close
close
Secciones
Síguenos en:
¡Ojo! Vea cómo el covid-19 puede propagarse en sus reuniones navideñas

¡Ojo! Vea cómo el covid-19 puede propagarse en sus reuniones navideñas

Artículos y contenidos relacionados para el especial multimedia.

Así se puede contagiar durante la Novena, en un bus y hasta en un espacio abierto.

La propagación del coronavirus es un misterio que nos ha costado mucho resolver. En un principio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advertía que la principal vía de contagio eran las microgotas de saliva o moco expulsadas al hablar, toser o estornudar.

“Estas gotículas son relativamente pesadas, no llegan muy lejos y caen rápidamente al suelo. Una persona puede contraer covid‑19 si inhala las gotículas procedentes de una persona infectada por el virus”, señala un texto guía compartido por la OMS y que sigue estando disponible en su página web oficial.

Sin embargo, cientos de investigaciones en todo el mundo han avanzado a buen paso y han obtenido resultados que, si bien no contradicen las recomendaciones de la OMS, sí muestran que el virus puede transmitirse de otras formas. Es por eso que hace unas semanas un grupo de científicos publicó una carta en la revista ‘Science’ en la cual les hace un llamado a la OMS y a distintas organizaciones de salud para que incluyan la transmisión aérea como uno de los principales riesgos.

Con base en estudios y consultas a expertos le mostramos cómo se mueve el virus en algunos de los espacios que más pueden frecuentar los colombianos en esta Navidad.

Novenas y espacios cerrados

En gran parte del mundo occidental existe una profunda preocupación por las reuniones familiares que hay debido a la temporada decembrina. No es para menos: los expertos advierten que estos son, precisamente, los momentos que más riesgo representan. ¿Por qué?

Modelo coronavirus en interiores
Modelo 3d de propagación del coronavirus en Navidad



Como se ve en el video, el hecho de que el nuevo coronavirus se transmita por vía aérea implica que sus partículas quedan flotando en el aire por un tiempo prolongado.

En el clip, el sujeto con una camisa verde es el individuo infectado y el que está de amarillo es el individuo sano. Ambos tratan de conservar una distancia de dos metros, pero, como se ve, esto no es suficiente para evitar un contagio.

Los expertos recomiendan pensar en las partículas más pequeñas del virus como si fueran humo. En este caso lo modelamos de forma visible y le dimos un color verde. Mientras tanto, a las partículas más grandes (microgotas, que en realidad no podrían verse de ese tamaño) les dimos una apariencia redonda y azul.

Normalmente, se habla de microgotas a partir de los 5 micrómetros. Si una partícula mide menos que eso, se conoce como aerosol. No obstante, los científicos que firmaron la carta en ‘Science’ señalaron que lo mejor era utilizar un umbral de 100 micrómetros. Dijeron que las partículas de esos tamaños "también pueden viajar más de dos metros y acumularse en el aire interior mal ventilado, lo que lleva a eventos de superdifusión".

Con estos “eventos” se refieren a casos en los que una sola persona infectada acabó por contagiar a varios individuos en un solo lugar. Uno de los estudios citado en la carta habla de un ‘supercontagio’ que se dio en EE. UU.

'Si una persona contagiada está en un lugar en donde el aire no se mueve, puede infectar a otras a dos metros y mucho más'.

En la noche del 10 de marzo de este año, los miembros de un coro se reunieron en una iglesia del condado de Skagit, en el estado de Washington (EE. UU.). Una persona había tenido síntomas de un resfriado común tres días antes y más tarde dio positivo para coronavirus.

En total, asistieron 61 miembros del coro, quienes en su mayoría tenían más de 60 años. Durante la reunión evitaron el contacto físico y usaron desinfectante en las manos.
No obstante, algunos se enfermaron luego. En total, de los 61 asistentes, 33 dieron positivo en las pruebas y 20 no se sometieron a un test, pero tuvieron síntomas, por lo cual fueron identificados como casos probables.

Este ejemplo es importante porque puede ser muy similar a una novena en la que la gente se descuida. Por estar en familia, las personas pueden tender a relajarse, cantar, hablar, quitarse el tapabocas y olvidar abrir las ventanas para que el aire circule.

Como se ve en el modelo, entre más tiempo pase, mayor puede ser el riesgo, porque la concentración de las partículas aumenta.

Néstor Rojas, ingeniero químico y profesor de la Universidad Nacional que ha hecho y difundido estudios sobre la transmisión del nuevo coronavirus, señaló que es cierto que “la carga viral de una persona va a ser mucho menor a dos metros que si estuviera a un metro”. Pero advirtió que “si una persona contagiada está en un lugar en donde el aire no se mueve, puede infectar a otras a dos metros y mucho más”.

Es decir, no basta con mantener el distanciamiento si hay una persona infectada que no tiene el tapabocas y que está hablando o cantando. Más aún, si comparte el mismo espacio con otros individuos durante un tiempo prolongado.

Los riesgos en los buses

Vea con atención el escenario de este modelo. Igual que antes, el individuo vestido de verde es el agente infeccioso. Ahora, en vez de estar de visita en una casa, viene hablando por celular, sin tapabocas, mientras va en un TransMilenio, en Bogotá. ¿Qué tan riesgoso es esto? Le contamos.

Modelo coronavirus en un bus
Modelo 3d de propagación del coronavirus en TransMilenio


Como puede ver, en este caso hay una gran cantidad de corrientes de aire, representadas por las flechas azules que atraviesan el bus. Esto se debe a que las ventanas están abiertas, lo que genera que haya una especie de turbulencia y, por lo tanto, una mayor dilución en las partículas del virus, que no adquieren la misma concentración si se comparan con un lugar que no está ventilado.

Uno de los referentes que tomamos para diseñar este modelo fue un estudio, llamado 
'Transmisión de enfermedades a través de aerosoles respiratorios en un autobús urbano', sin revisión de pares, y que fue desarrollado por la Universidad de Michigan, en EE. UU.

Allí intentaban mostrar cómo se distribuían los aerosoles en distintos escenarios. El que tomamos como ejemplo, ilustra cómo sería el flujo turbulento del aire en caso de que las ventanas estuvieran abiertas. En su caso de estudio había 14 ventanas y se trataba de un bus de solo dos puertas.

Buses covid -Universidad de Michigan (Estados Unidos)

Así sería el campo de flujo en el plano central del autobús con las ventanas abiertas.

Universidad de Michigan

Asimismo, en Colombia también se han hecho otros esfuerzos por vislumbrar qué tan peligroso es el nuevo coronavirus en el transporte público.

Junto a otros investigadores y científicos, el profesor Néstor Rojas participó en un trabajo denominado ‘Factores y recomendaciones para disminuir el riesgo en transporte público’. En él se reunieron algunos consejos prácticos dirigidos a los usuarios y a las entidades de salud pública.

¿Cuál es una de las claves para evitar contagios en estos sistemas masivos? La respuesta está en un término sencillo: la renovación del aire.

Como hemos visto, si un espacio está mal ventilado, el nuevo coronavirus puede ser más peligroso. Por esto, que circule el aire es vital para que usted viaje seguro.

Entre otros datos importantes, el documento señalaba que en el Metro de Medellín el aire se renovaba “con una constante de tiempo de 3 minutos y 30 segundos”. Mientras tanto, reseñaba que en el caso de los buses del SITP, en Bogotá, en los alimentadores (verdes o azules) y los articulados (rojos) la renovación de aire en promedio se demoraba 15 minutos y 45 segundos.

Recuerde que esto solo se da si las ventanas están abiertas. De lo contrario, el riesgo se puede incrementar. Después de esos 15 minutos, las partículas del virus comienzan a concentrarse y aumenta su peligrosidad.

'Una persona con tapabocas reduce el riesgo si su permanencia en el espacio es corta. Si son, por ejemplo, 15 minutos, el riesgo de propagación es bastante bajo'.

Pero si, como en el modelo, la persona que está infectada viene hablando por celular y sin tapabocas, la ventilación podría no ser suficiente. Está expulsando gotículas y aerosoles en el aire, que pueden llegar con facilidad a otros usuarios.

Aunque hay varias corrientes de aire que no dejan que las partículas del virus se concentren, el riesgo es más alto en comparación con un escenario en el que todos los pasajeros lleven tapabocas. Por eso, las autoridades solicitan el uso obligatorio de este implemento.

“Una persona con tapabocas reduce el riesgo si su pemanencia en el espacio es corta. Si son, por ejemplo, 15 minutos, el riesgo de propagación es bastante bajo”, dijo Rojas.

De igual forma, incluso tener el tapabocas puede no ser suficiente si, por ejemplo, las ventanas están cerradas. “A medida que pasa más tiempo se va aumentando la posibilidad de contagio. Si una persona, aun teniendo la mascarilla, está dos horas en un mismo lugar, el riesgo se incrementa”, advirtió el experto.

En los primeros meses de la pandemia se creía que el tapabocas debía ser usado para proteger a los demás, como un acto de responsabilidad social. Claro, eran las gotículas las que nos preocupaban entonces. Pero esto cambió. Ahora sabemos que también es una forma de autocuidado.

“Como la principal vía de introducción del virus es la inhalación, entonces la mascarilla va a filtrar buena parte de las partículas y muy pocas de ellas van a penetrarla”, explicó Rojas.

“Ahora, la filtración no es completa, siempre hay una fracción que puede penetrar. Pero la carga viral se reduce bastante y uno realmente no se contagia con muy poquitas partículas”, agregó. Para esto, es importante que se fije bien en que el tapabocas cubra la nariz y la boca y se ajuste a su cara.

Espacios abiertos

En este modelo, el sujeto infectado también va hablando por celular y sin tapabocas. Igual que sucede con el humo, las partículas del virus se dispersan con rapidez al aire libre. Entre tanto, las gotículas tienen un mayor alcance y son de color verde. Pero cuidado, aunque ahora está a cielo abierto y el riesgo baje, este no deja de existir.

Modelo coronavirus al aire libre
Modelo de propagación coronavirus al aire libre



Rojas explicó que los aerosoles pueden tener un gran alcance en espacios abiertos. Es decir, podría incluso viajar a más de 20 metros. No obstante, su peligrosidad disminuye debido a que su concentración baja con rapidez. Es decir, que la distancia en espacios abiertos sí puede bajar la probabilidad de un contagio y la variable del tiempo no adquiere la misma importancia que en recintos cerrados y mal ventilados.

Esto no implica que las infecciones en espacios abiertos no sean posibles. Y, de hecho, el uso del tapabocas en la calle sigue siendo obligatorio y fundamental, tanto para cuidar a los demás como para evitar contagiarse.

El experto señaló que hay condiciones que podrían incrementar el riesgo, como "que el viento esté justo en dirección de la persona sana o que ninguna de las dos personas lleve puesto un tapabocas". También dijo que, sin embargo, no ha conocido de casos de supercontagio al aire libre.

'En un ambiente exterior esas partículas pierden mucha agua y el virus prácticamente puede secarse'.

¿Y qué hace que el virus sea menos riesgoso en exteriores? “Las partículas del coronavirus se mezclan con una 'enorme masa de aire'”, dijo el experto. Esto provoca que su concentración disminuya. “Así, los aerosoles que estaban en un volumen reducido, pasan a ocupar un volumen muy grande, entonces la frecuencia con la que se encuentran esas partículas se reduce”, dijo.

“En un ambiente exterior esas partículas pierden mucha agua y el virus prácticamente puede secarse. Además, está recibiendo rayos ultravioleta. Eso parece desactivarlo”, añadió.

En conclusión: es cierto que el distanciamiento social puede reducir el riesgo. Pero por sí mismo no es suficiente. Según lo que han encontrado varios científicos alrededor del mundo, el coronavirus sí puede viajar a más de dos metros y la transmisión aérea es uno de sus principales peligros.

Por eso, tenga en cuenta que el uso de tapabocas es tan importante como el lavado de manos y los ambientes bien ventilados.

La recomendación general del Ministerio de Salud de Colombia para estas fechas es evitar al máximo las reuniones con personas con las que no esté conviviendo, pues hacerlas puede facilitar la propagación del virus.

"Si recibimos invitados en nuestras casas, recordemos el uso constante de tapabocas y que debemos hacer un autoaislamiento previo. Al ingresar, lavarse correcta y constantemente las manos, mantener una distancia entre persona y persona, preferir los lugares al aire libre o abrir ventanas para una correcta ventilación del lugar", señaló el Ministerio. 

Animaciones: Elquin Leguizamón
Reportaje: Sebastián Ramírez
Tendencias EL TIEMPO 3D

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.