Secciones
Síguenos en:
Marinero sobrevivió 16 horas en medio del Pacífico aferrado a basura
Boya en el mar

Una vieja boya de pesca le salvó la vida.

Foto:

iStock

Marinero sobrevivió 16 horas en medio del Pacífico aferrado a basura

FOTO:

iStock

Aunque no tenía chaleco salvavidas, Vidam Perevertilov, de 52 años, tenía como objetivo sobrevivir.

El 16 de febrero, alrededor de las 4 a. m., un marinero a bordo del buque de carga Silver Supporter cayó a las frías aguas del océano Pacífico, entre la ciudad costera Tauranga (Nueva Zelanda) y la isla Pitcairn.

(Si nos ve desde la app de EL TIEMPO, puede ver la ubicación del mapa aquí). 

Vidam Perevertilov, de 52 años, estaba haciendo un recorrido de suministro de rutina cuando empezó a tener problemas de salud.

“Dijo que después de terminar su turno comenzó a sentir calor y mareos, así que fue a la cubierta de popa para recuperarse”, contó su hijo Marat, para el medio ‘Stuff’, de Nueva Zelanda.

Marat también aseguró que su padre no recuerda haberse caído, por lo que, posiblemente, se desmayó.

(Le puede interesar: Confirman tsunami tras sismo en varias islas del sur del Pacífico). 

La tripulación tardó 6 horas en darse cuenta de su desaparición. En horas de la mañana se llamó a una alarma general ante la ausencia de uno de los tripulantes.

El último registro que tenían de Vidam era el informe de trabajo que dejó al terminar su turno, a las 4 a. m.

De inmediato, el capitán giró el barco y llamó por radio a las embarcaciones del área para pedir ayuda.

El Meteo-France, servicio meteorológico francés, y los aviones de la Armada francesa se enteraron de la señal de socorro y ofrecieron asistencia para calcular los patrones probables de deriva.

Barco de pesca

Las unidades de búsqueda elogiaron el esfuerzo del capitán y la tripulación para rescatar a su compañero.

Foto:

iStock

Mientras tanto, Vidam luchaba por su vida.

Él no tenía chaleco salvavidas ni algún objeto del cual aferrarse, por lo tanto, puso sus esperanzas en un pequeño punto negro que vio a lo lejos.

“Empezó a nadar hacia él. Su voluntad de sobrevivir era fuerte (...) estaba luchando por mantenerse a flote”, añadió Marat.

(Puede leer: Rescatan a 13 ocupantes de otra embarcación que naufragó en el mar).

Era solo un pedazo de basura marina

Su hijo afirmó que aquel punto era en realidad una vieja boya de pesca.

“Era solo un pedazo de basura marina”, dijo.

Aún así, Vadam logró mantenerse a flote, incluso cuando salió el sol y su piel empezó a quemarse.

Luego de 16 horas, casi eternas, vio un barco familiar.

Era el Silver Supporter.

"Lo que sucedió después fue casi inexplicable", narró Marat. "El Silver Supporter estaba ejecutando patrones de búsqueda y uno de los pasajeros dijo que había escuchado un débil grito humano en el lado de estribor del barco".

(Siga leyendo: Desapariciones: el otro gran misterio en Tumaco y en la costa Pacífica). 

Se acercaron, le arrojaron un salvavidas, bajaron una escalera y un tripulante lo subió a bordo.

Desde entonces, Marat ha estado en contacto con su padre, quien le contó su increíble historia de supervivencia mediante mensajes dado que, por el momento, sigue en recuperación.

Vidam está enteramente agradecido con todos los rescatistas que hicieron posible su supervivencia.

Claro: también tiene agradecimiento hacia el “pedazo de basura marina” que lo mantuvo a flote lo suficiente para ser visto.

Tendencias EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.