Esta es la historia del vestido negro en el mundo de la moda

Esta es la historia del vestido negro en el mundo de la moda

El little black dress es un clásico, que nueve diseñadores nacionales reinterpretan con su estilo.

Vestido negros

Vestido corto adelante y largo atrás, de  Isabel Henao / Vestido en crepé de lana y largo midi, de Faride Ramos / El detalle de la manga, como una orquídea, de María Luisa Ortiz y Diego Guarnizo.

Foto:

Cortesía Isabel Henao / Cortesía Faride Ramos / Héctor Fabio Zamora (EL TIEMPO)

11 de septiembre 2018 , 10:19 p.m.

Cocho Chanel le dio vida al 'little black dress' (LBD), también conocido como 'petite robe noire' (vestido corto negro), en los años 20 del siglo pasado, cuando este color solo era usado para el luto y por la servidumbre.

Años más tarde, Christian Dior ‘decretó’ su eterna presencia en el ropero femenino: “puedes llevar negro a cualquier hora del día o de la noche, a cualquier edad y en cualquier ocasión. Un vestido negro es la cosa más esencial en el armario de una mujer”.

Y en los años 60, Hubert de Givenchy se encargó de hacerlo innolvidable con la ayuda de la actriz Audrey Hepburn en la película 'Desayuno con diamantes'.

El vestido negro se ha convertido en un clásico, aunque se hayan hecho mil versiones de él en distintas épocas. Y precisamente por esa presencia constante y tan inspiradora, el hotel Sofitel Victoria Regia de Bogotá, quiso hacerle un homenaje para celebrar sus más de 90 años de historia. Para ello convocó a nueve diseñadores colombianos para que hicieran su versión personal de este traje. Sus creaciones se verán mañana en el evento La Petite Robe Noire, que busca unir la cultura francesa y la nuestra.

“Lo que hizo Coco Chanel con su vestido negro en su momento fue resignificarlo, pues tradicionalmente se asociaba con el luto y el servicio doméstico, y ella mostró que se podía ser elegante con él, aun en lo cotidiano. Lo más importante, sin embargo, fue la simplificación absoluta de la forma del vestido, con sus líneas geométricas y simples que ya hablaban de modernidad”, comenta el diseñador y catedrático William Cruz.

Es una pieza icónica en la historia de la moda que rompió los estándares de su época. Es símbolo de elegancia, simplicidad y el buen gusto que caracteriza a la mujer que lo usa

En este evento participan Daniella Batlle, Lina Cantillo, Jorge Duque, Diego Guarnizo y María Luisa Ortiz, Isabel Henao, Andrés Otálora, Faride Ramos, Ángel Yañez y Hernán Zajar, quienes aceptaron el reto de interpretar este clásico desde sus propios estilos.

Para Faride Ramos, el LBD significó vanguardismo en la moda. “Esta creación sencilla y versátil desafiaba la “belleza” de la época y rompió la brecha social debido a que se convierte en un básico en el clóset femenino. Cualquier mujer podía llevar, ya que se podía elegir una amplia cantidad de textiles para su confección, dependiendo de la ocasión y poder que se le quiera dar al vestido”.

Andrés Otálora reconoce que el vestido negro “es una pieza icónica en la historia de la moda que rompió los estándares de su época. Es símbolo de elegancia, simplicidad y el buen gusto que caracteriza a la mujer que lo usa”.

Y para Jorge Duque, “es una pieza elegante, siempre moderna y funcional, es una síntesis de diseño que debe habitar en el guardarropa de toda mujer”.

NATALIA DÍAZ BROCHET
Editora de EL TIEMPO
@ndiazbrochet

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.