Comprar ropa usada por internet, una tendencia para cuidar el mundo

Comprar ropa usada por internet, una tendencia para cuidar el mundo

La plataforma de venta de ropa de segunda, FeriaFerió, se ha vuelto un bastión de sustentabilidad.

FeriaFerió

FeriaFerió, 'marketplace' de ropa usada en Chile, tiene pensado llegar pronto a Colombia y Perú.

Foto:

FeriaFerió

Por: Felipe Ramos - El Mercurio (Chile) - GDA
10 de agosto 2019 , 10:29 p.m.

Seis mil ochocientos litros de agua se necesitan para hacer un par de ‘jeans’ y 2.700 litros para una camiseta. Si se tiene en cuenta que la industria del ‘fast fashion’ tiene alrededor de 52 minitemporadas al año, no hay forma de eludir que el negocio de la moda es uno de los más contaminantes del medioambiente, y eso sin incluir el daño que provoca mediante tinturas, pesticidas, telas hechas de poliéster y el uso de mano de obra barata y desprotegida. Levantándose contra esta realidad ha surgido un movimiento global que se niega a comprar ropa nueva, lo que ha hecho crecer las ventas de la ropa usada a niveles históricos. Es así como hoy este mercado está avaluado en 24.000 millones de dólares, y se espera que llegue a los 51.000 millones de la divisa norteamericana en cinco años.

De acuerdo con el informe de thredUP –el negocio de venta de ropa ‘vintage’ más grande del mundo–, para 2028 la ropa usada venderá 1,5 veces más que el ‘fast fashion’, lo que demuestra una realidad que llegó para quedarse. Es ahí donde se ubica FeriaFerió, plataforma chilena creada en 2012 por la diseñadora Javiera Sarratea como un mercado en el que la gente puede vender y comprar lo que va sobrando en sus clósets. “La idea original era conectar vendedores y vendedoras de ropa de todo Chile. A mí me gustaba mucho la ropa ‘vintage’ y en regiones siempre encontraba cosas buenas”, cuenta la joven viñamarina de 31 años.

Tras un par de años sola al mando de lo que llama “un Yapo de ropa”, Javiera se asoció con el ingeniero comercial Martín Peñaloza (28 años), quien se encargó de darle una estructura y un modelo de negocio a FeriaFerió. Él había tenido varios emprendimientos, entre los que se contaba una marca de zapatos de autor, por lo que el mundo de la moda no le era completamente ajeno. Es de esta forma como la plataforma comenzó a crecer no solo en usuarios, sino también en su oferta, llegando a transar los clósets de reconocidas figuras como Javiera Acevedo, Mariana di Girolamo, Eugenia Lemos, Daniela Castro, Javiera Díaz de Valdés y Nicole Putz.

En un principio, el sitio se sustentaba con la publicidad que atraía; sin embargo, eso duró hasta que llegó el ‘boom’ de Facebook, que acabó con ese ingreso. Fue así como decidieron ganar a través de una comisión por cada venta que hacen las usuarias, generando métodos de pago y facilidades para los envíos y devoluciones. “Todo eso salió con Martín, porque antes era mucho más artesanal”, señala Sarratea, mientras que Peñaloza agrega que hasta entonces era un buen proyecto, pero que no daba para dedicarse 100 % a él.

Aunque el tema de la sustentabilidad de la ropa usada no estaba presente por aquellos años, en el último año se ha vuelto uno de los estandartes de la compañía, que ha incluido un contador de cuánta agua han ayudado a ahorrar, cifra que ya sobrepasa los 73 millones de litros. “Cuando yo entré, estuvimos en el programa Start-Up Chile, de Corfo, compartiendo con emprendedores de otras partes del mundo que tenían mucho más claro lo que estaba pasando en el mundo. Ahí nos dimos cuenta de que nosotros lo estábamos haciendo, pero que no lo teníamos interiorizado. Fue así como nos hicimos conscientes de que nuestros propios usuarios tenían un rollo sustentable”, cuenta Martín.

A pesar del discurso ecológico, tanto Javiera como Martín no dicen que no haya que comprar en el ‘retail’, sino que el tema pasa por tener una actitud de compra que sea circular. “Te puedes comprar ropa nueva, pero al dejarla de usar no puedes tirarla al fondo del clóset, sino que hay que meterla al círculo (de compra y venta de ropa usada)”, afirma Peñaloza, quien agrega que no hay que ser consumidores finales, sino que lo que se debe hacer es comprar, usar y luego vender para que otro la utilice.

La idea original era conectar vendedores y vendedoras de ropa de todo Chile. A mí me gustaba mucho la ropa 'vintage' y en regiones siempre encontraba cosas buenas

Perú y Colombia

Consultados por lo que buscan los usuarios de la plataforma, Martín señala que “la ropa usada ha existido siempre y dentro de ella los usuarios buscan tres atributos: precios más baratos, piezas ‘vintage’ únicas y sustentabilidad. A dicha ecuación la tecnología de venta ‘online’ agrega comodidad, al poder hacerlo de tu casa y no tener que ir a calle Bandera, y capacidad de búsqueda a través de un buen buscador”.

Entre los pasos que han tomado para proyectar el negocio hacia el futuro estuvo participar en el programa Tecla, de la Caja de Compensación Los Andes, donde obtuvieron una mención honrosa, además de haber vendido parte de la propiedad a Digevo Ventures, con quien armaron un equipo nuevo que se ha hecho cargo de la operación, que sigue siendo supervisada por ambos. “El ingreso de ellos ha sido algo muy importante para FeriaFerió. Estábamos los dos muy metidos en la operación y necesitábamos un socio que tuviese la experiencia para hacer que esto llegue a otros países y a más gente. Nos preocupamos de buscar un ‘partner’ que tuviese competencias tecnológicas, y así llegamos a ellos”, cuentan ambos, quienes en un principio recibieron una mentoría de Roberto Musso, director y dueño de Digevo.

Dentro de los planes a corto plazo está mejorar la experiencia de los usuarios en el sitio y consolidar la presencia en regiones. Para el mediano plazo está internacionalizar la plataforma a Perú y Colombia, además de comenzar a trabajar con saldos de diferentes marcas y tiendas. “Creemos que tenemos mucha información de lo que la gente compra en ropa. Somos un servicio en que ponemos a disposición la oferta y la demanda. Mucha gente nos dice que hagamos nuestra propia ropa para vender, pero eso va en contra de nuestra propuesta sustentable. Nos dimos cuenta de que una forma interesante de nutrir este ‘marketplace’, sin traicionar este valor, era replicando el concepto de ‘lo que no usas en tu clóset, véndelo’ a ‘lo que no vendes y tienes en tu bodega, véndelo’. Existe un gran porcentaje de marcas que queman la ropa que no venden y en el mundo se incineran seis camiones de basura por minuto de ropa”, cuenta Martín.

Mucha gente nos dice que hagamos nuestra propia ropa para vender, pero eso va en contra de nuestra propuesta sustentable

¿Creen que la conciencia sustentable irá en aumento en materia de vestuario?

Javiera Sarratea: “Yo creo que de todas maneras, y no solo con la ropa. El compost y los desechos orgánicos también son negocios que van creciendo. La gente se está preocupando y me parece que va en aumento”.

Martín Peñaloza: “En la actualidad el mercado de la ropa vintage ya superó en ventas a la industria del lujo. Se vende más ropa usada que carteras Louis Vuitton. Para el 2022 la ropa usada será la mayor competencia de cualquier tienda de ‘retail’, y el 40 % del clóset de cualquier persona será ropa reciclada. Todo indica que será un actor relevante, gracias a que ha sabido reinventarse de mejor manera que el comercio minorista”.

FELIPE RAMOS
EL MERCURIO (Chile) - GDA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.