La 'mala hora' de los mariachis: sobreviviendo día a día en Colombia

La 'mala hora' de los mariachis: sobreviviendo día a día en Colombia

Con serenatas en la calle y tapabocas para cantar, estos artistas se enfrentan a la crisis. 

Mariachis en Bogotá

Los mariachis han tenido que buscar por sí mismos a sus clientes en los barrios y conjuntos de las principales capitales del país.

Foto:

Diego Caucayo. EL TIEMPO

Por: Tendencias EL TIEMPO
19 de mayo 2020 , 08:24 a.m.

El sector cultural ha sido uno de los más afectados por las restricciones de movilidad y las medidas de confinamiento que se han implementado en Colombia para contrarrestar el avance del coronavirus. Los mariachis, que viven de serenatas, conciertos y eventos que congregan a la gente, no han sido la excepción.

De hecho, hace unas semanas, se conoció el caso de unos músicos que tocan rancheras en Cali y que empezaron a cantar en la calle como forma de protesta por la falta de ayudas. Más de 200 artistas estuvieron haciendo música en plena vía pública con la intención de llamar la atención de las autoridades.

Igual pasó en Santa Marta, donde los mariachis se manifestaron porque querían tocar en el Día de la Madre, uno de las fechas más especiales.

Jorge Cruz, que es el líder del Mariachi Monterrey,  en Bogotá, y que tiene 28 años de experiencia, señala que justo ese fin de semana era el mejor del año.

"Eran los días en los que más se trabajaba", comenta Cruz. "Empezábamos desde el mediodía del sábado y pasábamos prácticamente derecho hasta el domingo por la noche".

Pero este año, por supuesto, la situación fue muy diferente. Ahora, Cruz y sus colegas han empezado a tocar en las calles del norte de Bogotá, ofreciendo serenatas a cambio de lo que el público quiera darles. Antes, cobraban entre 500.000 y 600.000 pesos por cada serenata, en la que llegaban a interpretar hasta nueve canciones.

(Puede leer: ¿En qué va caso del campesino atacado por un hipopótamo en Antioquia?).

Cruz dice que desde antes de que comenzara la cuarentena sintieron el impacto económico de la pandemia. Ocho días antes de que Claudia López decretara el aislamiento, a finales de marzo, les empezaron a cancelar conciertos y serenatas.

Por lo pronto, sostiene que las ayudas que necesitan del Gobierno nacional no son económicas, pues eso no le alcanzaría. "Yo quiero es que nos dejen trabajar, porque, de todas maneras, en nuestro negocio no hay tanto contacto. Cantamos desde lejos", explica.

Mariachis en Bogotá

Estos artistas manifiestan que les ha hecho falta agremiarse para proteger sus derechos.

Foto:

Diego Caucayo. EL TIEMPO

Para sobrevivir, dice, empezaron a salir, como otras decenas de mariachis, a cantar a las afueras de los conjuntos. Aunque eran 11 músicos, sólo ocho se han atrevido a ir a tocar a la calle. Son una pareja por cada instrumento: dos violines, dos armonías, dos trompetas y dos cantantes. Ahora ya no llegan en la furgoneta que él manejaba en mejores tiempos, sino que deben tomar un taxi.

Se encuentran a la  1 p.m., en la carrera novena con calle 127. Llevan tapabocas negros de tela y los trajes bien puestos para cantar. Antes de empezar, consultan con los porteros de los conjuntos, para confirmar que no hubo mariachis antes, pues dicen que no quieren aburrir a la gente.

(Le puede interesar: La Cámara de Comercio de Bogotá le apuesta a la cultura virtual).

A veces les echan la Policía, pero los uniformados los tratan bien. "Nos dicen: 'Muchachos, la gente empezó a molestar, es mejor que vayan a otro lado'".

"De todos modos, al principio es muy vergonzoso, la verdad. Es casi como ir a pedir limosna. Uno está acostumbrado a que le paguen por su arte, porque eso es lo que somos, artistas", señala Cruz.

Ahora parece que, como en la canción de Pedro Infante, los mariachis no sólo deben hacer "bajar las estrellas y la luna del cielo", sino también la plata.

(Además: Celador que trabajó 48 días seguidos se 'graduará' como vigilante).

"Como vamos más que todo a los edificios, la gente nos bota el dinero por la ventana, dentro de una bolsita. Le echan un par de monedas para darle peso y que pueda caer bien", relata el trompetista.

El número exacto de mariachis afectados no está claro, pues "uno de nuestros problemas es que no estamos agremiados, pero somos miles, miles", cierra Cruz.

Tendencias EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.