Secciones
Síguenos en:
Siguieron consejos, compraron una casa barata en Italia y así les va
Pareja compró casa en Italia por internet.

La pareja se dejó guiar por tres desconocidos: un corredor de bienes raíces, un ciclista y un notario.

Foto:

iStock

Siguieron consejos, compraron una casa barata en Italia y así les va

FOTO:

iStock

Una pareja estadounidense adquirió una propiedad por internet con ayuda de desconocidos.

En medio del confinamiento, Michael y Aida Barrett, una pareja de Wisconsin (EE.UU), veían hermosos paisajes de Italia y soñaban con vivir allí.

Lo bueno es que no se quedaron con la ilusión. Decidieron comprar una casa por Internet ‘a secas’: sin verla, sin conocer ni al agente inmobiliario ni al arquitecto.

¿Cómo les fue?

Aunque viven en el extranjero, Italia no es un país desconocido para ellos, pues Aida es oriunda de la región de Calabria, al suroeste de ese país. Conoció a Michael hace 35 años, cuando fue a Chicago de vacaciones.

Desde que se juntaron, la pareja solía hacer visitas periódicas a Amantea (Calabria). Pasaban la mitad del tiempo en la villa de la familia de Aida y la otra mitad explorando el resto de Italia.

Esto los llevó a enamorarse por completo de ese país.

(Lea también: Italia emprenderá su reapertura el 26 de abril al aire libre). 

(Si nos lee desde la app de EL TIEMPO, puede ver la ubicación aquí). 

“Puede que desarraigarnos me entusiasme más que a mi esposa. Ella conoce todos los detalles de la cultura italiana: es de Amantea y tiene un título en historia y literatura italiana. Pero yo era el que decía cada un par de semanas: ‘Vamos a Italia’. Me encanta cada detalle del lugar, de verdad. Llevo soñando con mudarme desde siempre”, le dijo Michael a la ‘BBC’.

A finales de 2019 decidieron que querían comprar una casa en Italia. Querían tomarse su tiempo para preparar todo, pues tenían unos cuantos requisitos acordes a sus gustos.

(Le puede interesar: Sacerdote italiano anuncia en plena misa que se enamoró). 

Por un lado, preferían no adueñarse de ‘las casas de un euro’ que son furor en tiempos recientes, pues estas propiedades requieren demasiado tiempo y remodelaciones. También querían vivir a menos de dos horas de las grandes ciudades.

“Queríamos vivir cerca del agua, a una distancia que se pudiera recorrer a pie. También queríamos estar cerca de una estación de tren y de un mercado para tener la opción de no tener que usar el automóvil”, añadió Michael.

La búsqueda

En enero de 2020, la pareja empezó a navegar por Internet buscando el lugar que se adaptara a sus necesidades y estuviera dentro de su presupuesto, el cual se ubicaba entre los 75 mil y los 200 mil euros (aproximadamente entre 328 y 874 millones de pesos).

Tenían planes de viajar a Italia entre abril y mayo de ese año, sin embargo, llegó la pandemia mundial y sus proyectos sufrieron un inusual revés. Su hija, quien vivía en Bruselas (Bélgica) y trabajaba para Pfizer, les recomendó desistir de la idea.

Sin embargo, aún confinados, ellos siguieron buscando y, finalmente, dieron con el lugar ideal: la parte sur del lago Maggiore (conocido en español como lago Mayor), ubicado al oeste de la ciudad de Como, en la frontera con Suiza.

(Puede leer: Indignación por obligar a menor a taparse los ojos en un examen). 

Lago Maggiore.

Foto:

iStock

Se intentaron poner en contacto con los agentes inmobiliarios del sector, pero no obtuvieron respuesta.

No desistieron: siguieron buscando una persona que pudiera ayudarles. Al final dieron con el contacto de Sean Carlos, un corredor de bienes raíces que se ‘toparon’ en un grupo de Facebook.

Carlos les hizo una lista de propiedades que les podrían interesar. Cuando una de ellas les gustaba, pedían un informe a un arquitecto sobre el lugar. Y, si más tarde pensaban en comprar, Carlos era el ideal para ayudarlos.

(Si nos lee desde la app de EL TIEMPO, puede ver la publicación aquí).

Encontraron la propiedad que deseaban: una casa en el pueblo de Meina, ubicada junto al lago Mayor. Fue construida a principios del siglo XX y necesitaba unos cuantos retoques, pero sintieron que era su favorita y aceptaron comprarla por 85 mil euros (unos 372 millones de pesos).

El proceso de compra

Entre julio y noviembre de 2020 buscaron opciones para viajar. Todo fue infructuoso.

Le dijeron a su hija que se trasladara desde Bruselas hasta Italia para firmar las escrituras, pero llegó la segunda ola de covid a Europa y decidieron no ponerla en riesgo.

No querían perder la oportunidad de comprar la casa de sus sueños, ¿qué podían hacer?

Pues bien, resulta que Michael tenía un amigo llamado Doug Ritter, quien había conocido en un grupo de Facebook de ciclismo. Ritter solía recorrer la ciudad de Como sobre su ‘caballito de acero’.

(También lea: Mauro Romano, el niño que desapareció hace 44 años y sería un jeque). 

(Si nos lee desde la app de EL TIEMPO, puede ver la ubicación aquí).

Siguiendo su ‘intuición de ciclista’, Michael decidió que él fuera su representante para firmar las escrituras, aunque del sujeto apenas si conocía su afición al ciclismo y poco más.

Fue una jugada riesgosa, pero efectiva.

De esa forma el matrimonio compró una casa con la ayuda de tres desconocidos: Carlos, Doug y el notario.

El momento de la verdad

El 2 de diciembre, Michael y Aida recibieron su casa desde la distancia.

Su amigo Doug llegó a la propiedad y descubrió que había sido azotada por la nieve y la lluvia, pero, aun así, le parecía un buen lugar.

“Dijeron que era un buen punto de partida, que era una casa encantadora, que necesitaba trabajo, pero que era impermeable y resistente a la intemperie. Y dijeron que el pueblo era fabuloso”, contó el ciclista aficionado.

creo que se alquilaría con bastante facilidad, así que hay un plan B si no nos gusta

En la actualidad la propiedad está en remodelación. El encargado es el arquitecto que realizó el informe de la propiedad en un principio. Gracias al plan de ‘superbonificación’, que reactiva la economía italiana, pueden solicitar exenciones fiscales, por lo que gastarán 22 mil euros (96 millones de pesos) por una obra de 97 mil (424 millones).

El matrimonio calcula que las obras aún tardarán un buen tiempo en completarse y, según la ‘BBC’, ellos aún no han visitado la propiedad.

(Le recomendamos: Los 'efectos especiales' que creó Miguel Angel para su Moisés).

Meina, Italia.

Foto:

iStock

Eso sí; el matrimonio todavía no descarta el peor escenario: que no les guste.

“Entonces, ¿qué haríamos? Bueno, tendríamos un lugar donde vivir mientras buscamos una alternativa, lo cual está bien. Y luego lo alquilaríamos, creo que se alquilaría con bastante facilidad, así que hay un plan B si no nos gusta”, explicó Michael.

Aunque indican que su proyecto ha salido casi a la perfección, tal vez por un asunto más del azar que por una planeación concreta, no le recomiendan la compra a distancia a todo el mundo.

Dicen que lo mejor es hacer un ‘intento híbrido’ de lo que ellos hicieron.

“Diría que el 70% del trabajo es la búsqueda en internet, y recomendaría contactar a un arquitecto local: tener un segundo par de ojos, alguien que sea de la zona que lo vea”, afirmó Michael.

(Siga leyendo: No, decir 'amén' no es una alabanza a un dios egipcio). 

Tendencias EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.