Secciones
Síguenos en:
El fallido intento de Stalin para conseguir un ejército de 'hombres-mono'
Hombres y monos

Stalin financió la creación de tropas soviéticas de hombres-mono mediante inseminación artificial.

Foto:

iStock

El fallido intento de Stalin para conseguir un ejército de 'hombres-mono'

Stalin financió la creación de tropas soviéticas de hombres-mono mediante inseminación artificial.

FOTO:

iStock

Un conocido científico soviético llevó a cabo el experimento, pero la iniciativa no tuvo éxito.

En el año de 1924, cuando los científicos aún no seguían los códigos morales por los que se rigen ahora.

En la antigua Unión Soviética se llevó a cabo un experimento, cuyo objetivo estaba relacionado con la expansión de la URSS y la posibilidad de derrotar a las fuerzas fascistas y liberales con un ejército más fuerte conformado por hombres-mono.

El gobierno de ese país, entonces liderado por Iósif Stalin, financió con unos 10.000 dólares (poco más de 37 millones de pesos) el particular proyecto, que propuso el biólogo soviético Ilya Ivanovich Ivanov con apoyo del político Nikolai Gorbunov.

Hibridación en inseminación

Según información de la enciclopedia ‘Britannica’, Ilya Ivanovich Ivanov nació en 1870 en la provincia rusa de Kursk Guberniya. Este biólogo soviético desarrolló un método de inseminación artificial que aplicó en distintos animales domésticos.

Ilya Ivanovich Ivanov fue el biólogo ruso a cargo del retorcido experimento.

Foto:

Archivo particular

Después de estudiar detalladamente los órganos sexuales, las glándulas y las células reproductivas, se dio a la tarea de “producir híbridos utilizables comercialmente y desarrollar nuevas razas más resistentes a las enfermedades y más adaptables a los duros inviernos rusos”, según explica la enciclopedia.

Por su parte, ‘National Geographic’ detalla que a principios del siglo XX, la técnica de hibridación “era una ‘rareza’, tanto en humanos como en animales, básicamente porque no contaba con el beneplácito de la Iglesia”.

La revista también explica que, al crear nuevas especies como el ‘cebroide’ (fruto de la cebra y un burro), o el ‘zubrón’ (cruce de una vaca y un bisonte), Ivanov se convirtió en el fundador de la inseminación artificial veterinaria.

(Le recomendamos: El animal de dos cabezas más viral en TikTok).

‘Mejorar’ a la raza humana

Según el registro histórico, en el año de 1924, Ivanov consiguió el apoyo del funcionario soviético Gorbunov, para que la Academia de Ciencias aprobara llevar a cabo un proyecto bastante retorcido, incluso para esos días.

El científico propuso utilizar sus técnicas de inseminación para crear un ser híbrido entre un humano y un primate.

‘National Geographic’ señala que, el experimento fue atractivo para Gorbunov por la idea de crear todo un ejército de hombres-mono que fueran más resistentes a las extremas temperaturas de Rusia y que fuera capaz de vencer a las tropas fascistas y liberales de Europa y Estados Unidos, enemigos de la Unión Soviética.

El científico desarrolló el método de inseminación artificial, que aplicó en varios animales.

Foto:

iStock

Registros del diario ruso ‘Vechernyaya Moskva’, relatan que el primer experimento comenzó en 1926, cuando Ivanov fue al continente africano para encontrar ejemplares de monos que utilizaría para la inseminación.

‘Nat Geo’ explica que, de manera paralela, se estaban buscando donantes de esperma rusos y en Georgia, país que también perteneció a la URSS, se adelantaban investigaciones con hombres de raza negra, ya que se creía que eran más cercanos a los monos.

Tres chimpancés hembras habrían sido inseminadas con esperma de hombre. Como era de esperarse, el experimento falló, las primates no quedaron en embarazo. Pero Ivanov no se rindió, y pidió aprobación para inseminar mujeres con esperma de mono.

Según él, el fracaso se debía a la dificultad de trabajar con primates.

A pesar de no obtener la aprobación, al científico soviético no le importó inseminar a “un número indeterminado de prisioneras a las que visitaba en sus celdas de la prisión de Lubianka, pero tampoco obtuvo resultados”, señala 'National Geographic'.

Se emplearon varios chimpancés, tanto machos como hembras, para llevar a cabo el experimento. 

Foto:

Alexis Múnera. EL TIEMPO

La última oportunidad

Los informes también explican que, tras los fallidos intentos de crear a la nueva criatura, el mismo Stalin (el dirigente político de la Unión Soviética durante 30 años), se impacientó, y comenzó a presionar a Ivanov para obtener resultados.

Los registros indican que el científico nunca dudó de la viabilidad de su experimento, y que solo fallaba por circunstancias aisladas.

Para el último experimento, fue a la ciudad de Sujumi, ubicada en Georgia, con un clima templado “más apropiado” para los monos.

Ivanov iba a experimentar con cuatro chimpancés y un orangután, que serían importados. ‘Nat Geo’ también señala que el biólogo convenció a cinco mujeres analfabetas de la zona para ser voluntarias en su experimento, ya que pensaba que había un factor psicológico que contribuiría al embarazo.

A pesar de los esfuerzos del soviético, y de la presión impuesta por sus superiores, los monos enfermaron en el viaje y murieron antes de que les pudieran extraer suficientes muestras de esperma.

(Además: Restaurante en Bogotá aclara video en que caballo cae sobre mesas).

El objetivo era desarrollar tropas más resistentes que el ejército rojo soviético.

Foto:

iStock

El trágico final

Al recibir la noticia, Gorbunov, desesperado contestó: Es el fin”, comentan los historiadores.

En 1930, el renombrado científico fue objeto de burlas entre la burocracia soviética. En ese mismo año, fue capturado por la policía secreta y enviado al exilio en Kazajistán, donde murió dos años después por un derrame cerebral, informa ‘Nat Geo’.

Por su parte, Gorbunov fue acusado de espionaje y conspiración por el asesinato de Stalin y murió fusilado.

Los informes aseguran que las cinco voluntarias también fueron ejecutadas sin haberles revelado el objetivo del experimento.

Los científicos han nombrado como ‘humanzees’ a las criaturas híbridas entre un humano y un chimpancé. Experimentos similares se han registrado posteriormente. Uno sucedió en China, en 1967, donde se dijo que la hembra había quedado embarazada pero que murió cuando abandonaron el experimento.

Otro caso se dio en Estados Unidos, en Orange Park, Florida. El psicólogo evolutivo Gordon Gallup aseguró que no solo se había dado el embarazo, sino que había nacido el bebé, al cual sacrificaron por “las consideraciones éticas y morales del caso”, según informó ‘The Sun’.

Además del experimento ruso, otras dos investigaciones se han llevado a cabo con el fin de crear híbridos de monos y humanos.

Foto:

iStock

Más noticias

Video: el impactante caso de una niña con más de 15.000 piojos en la cabeza

Una exposición para espantar el miedo a las arañas y otros artrópodos

Alce con una llanta atorada en su cuello fue rescatado por policías

El triste final del ‘Tarzán de la vida real’ tras rescate sin su voluntad

A una yegua embarazada le organizaron baby shower 'con bombos y platillos'

Tendencias EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.