia en su regazo.

Vamos, vamos, vamos, vamos, pastorcitos
Vamos, vamos, vamos a Belén
Y veremos todos al Dios del amor
Con el perfume del alma
Y los homenajes de la adoración

(También: Navidad: Bocados para dejar de pecar, rezar y empatar).

Día sexto de Novena

Ponerse en camino, a imagen de María, confiados en las promesas de Dios

Leamos la Palabra de Dios

Entonces María se levantó y se dirigió apresuradamente a las montañas de Judá, entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel (Lc 1, 39 – 40)

Levantarse y correr son los dos verbos que muestran la acogida de María al plan de Dios y la respuesta de la fe. María no se queda en su casa complaciéndose en la maravillosa noticia que ha recibido. La confianza en la promesa que recibió la puso en marcha hacia la casa de su prima Isabel, para comunicarle la alegre noticia, mediante su presencia y su servicio generoso.

María corrió en dirección hacia su familiar que, por las noticias, debía estar necesitando ayuda. La escena de la visitación nos hacer recordar el valor del encuentro, así como la importancia de la familia. En el encuentro y a través de los vínculos familiares, Dios se nos revela presente y cercano.

Este año fue difícil, porque la pandemia puso muchos límites al encuentro. No obstante, hicimos esfuerzos para alimentar nuestros vínculos mediante los instrumentos digitales. Ahora tenemos la oportunidad de reencontrarnos físicamente; hagámoslo guardando prudentemente las medidas de bioseguridad y, al mismo tiempo, vivamos los encuentros y reencuentros de estos días, de tal modo que seamos unos para otros, signos de la presencia de Dios y de su fidelidad.

Visitar y saludar son acciones con las que María nos enseña a prepararnos para vivir la Navidad, como tiempo para saludar la familia, los amigos y los vecinos. Saludar es algo tan sencillo y, sin embargo, puede desencadenar reacciones y emociones curativas que abren un sendero de amistad, oportunidad y esperanza.

Demos un paso en dirección hacia la Palabra.

“Creamos en las promesas del Señor y pongámonos en camino para comunicar alegría y esperanza”.

(Le puede interesar: ¡Ojo! Vea cómo el covid-19 puede propagarse en sus reuniones navideñas).

Pesebre
Foto:

iStock

Gozos

Dulce Jesús mío, mi Niño adorado,
¡Ven a nuestras almas! ¡Ven, no tardes tanto!

(1) ¡Oh Sapiencia suma del Dios soberano,
que a infantil alcance te rebajas sacro!
¡Oh Divino Niño, ven para enseñarnos
la prudencia que hace verdaderos sabios!

(2) ¡Oh Adonaí potente que a Moisés hablando,
de Israel al pueblo diste los mandatos!
¡Ah! ven prontamente para rescatarnos,
y que un Niño débil muestre fuerte brazo!

(3) ¡Oh raíz sagrada de Jesé, que en lo alto
presentas al orbe tu fragante nardo!
¡Dulcísimo Niño que has sido llamado
lirio de los valles, bella flor del campo!

(4) ¡Llave de David que abre al desterrado
las cerradas puertas de regio palacio!
¡Sácanos, Oh Niño, con tu blanca mano,
de la cárcel triste que labró el pecado!

5) ¡Oh lumbre de Oriente, sol de eternos rayos,
que entre las tinieblas tu esplendor veamos!
¡Niño tan precioso, dicha del cristiano,
luzca la sonrisa de tus dulces labios!

(6) ¡Espejo sin mancha, Santo de los santos,
sin igual imagen del Dios Soberano!
¡Borra nuestras culpas, salva al desterrado
y, en forma de Niño, da al mísero amparo!

(7) ¡Rey de las naciones, Emmanuel preclaro,
de Israel anhelo, Pastor del rebaño!
¡Niño que apacientas con suave cayado
ya la oveja arisca, ya el cordero manso!

Pandereta
Foto:

iStock

(8) ¡Ábranse los cielos y llueva de lo alto
bienhechor rocío, como riego santo!
¡Ven hermoso Niño, ven Dios humanado!
¡Luce hermosa estrella, brota, flor del campo!

(9) ¡Ven, que ya María previene sus brazos,
do su Niño vean, en tiempo cercano!
¡Ven, que ya José, con anhelo sacro,
se dispone a hacerse de tu amor sagrario!

(10) ¡Del débil auxilio, del doliente amparo,
consuelo del triste, luz del desterrado!
¡Vida de mi vida, mi Dueño adorado,
mi constante amigo, mi divino hermano!

(11) ¡Ve ante mis ojos de ti enamorados!
¡Bese ya tus plantas! ¡Bese ya tus manos!
¡Prosternado en tierra, te tiendo los brazos,
y aún más que mis frases te dice mi llanto!
¡Ven, Salvador nuestro, por quien suspiramos,
ven a nuestras almas, ven no tardes tanto!

(Siga leyendo: Así nació la Novena de Navidad).

Oración a la Santísima Virgen María

Soberana María, que por tus grandes virtudes y especialmente por tu humildad, mereciste que todo un Dios te escogiera por madre suya, te suplicamos que tú misma prepares y dispongas mi alma y la de todos los que en este tiempo hicieran esta
novena, para el nacimiento espiritual de tu adorado Hijo.

¡Oh dulcísima Madre! Comunícanos algo del profundo recogimiento y divina ternura con que le aguardaste, para que nos hagas menos indignos de verle, amarle y adorarle por toda la eternidad. Amén.

(Se reza tres veces el Avemaría).

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo.
Bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

(También: Así llegan los regalos de Navidad en las zonas más alejadas del país).

Virgen María
Foto:

iStock

Oración a San José

Oh santísimo José, esposo de María y padre adoptivo de Jesús! Infinitas gracias damos a Dios porque te escogió para tan altos ministerios y te adornó con todos los dones proporcionados a tan excelente grandeza. Te rogamos, por el amor que tuviste al Divino Niño, nos abrases en fervorosos deseos de verle y recibirle sacramentalmente, mientras en su divina Esencia le veamos y le gocemos en el cielo. Amén.

(Se reza tres veces el Padrenuestro).

Padre Nuestro, que estás en el cielo. Santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

(Siga leyendo: No se pierda los pesebres más creativos y mágicos del mundo).

San josé
Foto:

iStock

Oración al Niño Jesús

Acuérdate, ¡oh dulcísimo Niño Jesús!, que dijiste a la venerable Margarita del Santísimo Sacramento, y en persona suya a todos tus devotos, estas palabras tan consoladoras para nuestra pobre humanidad agobiada y doliente: "Todo lo que quieras pedir, pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado".

Llenos de confianza en tí, oh Jesús, que eres la misma verdad, venimos a presentarte toda nuestra miseria. Ayúdanos a llevar una vida santa, para conseguir una eternidad bienaventurada.

Concédenos por los méritos de tu encarnación y de tu infancia, la gracia de la cual necesitamos tanto. Nos entregamos a ti, ¡oh Niño omnipotente!, seguros de que no quedará frustrada nuestra esperanza y de que en virtud de tu divina promesa,
acogerás y responderás favorablemente nuestra súplica. Amén.

(Se reza una Gloria al Padre)

Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre,
por lo siglos de los siglos. Amén

(Además: Cinco opciones para celebrar las cenas de Navidad y Año Nuevo).

Pesebre
Foto:

iStock

Villancico 'El tamborilero'
El Tamborilero, Villancico Animado - MundoCanticuentosEl Tamborilero, Villancico Animado - MundoCanticuentos

El tamborilero.

El camino que lleva a Belén
Baja hasta al valle que la nieve cubrió
Los pastorcillos quieren ver su rey
Le traen regalos en su humilde zurrón
Ropo-pom-pón, ropo-pom-pón
Ha nacido en un portal de Belén
El Niño Dios

Yo quisiera poner a tus pies
Algún presente que... que te agrade, Señor
Mas, tú ya sabes que soy pobre, también
Y no poseo más que un viejo tambor
Ropo-pom-pón, ropo-pom-pón, pón
En tu honor, frente al portal tocaré
Con mi tambor

El camino que lleva a Belén
Yo voy marcando con mi viejo tambor
Nada mejor hay que te pueda ofrecer
Su ronco acento es un canto de amor
Ropo-pom-pón, ropo-pom-pón, pón
Cuando Dios me vio tocando ante él
Me sonrió

Le puede interesar: 

Día quinto de la Novena de Aguinaldos 2020.

Día cuarto de la Novena de Aguinaldos 2020.

Día tercero de la Novena de Aguinaldos 2020.

Día segundo de la Novena de Aguinaldos 2020.Día primero de la Novena de Aguinaldos 2020.

Tendencias EL TIEMPO

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.