Secciones
Síguenos en:
Obrero fue aceptado para estudiar en Harvard el día que lo despidieron
Obrero Harvard

Crimaldi trabajaba en una obra de construcción antes de su admisión al master.

Foto:

Instagram

Obrero fue aceptado para estudiar en Harvard el día que lo despidieron

El hombre, de 33 años, no tenía ningún titulo universitario cuando decidió aplicar a la universidad.

Solo 5 de cada 100 personas son admitidas en Harvard, una de las universidades más prestigiosas del mundo. Su baja tasa de aceptación hace que ingresar a esta institución sea un logro casi imposible, sin embargo, Nick Crimaldi, un obrero de construcción en Estados Unidos, lo logró.

El hombre, oriundo de la ciudad de Watertown, en el estado de Massachusetts, fue aceptado para entrar al master en Administración Pública el mismo día en que lo despidieron a causa de la pandemia de covid-19. 

(Lea también: Fisicoculturista se 'rompe' el pectoral intentando alzar 220 kilos). 

Crimaldi, de 33 años, no tenía ningún titulo universitario cuando decidió aplicar a Harvard. Sin embargo esto no fue un impedimento. Motivado por su esposa, Samantha Keating, comenzó hace 3 años sus estudios y cambió su estilo de vida por completo para poder cumplir su sueño. 

(Si nos lee desde la app vea aquí una foto de Nick Crimaldi). 

Dejé de beber, dejé de fumar y me concentré por completo en mejorar mis posibilidades de entrar (a la universidad)”, dijo al medio local 'Boston'.

El primer paso fue obtener una licenciatura del Instituto de Tecnología de Wentworth, donde Crimaldi, que no había estado en un salón de clases desde hace 10 años, obtuvo calificaciones sobresalientes y pronunció el discurso de graduación de su clase. Luego se presentó a Harvard y esperó a que lo admitieran como fruto de su esfuerzo. 

(Le puede interesar: En imágenes: fue al supermercado y 15 mil abejas invadieron su auto). 

(Si nos lee desde la app vea aquí la imagen del Crimaldi dando el discurso de graduación). 

Como si el universo conspirara a su favor, en abril del año pasado fue a trabajar a la obra de construcción en la que estaba laborando y lo despidieron.

Al comienzo sintió un peso enorme, que se aliviano cuando más tarde por la noche le dieron la noticia de que había sido admitido en la universidad de sus sueños. 

"No me caí del tren, no me salí de los rieles y eso fue suficiente", dijo Crimaldi, quien ha asegurado que quiere ser un ejemplo para que las personas sean creyentes de que, si se lo proponen, pueden entrar al instituto de educación que deseen. 

"No llegue ahí por ser el más inteligente del mundo sino porque quise y me esforcé por lograrlo", dijo en entrevista con la emisora 'La FM', añadiendo que "quiero que la gente vea mi admisión y mi estudio en Harvard como que alguien que trabaja en construcción, un celador o cualquiera, puede entrar". 

(Si nos lee desde la app vea aquí una foto de Crimaldi en  Harvard). 

(Siga leyendo: Video: un hombre, literal, alzó un carro y lo movió para sacar su moto). 

Tendencias EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.