B&B: la unión del waffle de burbujas y el gelato italiano

B&B: la unión del waffle de burbujas y el gelato italiano

El lugar, ubicado en Unicentro de Bogotá, ofrece platos de sal y dulce personalizados.

RESTARURANTE B&B

Waffle dulce 

Foto:

Cortesía restaurante Restaurante ByB

Por: Liliana Martínez Polo 
10 de octubre 2019 , 04:43 p.m.

El día en que B&B Waffles inauguró su nuevo lugar (que bordea las paredes de Unicentro,en Bogotá, de frente al parqueadero), el brindis se hizo con mojito de frambuesa en forma de gelato italiano. Las copas eran los conos de helado de colores que identifican el lugar y cada bola de helado se moldeaba hasta reflejar una rosa. También hubo conos de vino rosado y lychees.

Se buscaba comenzar dando a conocer la versatilidad de esta preparación, la que junto con los waffles de burbujas es uno de los pilares de B&B Waffles. La unión de ambos: gelato y waffle en un grueso cono relleno de sabores y colores es la estrella de la casa en un universo creado por la publicista Claudia Chacón, el día en que decidió apostarle a un lugar en el que cada uno pudiera hacer su postre personalizado.

“Hacía falta en Bogotá un lugar así -dice Chacón-, donde el helado o el postre que me comiera fuera personalizado. Cuando cumplí 40 años, vi que nadie lo hizo y pensé: lo voy a hacer yo”.

A partir de esa decisión, Chacón investigó, estudió todo lo que tenía que ver con la gelatería y sus tendencias. Dice que esta, la italiana, busca ser rigurosa en la frescura, en el uso de ingredientes naturales (no aditivos, ni conservantes ni sabores artificiales). De las tendencias hizo gala el día de la inauguración con sus helados con licor. Por eso, cuando su marca nació se metió en Expocevezas a ofrecer helados con cerveza y a las ferias saludables llevó la gama de gelatos con opción saludable.

RESTARURANTE B&B

Sabores diferentes de helado que hacen que la experiencia sea diferente 

Foto:

Cortesía Restaurante B&B

“En Italia el gelato puede ser visto también como un alimento”, dice Chacón y explica que hay incluso proteína para helados. De ese amplio panorama salen los 120 helados desarrollados en B&B Waffles. No los sirven todos al tiempo: de su laboratorio de gelatos ubicado en el mismo lugar salen unos 18 sabores al día. Puede haber hasta de creme brulé o de rollo de canela.

“Quiero que la gente se salga de la vainilla, el chocolate y la fresa. Hay de limonaria, flor de jamaica y muchas otras creaciones. La versatilidad es infinita”, dice emocionada.

El otro gran protagonista de B&B son los waffles de burbujas. Una variación de la receta: la masa dejó de estar marcada con una textura en forma de malla para llenarse de lunares que se rellenan de cualquier cosa, desde gomitas hasta barras de chocolate, pasando por frutas y cereales.

El público puede escoger qué masa quiere para su waffle: la original, la red velvet, la de canela y la de brownie. Esta última parece haber perfumado todo el espacio. Y tiene una “masa fit”, hecha con harinas integrales. A partir de ahí, todo es un camino de elecciones: los sabores del helado, los toppings, las salsas. Difìcilmente se prepararán dos waffles iguales.

Además, hay opción salada: este trae una base de masa de finas hierbas y sus burbujas van rellenas de mozzarella. Se acompaña con un mix de lechuga, rúgula, tomate cherry, cebolla francesa y el comensal elige la proteína: roast beef, jamón, pollo, pavo…

RESTARURANTE B&B

El restaurante se caracteriza por personalizar cada producto que ofrecen

Foto:

Cortesía Restaurante B&B

“Aquí se personaliza todo”, reitera Chacón. Por eso los smoothies también ofrecen sabores que se pueden combinar y ella garantiza que son mezclas que funcionan.

Otra constante que le da unidad al concepto es el tema de las burbujas. No solo están presentes en sus bubble waffles: hay bubble teas -una preparación que ha venido popularizándose con los años- y hasta la forma de sus botellas y los columpios de su salón evocan este concepto.

Por lo pronto, aunque admite que aún hay detalles por ajustar, da pasos en el camino de ser amigable con el medio ambiente: sus cucharas son compostables (parecen de plástico, pero una vez usadas sirven de abono para las plantas. Algunos de sus empaques son biodegradables y espera que en un futuro todos lo sean).

Lo que viene para este divertido lugar, de waffles a 13.900 y 16.000 pesos (si son de sal) es un brunch ajustado a su estilo particular, en el que promete helado de mimosa y otros desarrollos especiales.

LILIANA MARTÍNEZ POLO
REDACCIÓN DE CULTURA
@Lilangmartin
lilang@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.