‘Convertí la peor experiencia de mi vida en una idea de negocio’

‘Convertí la peor experiencia de mi vida en una idea de negocio’

Marcela recuperó su cabello tras un ataque con pegante y ahora ayuda a otros con su fórmula capilar.

Gente bacana

Marcela Aristizábal, colombiana creadora de Fruto Salvaje.

Foto:

Marcela Aristizábal

10 de septiembre 2018 , 10:53 a.m.

Cada hebra capilar es para Marcela Aristizábal una extensión de su cuerpo. Aunque no alardea de hacer milagros, su historia de vida tiene casi un efecto prodigioso en quienes la escuchan. Logra hacer que las personas se inspiren a sobreponerse a las adversidades. Al tiempo su emprendimiento ha resucitado en varias mujeres la ilusión de tener un pelo sano.

Su cabellera de color negro, largo y brillante es el símbolo de una batalla personal que la hizo más fuerte. Logró sacar del que fue uno de sus días más devastadores la suficiente fuerza para salir adelante y trabajar por ayudar más gente.

“Mi emprendimiento nace de una historia de vida que le puede suceder a cualquiera y que para algunos sería difícil de asimilar: un día mientras revisaba mi correo en un café internet una persona se me acercó y me puso en la cabeza un sombrero lleno de sacol (pegante) (…) Después de lo sucedido, la única opción que vi fue correr a casa y aplicarme gasolina en el cabello, quemando todo mi folículo piloso y teniendo por mucho tiempo impregnado ese olor”, narra.

A partir de ese día detonó en ella la pasión por averiguar por la mejor forma de recuperar su cabello usando las recetas de las abuelas y los beneficios ofrecidos por la naturaleza. “Durante años y meses experimenté para saber qué frutas podrían combinarse, cuál era la cantidad exacta que se necesitaba de cada una. Logré combinar todo eso en un solo envase y me funcionó”.

Mi historia dejó de ser la protagonista para darle cabida a la de muchas otras mujeres

De ahí salió Fruto Salvaje, nombre que eligió para su tratamiento capilar pues está hecho de frutas y busca despertar en quienes se lo aplican fortaleza y esa naturaleza guerrera proveniente del lado más salvaje del ser humano.

“Mi madre y mis cuatro hermanas fueron mis conejillos de indias, en el camino pude ver el potencial que tenía y junto a mi hermana melliza emprendimos este viaje al que luego se sumó mi esposo dándole un orden y volviéndolo en una marca en la que mi historia dejó de ser la protagonista para darle cabida a las de muchas otras personas”, cuenta Aristizábal.

Aunque con su testimonio ha logrado enviar un mensaje a quienes han pasado o pasan por una experiencia similar a través de todo tipo de medios, nacionales e internacionales, su historia no se queda ahí. Actualmente Marcela sigue trabajando para crear con acciones concretas herramientas útiles para empoderar a las mujeres.

Tomando la decisión de seguir adelante, de ver en lo negativo una oportunidad y en un obstáculo una opción de negocio, ya ha logrado hacer de su idea de negocio una oportunidad de trabajo para unas 150 personas de forma directa y para unas aproximadamente 600 de manera indirecta, siendo en su mayoría madres cabeza de familia.

La historia detrás
Gente bacana

Reparte sus horas entre compartir con su familia, estudiar cosmetología, ir al mercado, hacer contenido para sus redes sociales y estar al tanto del laboratorio.

Foto:

Marcela Aristizábal

Marcela Aristizábal nació en Caicedonia, Valle, el 5 de diciembre en 1984. Allí pasó gran parte de su niñez junto a sus cuatro hermanas y su mamá, una mujer oriunda de Manizales que hacía las veces de mamá y papá mientras trabajaba en un colegio para mantener a su familia.

“Como era difícil conseguir alguien que me cuidara mi mamá me llevaba con ella y me dejaba en la biblioteca del colegio, que además tenía énfasis en el tema de la agricultura. Yo aprovechaba ese tiempo para estudiar de todo tipo de temas, aprendía a ser curiosa e indagar sobre los beneficios que nos regala naturaleza”, recuerda.

Aunque no era una vida llena de lujos, dice que tiene mucho por agradecerle a esa tierra, pues a Caicedonia le debe la inquietud por la riqueza que hay en los recursos que nos ofrece la tierra, la sabiduría ancestral, los remedios caseros y las plantas.

Como yo vengo de una mamá cabeza de hogar mi deseo era que en las sedes de mi emprendimiento laboraran solo mujeres que se enfrentaran a esa situación

Estos conocimientos empíricos años más adelante desencadenaron en la creación de su primer tratamiento capilar, producto que era hecho, envasado y vendido por ella misma de manera artesanal.

“Como yo vengo de una mamá cabeza de hogar mi deseo era que en las sedes de mi emprendimiento laboraran solo mujeres que se enfrentaran a esa situación, pues es una de las problemáticas más grandes en el mundo. Ahora parte de nuestro equipo esta integrando por mujeres del corregimiento de Santa Elena, es emocionante lograr ayudarlas para que puedan trabajar sin estar lejos de sus familias”, dice.

La fuerza de una mujer “salvaje”

Se levanta todos los días entre cuatro y cuatro y media de la mañana. Marcela es una mujer activa, algo casi inevitable para alguien que tiene un hijo de 16 años, una hija de tres años, un bebé de dos años y otra pequeña de tan solo un año.

Reparte sus horas entre compartir con su familia, estudiar cosmetología, ir al mercado, hacer contenido para sus redes sociales y estar al tanto del laboratorio. Para ella lo importante es siempre estar en movimiento, pues sabe que la vida es demasiado valiosa como para desperdiciarla.

Describe su rol en la empresa como el de “voz del usuario”, pues es quien está al tanto de la atención al cliente y de hacerle control de calidad a cada producto. Su esposo, conocido como ‘Gitano’, alterna su amor por la música urbana con las ocupaciones de la empresa, pues es el cerebro estratégico detrás de Fruto Salvaje.

Aunque se podría decir que es tan solo un emprendimiento, ella es insistente en recordar que esto es mucho más que eso, pues son realmente dos los propósitos detrás de su trabajo: el primero ayudar a todas las mujeres a sentirse bellas con su cuerpo, aceptándose tal cual como son, sin perjuicios y sin ataduras que conviertan la belleza en algo banal, sino en una oportunidad de conectar el cuerpo con el alma. Y el segundo, generar consciencia sobre la importancia que tiene todo lo natural para todos los seres humanos.

Su mensaje ha tomado también fuerza en las redes sociales, pues a través de recetas, consejos de belleza y mensajes motivacionales ha generado una comunidad cada vez más grande. “Todas debemos luchar por nuestro ser, por no dejarnos pisotear por nadie, debemos todas juntas empoderarnos y llenarnos de esa feminidad y de ese espíritu de berraquera que tenemos escondido. Siempre se debe resurgir y salir adelante”, responde al preguntársele por lo que hay tras cada tratamiento, video, y foto motivacional en la red.

Las historias que le envían varias de sus seguidoras son una de sus fuentes de inspiración. Una que la marcó fue la de una usuaria afrodescendiente que tenía alopecia areata que le contó que quedó con parches blancos en su cabeza y por eso había decidido retirarse de la universidad. La joven entró en depresión junto a su mamá, pero tras escuchar de Marcela empezó a cuidarse sus hebras y de empezó a recuperarse.

Gente bacana

Marcela Aristizábal nació en Caicedonia, Valle, el 5 de diciembre en 1984.

Foto:

Marcela Aristizábal

“Tenemos testimonios de mujeres que se han decidido a dejar sus rizos silvestres, su cabello suelto o no tinturado, que han decidido alejarse de los alisados o soltarse de las extensiones, eso es lo que soñamos generar en las personas”, menciona.

Aún se asombra de ver cómo las mujeres se sienten identificadas con su historia, experiencia de vida que aunque fue dura la empujó a ser quien es hoy.
De como la pequeña que sumergida en una biblioteca de pueblo soñaba con ser una presentadora de televisión que elaboraba recetas saludables para ayudar a las personas a tener una mejor calidad de vida pasó a ser una mujer sobreviviente, resiliente que espera en su papel de empresaria cumplir con sus anhelos de infancia de aportar en algo a la construcción de país.

¿Desea apoyar esta idea?

“Humanizando las empresas exigiendo innovación a los emprendedores, respetando el trabajo de los demás y enseñando lo bueno que la vida nos deja, esa es la mejor forma de aportar a mi emprendimiento”, Marcela Aristizábal, emprendedora colombiana.

Para conocer más sobre la protagonista de nuestro #GenteBacana de este lunes puede ingresar a www.frutosalvajeoficial.com o buscar a Marcela Aristizábal a través de sus redes sociales en Facebook e Instagram.

DIANA MILENA RAVELO MÉNDEZ
Twitter: @DianaRavelo
ELTIEMPO.COM

Estamos buscando #GenteBacana

¿Conoce a alguno de esos héroes anónimos que están trabajando por un mundo mejor? Postúlelo escribiéndonos al correo diarav@eltiempo.com

►Por si se lo perdió, estos han sido algunos de nuestros artículos en semanas pasadas:

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.