Belisario Betancur, un presidente feminista

Belisario Betancur, un presidente feminista

En su gobierno, 10 mujeres ocuparon principales viceministerios por primera vez en nuestra historia.

Mujeres

Viceministras: L. Montoya de Torres, Hacienda; C. López, Agricultura; B. Pachón, Trabajo; M. Forero, Salud; M. Mena, Minas; M. Correa, Educación; L. Uribe, ICBF, y M. Garcés, Comunicaciones.

Foto:

Archivo El Tiempo

Por: Cecilia López Montaño
28 de diciembre 2018 , 06:32 p.m.

Recordar hoy los hechos que marcaron el gobierno del expresidente Belisario Betancur es la mejor manera de hacerle un homenaje a este ser tan especial que ocupó la presidencia de Colombia entre 1982 y 1986. Su funeral, tan distinto al que le corresponde a un jefe de Estado, confirmó esa manera particular del presidente Betancur de manejar el poder, de no olvidar sus raíces, y sobre todo confirmó su forma particular de sentirse colombiano. Lágrimas fue lo que nos produjo esa pieza de música colombiana escogida por él al final de esta ceremonia a la que concurrimos todos los que trabajamos a su lado.

Las luces y sombras de su gobierno son hoy parte de las páginas que se están escribiendo sobre esos agitados años que vivió el país; un período lleno de tragedias naturales como el terremoto de Popayán y la avalancha de Armero, y de difíciles momentos políticos como la toma del Palacio de Justicia, que hoy sigue sin comprenderse plenamente. Por fortuna, se le está reconociendo esa fe ciega que él siempre tuvo sobre la imperiosa necesidad y la posibilidad real de lograr la paz en Colombia, único tema que lo sacó de su decisión de apartarse del debate político después de su presidencia.

Por fin parece reconocerse que durante su gobierno se logró que Colombia fuera la excepción de la llamada ‘Década perdida de América Latina’, tarea que continuó el expresidente Barco. Contra lo que muchos pensaron, Betancur tuvo un equipo económico ortodoxo y serio, y fue categórico con su equipo sobre la necesidad de evitar que esta crisis afectara la economía nacional y, particularmente, a la población de este país.

Pero una de las decisiones más arriesgadas y de gran impacto que tomó el presidente Belisario Betancur no ha sido mencionada hasta ahora, y gracias a ella, para ser justos, el expresidente se merece como pocos en la historia de Colombia el título de ‘Belisario feminista’. Por primera vez en la historia del país, diez mujeres ocuparon los principales viceministerios. Apenas conformó su gabinete ministerial, el presidente les dijo a diez de sus ministros que tenían que nombrar una mujer como viceministra. Estamos hablando de 1982, hace 36 años, cuando era impensable una entrada masiva de mujeres al gabinete. Solo en Gobierno, Defensa y en la Cancillería se nombraron en ese primer momento hombres en estos cargos, pero en los demás, los nuevos ministros buscaban con desesperación cómo responder a este claro mandato del presidente, que no admitió excusas. Así fue como muchas de nosotras recibimos varios ofrecimientos en distintas carteras.

Pero esta decisión fue más allá: los nombres los escogieron los ministros, y en este proceso no hubo nombramientos políticos, porque todas las que fuimos parte de este mandato éramos tecnócratas con poco o nulo protagonismo político. Pero además, ante el desconcierto y ceño fruncido de algunos de los ministros, todas asistíamos al consejo de ministros y a los acuerdos semanales que el presidente sostenía con cada uno de ellos individualmente. Orden del presidente Betancur.

Sinceramente, creo que fuimos el equipo de viceministras con mayor poder e incidencia que ha tenido el país. No fue nuestro mérito, fue la decisión del presidente Betancur. Creyó en nosotras y nos encomendó tareas tremendamente delicadas, como representar el país internacionalmente durante la crisis de Armero, o en las reuniones mundiales a las cuales el presidente no pudo asistir.

Adicionalmente, él hacía los discursos con nosotras, rechazando los excesivos protocolos que hacían los distintos embajadores. Nos ayudó a enfrentar nuestros compromisos con su gran apoyo; por ejemplo, en medio de la tragedia de Armero, le pidió a madame Mitterrand que me llevara en su avión a París para poder presentar credenciales ante el Gobierno de Holanda. Con seguridad, mis compañeras tendrán anécdotas similares.

Por primera vez, un grupo de mujeres jóvenes sentimos un verdadero respeto por nuestras ideas

Por primera vez, un grupo de mujeres jóvenes sentimos un verdadero respeto por nuestras ideas, una valoración real de nuestras capacidades, y un apoyo que algunos personajes de este país patriarcal consideraban exagerado. ¿Una junta monetaria repleta de mujeres tomando decisiones fundamentales en medio de tantos economistas famosos? En algunos casos, como en el mío, logramos hacer una llave muy fuerte con nuestros ministros y, de esta forma, de manera conjunta superamos situaciones complejas. Con orgullo puedo decir que Roberto Junguito y yo hicimos una llave tan fuerte que hasta hoy nos ha permitido seguir siendo grandes colegas. Con seguridad, muchas de mis compañeras, como María Teresa de Saade, Nazly Lozano, María Teresa Garcés, Leonor Montoya, María Eugenia Correa, Beatriz de Guzmán, Beatriz Echeverri de Kurk, Margarita Mena de Quevedo, Amparo Lucía Vega, pueden asegurar lo mismo.

‘Belisario feminista’ le marcó un rumbo muy positivo no solo a este primer grupo de vices, sino a muchas de las que nos reemplazaron en esas posiciones durante su gobierno: María Mercedes Cuéllar, Margarita Durán, Flor Ángela Gómez, Beatriz de la Vega, Laura Ochoa de Ardila, Vicky Colbert, María Ángela Tavera, María Cristina Mejía, entre muchas otras. Algunas se mantuvieron en la vida pública, siendo varias veceministras, embajadoras en distintos países del mundo y dirigiendo importantes instituciones, dejando muy en alto el nombre de Colombia. Otras encontraron grandes oportunidades en el sector privado y llegaron a posiciones muy destacadas. En síntesis, no solo por el hecho de este nombramiento masivo de mujeres en viceministerios, sino por creer en la mujer, Belisario nos marcó la vida a muchas de nosotras y nos permitió apoyar importantes tareas necesarias en el país.

Por lo anterior, las mujeres le debemos mucho más a este presidente visionario, y sobre todo feminista, que a algunos de estos dueños del poder que hablan mucho pero hacen poco por abrir la puerta de las oportunidades a las mujeres colombianas. Descanse en paz, presidente, y cuente con nuestro profundo reconocimiento por ofrecer la posibilidad, a muchas de nosotras, de entrar al mundo en el cual se toman las grandes decisiones y donde muchas mujeres aún se enfrentan al odioso techo de cristal.

P. D.: Qué manera tan elegante la de su nieta Paula Gaviria para expresar el dolor de la familia por la noticia errada sobre la muerte de su abuelo.

“¡El abuelo no está muerto! Eran las 3 de la mañana en Ginebra y emprendía mi viaje de regreso. Eloísa, mi hija mayor, quiso evitarme la sorpresa de una noticia falsa con un mensaje en el celular. En la escala en Madrid alcancé a grabarle un mensaje de voz dándole un parte de éxito del viaje que él quería que yo emprendiera: Abuelo, dejé el nombre de Colombia en alto, como me has enseñado. ¡Ya voy de regreso para reencontrarnos! Ocho horas más tarde, y en compañía de las manos y voces amorosas de sus hijos y nietas, daría su último aliento. Yo lo despedí en silencio desde el aire, con un amanecer de cielo rojo sobre el mar Mediterráneo”.

CECILIA LÓPEZ MONTAÑO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.