¿Y este trago cómo se toma?

¿Y este trago cómo se toma?

Más allá del whisky, la ginebra, el ron o el vodka, hay variedad de licores de los que poco sabemos.

Tragos licores

Jägermeister, licor alemán.

Foto:

Archivo particular

Por: LILIANA MARTÍNEZ POLO
09 de enero 2021 , 11:22 p. m.

Puede ser que por un obsequio o por curiosidad haya llegado a su mesa una botella de Licor 43. Para quienes lo ven por primera vez, su color puede hacerlos pensar que se trata de algo parecido a un whisky, pero al probarlo se descubre una textura almibarada y un sabor dulce y herbal.

No es el único trago del mundo que va por caminos muy diferentes a los populares y muy conocidos whisky, vodka, ginebra, tequila y ron.

El mundo de los destilados es enorme, así que no serán pocas la veces en las que usted tendrá en sus manos una botella de un destilado que, en realidad, no sabe ni cómo servir ni cuándo es el mejor momento para hacerlo.

El sommelier Nicolás Reines, que ostentó el título de mejor de Colombia en el 2014 y representó al país en diversas competencias internacionales, dice que aunque bebidas como el Licor 43 o el Jägermeister (que de unos años para acá ha tomado mucha fuerza entre los jóvenes), el fernet u otros similares son licores que bien se suelen percibir y usar como ‘bajativos’ o ‘digestivos’ (para después de comer y en shots), la verdad es que tienen otras formas de ser bebidos y otros momentos de consumo distintos al ya enunciado.

Para Reines, lo del “digestivo es una palabra rara, y en realidad no es nada. Es simplemente una palabra que hace alusión al momento de consumo, pero no es que eso ayude a la digestión, por más hierbas que tenga. Es finalmente alcohol y te da lo mismo tomarte un whisky u otro licor”.

Reines considera que aunque en materia de gustos no hay nada escrito, siempre es interesante explorar la versatilidad que nos puede ofrecer un licor, y que va desde la posibilidad de beberlo solo en un vaso con dos hielos o algún mezclador hasta las más refinadas preparaciones de coctelería. Y anota: lo otro es que el gusto de la gente va cambiando, miremos lo que pasó con los martinis: en 1900 eran dulces, a mediados de siglo fueron un poco más secos y ahora, en el 2020, son recontrasecos”.

Esta es una pequeña guía para enfrentarse y disfrutar algunos licores poco conocidos, o descubrir nuevas formas de beber algunos ‘históricos’.

Domaine de Cantón

Una botella en forma de bambú, premiada en concursos, y una fórmula inspirada en un licor chino, pero producida en Francia, en la que predomina el jengibre. Es un rareza aún en el país, pero se consigue. Este licor prémium francés ha ganado medallas en la categoría de licores herbales en competencias de espirituosos como la de San Francisco. Reines dice que se puede agregar a un coctel como el Moscow Mule o, simplemente, a una cerveza rubia con un poco de limón.

Fernet

Es otro licor de hierbas (entre las que se cuentan el ruibarbo, el cardamomo, la manzanilla, entre otras) adoptado por el corazón de los argentinos. Al comienzo era una marca italiana, ahora es un genérico. Su consumo más común es como aperitivo o digestivo, o al igual que algunos de los anteriores, acompañando con café. Aunque en Argentina se popularizó su mezcla con una bebida cola, el fernet con Coca. “Es dulce, no tanto como el Jägermeister –dice Reines–. Se toma solito, con hielo o con Coca-Cola. Es el trago que se toma Alfred en la última escena de Batman, el caballero de la noche”.

Licor 43
Licores

43 lleva este nombre por el número de ingredientes botánicos que lo componen

Foto:

Archivo particular

Es un licor español dorado de hierbas dulces. Su nombre resalta el número de ingredientes que contiene, entre frutas, especias y cítricos. Su servicio más tradicional es tomarlo con café, como si fuera una grappa (esta suele servirse en un pequeño vasito al lado del café y se toma por separado o añadido, en un momento de consumo posterior a una comida). “Puede funcionar también para reemplazar el triple sec en un coctel margarita, pero será un margarita especiado, con hierbas. También se puede mezclar con soda y limón y se tendrá una limonada ‘ahierbatada’ ”, dice el sommelier.

Jägermeister

Esta botella verdosa que tiene en su etiqueta la imagen de un ciervo que ilustra su nombre de maestro de cacería (traducción del nombre en alemán) también es dulce y mezcla hierbas, especias, frutas, raíces y otros elementos como anís, jengibre y eneldo. El sommelier indica que “es un trago para tomarse puro, después de una comida, como digestivo, aunque el método más común es el famoso jäger bomb”. Se refiere a una mezcla en la mesa que él considera muy juvenil, en la que un pequeño shot de este licor se deja caer boca arriba dentro de un vaso servido con cerveza. “Es uno de esos tragos para volverse loco cuando uno tiene 18 años. Se pone el shot dentro del vaso y se tumba dentro de la cerveza, pero no es consumo responsable y no lo recomiendo”, dice Reines.

“Con el jäger se puede hacer algo como un fernet con Coca –agrega– si te gusta lo dulce; quedará muy dulce. Puede agregársele un toquecito de este licor a una michelada: tienes una michelada con salsa inglesa, sal, pimienta y limón y le agregas medio shot de Jägermeister para darle otro toque”.

Calvados

No es un licor, sino un destilado de manzana del norte de Francia. Llega muy poco a Colombia. Aunque tiene notas dulces de manzana, en boca es más bien seco. “Se debe tomar igual que un whisky”, dice Reines.

Un caso especial: El brandi

Aunque es mucho más conocido, el sommelier indica que aún falta aprender a tomárselo de otras formas. “Al pensar en brandi, la gente tiene la imagen ochentera del hombre junto a la chimenea, con la copa balón en la mano, calentando su trago. Pero los conocedores llevan años haciendo campaña para que el brandi se tome igual que el whisky: en un vaso con hielo, o solo. Y

esto es válido también para el pariente más elegante de esta familia: el coñac. Firmas como Pedro Domecq Colombia invitan a probarlo con hielo y soda, o con gaseosas cítricas, para no hablar de la coctelería clásica con brandi, que es amplia”.

Malibú

Licor proveniente de Barbados. “Es un ron de coco que, personalmente, me lo tomo solo con hielo porque de inmediato lo transporta a uno a la playa –dice el experto–. También se puede mezclar con jugo de piña y preparar una piña colada buenísima”.

Cointreau, Amaretto y...

Vamos con tres clásicos de los bares en casa. El Cointreau, licor de naranjas amargas, es un trago que funciona perfectamente para mezclar con tequila y limón.

También puede servirse en las rocas después de una comida y en combinación con un chocolate amargo va muy bien.

Amaretto: original del norte de Italia, con el amargo de las almendras, buenísimo para combinar en partes iguales con whisky escocés y mucho hielo para hacer un Padrino (decorar con una cereza marrasquino) o para tomarlo en las rocas acompañando un plato de quesos.

Frangélico: un licor de avellanas, sí, tiene un sabor ligeramente parecido a la Nutella, pero con notas algo amargas, frescas y dulces. Este es más difícil de combinar, pero se puede mezclar con un expreso o un café con leche para calentarse en estas noches frías.

LILIANA MARTÍNEZ POLO
REDACCIÓN DE CULTURA
@Lilangmartin

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.