La universidad que le enseña a ser un ‘influencer’ profesional

La universidad que le enseña a ser un ‘influencer’ profesional

La Universidad Autónoma de Madrid prepara el primer curso para aprender a ser influenciador.

Influenciadoras

Instagram el canal principal que usan los influenciadores para promocionarse. En el centro, Dulceida, la ‘instragramer’ más famosa de España.

Foto:

efe

30 de agosto 2018 , 11:10 p.m.

Hace unos años, todo el mundo luchaba por ser doctor, abogado o ingeniero. Sin embargo, ahora lo que mueve el mundo son los miles de seguidores que se posean en las redes y la cantidad de likes que tengan las fotos que se cuelgan en el ciberespacio.

Está claro que la profesión más codiciada en estos últimos años es la de influenciador. Y el mundo educativo empieza a darse cuenta de ello. La primera en hacerlo será la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) (España), que acaba de anunciar la apertura de un título universitario para los profanos que pretenden convertirse en influenciadores.

Se trata de un curso de seis meses de duración dirigido por la diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada y organizado por la Escuela de Inteligencia Económica de la UAM y la Ibiza Fashion Week. Uno de los requisitos para acceder a esta formación, que tendrá modalidad tanto presencial como virtual, es ser mayor de edad.

Serán 160 horas de lecciones sobre cómo gestionar el espacio en redes, sobre moda, tendencias y derivados. El curso arranca en octubre.

La iniciativa de la Autónoma, una institución de gran reputación, ha causado malestar entre usuarios de redes sociales y, sobre todo, entre alumnos universitarios que han mostrado su malestar. “La universidad debería ser un lugar de conocimiento y educación, no de formación de modelos vacíos de sabiduría”, han dicho.

Bien es cierto que algunos influencers no tienen ni siquiera la educación mínima requerida, pero no es el caso de Chiara Ferragni, graduada en Derecho por la universidad de Milán y la primera en convertirse en una marca y la que más seguidores tiene en su cuenta de Instagram (14 millones).

La universidad debería ser un lugar de conocimiento y educación, no de formación de modelos vacíos de sabiduría

Ferragni comenzó hace diez años con su blog The Blonde Salad. Hoy tiene su propia marca de ropa y varias tiendas. Se calcula que genera beneficios de 10 millones de dólares al año y recibe 150.000 visitas diarias en su blog. Es tan impresionante su caso que la Universidad de Harvard (Estados Unidos) lo ha incluido en sus análisis y la revista Forbes la ha incorporado en la lista de los ‘30 talentos menores de 30 años’.

Ahora, además, ha incrementado su popularidad y la de su futuro marido, el rapero italiano Fedez, porque ambos exponen toda su relación en las redes sin olvidar a su hijo, Leone, de tan solo 5 meses, que también es, gracias a sus audiencias y muestras en las redes, mundialmente conocido.

Un buen negocio

El negocio de estos personajes ha ido aumentando año tras año. Según la agencia Brandmanic (agencia de influenciadores) y su ‘Estudio sobre marketing de influencers en España 2018’, se espera que en este año aumenten un 400 % las campañas de mayor presupuesto con este tipo de colaboradores, solo en España.

Igualmente, se prevé que este negocio tan millennial facture aproximadamente 15,9 millones de dólares en este país. Así, no es de extrañar que una persona con 100.000 seguidores pueda cobrar por una foto unos 1.200 dólares; y para alguien con medio millón, esta cifra alcanza los 3.400 dólares de media.

No son cifras seguras, pues no hay tarifas fijadas, pero es la media que suelen pagar las marcas que se anuncien. Las españolas con más seguidores en este mercado son Cindy Kimberly, la chica que enamoró a Justin Bieber y Dulceida, que se da baños de espuma en la ciudad con más sequía del mundo.

A pesar de todas estas buenas cantidades, las marcas siempre tienen en cuenta que no cualquier influenciador puede anunciar sus productos, según afirma el blog de marketing digital 40 de Fiebre. No se trata solo de ponerle imagen a una marca, sino que hay que tener capacidad de venta y convicción. Quizás en eso la Autónoma de Madrid pueda ayudar a quienes quieren seguir los pasos de Chiara Ferragni.

ANA FERNÁNDEZ ALONSO  / EFE REPORTAJES

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.