Adultos mayores crean y narran historias en medio de la cuarentena

Adultos mayores crean y narran historias en medio de la cuarentena

En mayo comenzará la Escuela de la creatividad de Historias en Yo Mayor, un taller virtual.

Historias en Yo Mayor

Jeannethe Navas muestra uno de los libros del proyecto Yo Mayor.

Foto:
Por: ANGÉLICA CASTELLANOS 
19 de abril 2020 , 01:23 a.m.

En 2013, Jeannethe Navas tenía 61 años. Llevaba 30 años ejerciendo el derecho, pero estaba cansada. Ese año, por recomendación de una amiga, se vinculó a los talleres del proyecto Historias en Yo Mayor, una iniciativa creada por las fundaciones Saldarriaga Concha y Fahrenheit 451 para visibilizar, a través de la escritura y la tradición oral, las historias y saberes de las personas mayores de todo el país. Desde entonces, Jeannethe encontró en la literatura un refugio.

Así como ella, entre 2011 y 2018, más de 4.000 personas mayores de diferentes departamentos del país han participado en talleres de escritura y oralidad. Actualmente, en la coyuntura de confinamiento que vive el país, y en la que la población mayor es una de las más vulnerables, Historias en Yo Mayor vuelve con un taller virtual gratuito que pretende darles herramientas a las personas mayores y a sus familiares para que hallen en la construcción de historias un canal de esparcimiento.

Jeannethe, desde la tranquilidad de su casa, a las afueras del municipio de Tabio, en Cundinamarca, recuerda lo que ha significado la escritura para ella en los últimos años y, más ahora, en esta época de confinamiento.

“Mi creatividad no está en cuarentena”

Soy Beatriz Jeannethe Navas de Rico, una adulta mayor que soñó con escribir y cumplió, y sigue cumpliendo su sueño. Doy gracias a la vida que me permitió llegar a la literatura, hace unos nueve años cuando alguien me invitó a uno de los talleres del proyecto Historias en Yo Mayor. De ahí en adelante la literatura se convirtió en obsesión y en mi vida, el tiempo vuela cuando escribo.

Me hastié de ejercer el derecho disciplinario; o sea, defensa de corruptos. Cuando descubrí que los casos no los ganaba por mi sabiduría, sino porque pagaban y, por ende, mi fama de buena profesional era ficticia, resolví abandonar todo lo que tuviera que ver con mi carrera para cumplir mi sueño de escribir, que resultaba más gratificante para el alma.

Ermitaña en mi montaña, privilegiada en sonidos, olores y colores de la naturaleza. Mi diario vivir transcurre en la tranquilidad de mi casa; se me pasa el día entre los paseos mañaneros a mi huerta para recoger las aromáticas y las hortalizas con las que preparo mi almuerzo, los juegos con mis perros, los oficios de limpieza y, obviamente, la lectura y la escritura.

En esta época de cuarentena he querido compartir un poco de lo que escribo. Por eso, al anochecer, me grabo en mi celular leyendo uno de mis poemas y lo publico en mi página de Facebook (sí, soy una abuelita de avanzada, incluso a veces también uso Instagram) para disciplinarme en la lectura de poesía y ponerle corazón a las letras. Después escribo, hasta que el frío cala en mis huesos y me manda a la cama, tipo una o dos de la mañana.

No le temo ni a la soledad ni a la muerte, temo a no acabar de cumplir mi sueño de escribir. He escrito dos novelas: “Pétalos de Hielo”, publicada; “Silencien mis huesos”, sin publicar, y un libro de cuentos titulado “La tristeza toca violín”. Estoy terminando el segundo libro de cuentos y quiero en esta cuarentena terminar mi libro de cuentos infantiles y poemas para mis nietos, sacar mi poemario de pandemia y acabar de escribir mi tercera novela.

¿Demasiado trabajo y sueños? Nunca es tarde para cumplirlos, vivo corriendo contra el tiempo, la pandemia me dio el tiempo que necesito, la imaginación no tiene límites en el encierro y te aparta de la tristeza, la desidia y el tedio.

Me entero, con bastante alegría, que los talleres de Historias en Yo Mayor volverán para motivar a las personas mayores a que escriban y narren en este periodo de cuarentena. Por eso, a todos aquellos que tienen historias por contar, los invito a que lo hagan; nunca es tarde para cumplir los sueños.

Qué vendrá después

Por Jeannethe Navas de Rico

Solo quedarán
jóvenes con recuerdos en estampida
olvidaran al viejo, al necio que ya no ríe
Volverá el cuerpo como desnudo embrión
a vestirse con nueva piel
a tocar otras pieles sin olor a muerto

Unos correrán a la calle a buscar el sol en la oscuridad del bar
otros dejarán volar los colibríes entre fantasmas
entre los dedos volverán a tener el mundo para gritar sus odios
los niños encontrarán cabellos blancos en la almohada
los poetas muertos renovarán el alma
y en poemas morirán de nuevo
El poder y los egos
sordos a la voz de la memoria
inventarán otros virus y otras guerras hasta que
nos hagan cerrar los ojos y
solo queden trinos, alegrías de hojas besando flores,
rezos de animales
dándole gracias a Dios sobre la tierraDesde el próximo 11 de mayo, iniciarán una serie de talleres virtuales gratuitos para las personas mayores de 60 años interesadas. Para más información, escriba al correo info@fundacion451.com

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.