Secciones
Síguenos en:
Insólito: compró saliva infectada de covid-19 para asesinar a su jefe
Insólito: compró saliva infectada de covid-19 para asesinar a su jefe

Imagen de referencia. Ramazan Cimen sigue prófugo y amenazando a Ibrahim Unverdi

Foto:

iStock

Insólito: compró saliva infectada de covid-19 para asesinar a su jefe

FOTO:

iStock

Ibrahim Unverdi acusa a Ramazan Cimen, su antiguo empleado, de atentar contra su vida.

Un hecho terrorífico e inusual sucedió en la ciudad de Adana, Turquía.

Ibrahim Unverdi, el dueño de un concesionario de automóviles, denunció un intento de homicidio en su contra.

El acusado es su exempleado Ramazan Cimen, quien habría trabajado para él durante un tiempo considerable, tal como declaró Unverdi para el medio turco ‘Hurriyet’.

(Además: Ella es la mujer más bella del mundo según el ranking Top Beauty World).

Unverdi aseguró que Cimen escapó con alrededor de 215 mil liras (unos 108 millones de pesos).

El dinero provenía de la venta de unos autos. El exempleado tenía la misión de recoger el dinero y llevarlo hasta la oficina.

Cosa que nunca ocurrió.

Cuando Unverdi notó que su empleado se estaba tardando con el dinero decidió llamarlo por teléfono. Cimen, entonces, hizo una impactante confesión: utilizó el dinero de la empresa para pagar una deuda personal.

(Además: EE. UU. sanciona a Turquía por comprar el sistema antimisiles ruso)

Pero hasta ese punto ni siquiera ha sucedido lo más insólito.

Otro trabajador de la compañía aseguró que Cimen compró un frasco de saliva a una persona positiva para covid-19 con el fin de verter la sustancia en un vaso con agua que le fue ofrecido a Unverdi.

Esta es la primera vez que escucho de una técnica de asesinato tan extraña. Gracias a Dios no me enfermé. Dios está siempre con los buenos

Vale resaltar que Unverdi no probó su bebida. Esta es la primera vez que escucho de una técnica de asesinato tan extraña. Gracias a Dios no me enfermé. Dios está siempre con los buenos ”, dijo a ‘Hurriyet’.

(Además: ‘Detalles que salvan’: tres ‘tips’ de cuidado luego del segundo pico).

Una de las primeras hipótesis apunta a que Cimen, con el dinero de los autos, fue a pagar la compra de la saliva infectada, o al menos utilizó una parte del botín para eso.

Debido al ataque, el empresario aseguró que “mi madre y mi padre tienen una enfermedad crónica. Si me hubiera contagiado con covid-19 podría haber infectado a mi familia y a quienes me rodean”.

“Al menos si me disparara en la cabeza, yo sería el único en morir. No hay necesidad de ser tan malvado”, afirmó preocupado por el alcance del intento de asesinato.

(Siga leyendo: La curiosa lista de 14 países que aún no reportan casos de covid-19).

Por su parte, la esposa de Unverdi declaró que Ciman continúa prófugo y que, además, les estaba enviando mensajes amenazantes. "Mis hijos y yo no podemos salir. Parece que estamos en la cárcel en nuestra propia casa", dijo.

El caso está siendo investigado por las autoridades de Turquía.

“Confío en la justicia y quiero que este hombre reciba el castigo necesario”, puntualizó Unverdi, quien se salvó de ingerir una bebida con covid-19.

Tendencias EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.