Secciones
Síguenos en:
Vladimir Putin declara ruso el champagne
Vladimir Putin

El presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Foto:

AFP / Kirill KUDRYAVTSEV

Vladimir Putin declara ruso el champagne

El presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Según la normativa, las importaciones de champaña tendrán que ser etiquetadas como 'vino espumoso'.

El Kremlin defendió este miércoles la polémica ley que obliga a los productores de champaña a renunciar a esta denominación en Rusia, donde tendrán que identificar sus vinos simplemente como "espumosos".

(También: Lo que hay que saber de la pizza neoyorquina para disfrutarla mejor)

"Esta historia de las denominaciones es muy vieja, es una historia que venía de los tiempos soviéticos. La ley ha sido aprobada, debe cumplirse", declaró este miércoles el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov.

La ley establece que en Rusia solo se podrá vender champaña "producida" en el país, donde, desde la época de la Unión Soviética, se vendía un vino espumoso nombrado "Champaña Soviética".

Peskov señaló que "la vinicultura rusa es una rama de la economía que se desarrolla muy rápidamente y con mucha calidad, pese a la situación de crisis". "Es una rama compleja de la economía y no genera dinero rápido. El proceso empresarial es largo: es muy complejo desde el punto de vista tecnológico, toma mucho tiempo y, sin embargo, esta rama se desarrolla bien y claro está, debe ser y será apoyada por todas las vías", afirmó.

Según esta normativa, promulgada el pasado viernes por el presidente ruso, Vladímir Putin, las importaciones de champaña tendrán que ser etiquetadas como "vino espumoso".

Moët Hennessy, la única compañía francesa en reaccionar a la medida, envió el pasado viernes una carta a los distribuidores rusos en la que anunciaba el cese de los suministros, pero este domingo aceptó la exigencia rusa y anunció la reanudación de los envíos, con nuevas etiquetas.

(Puede leer: Cinco restaurantes para disfrutar de ‘bowls’ saludables)

Según informó la representante de Relaciones Públicas de la red de supermercados Azbuka Vkusa, cliente habitual de la compañía, "hasta el momento no hemos recibido información alguna" sobre el reinicio de los suministros. El director general de la Union des Maisons de Champagne, David Chatillon, protestó contra esta ley, al afirmar a France News Live que "se trata de la apropiación de un nombre en el que los champañeses han invertido 300 años".

"Nos sienta mal que nos muerdan", subrayó. No obstante, señaló que es temprano para hablar de un cese de los suministros de champaña francés a Rusia y afirmó que pedirían a la diplomacia francesa y europea "movilizar esfuerzos para lograr cambiar esta ley".

Según estimaciones del Centro de Investigaciones de los Mercados Federal y Regionales de Productos Alcohólicos (TSIFRRA, por sus siglas en ruso), Rusia importa anualmente cerca de 50 millones de vinos espumosos y champañas, el 13 % de los cuales proceden de Francia.

De esa cantidad, a Moët Hennessy corresponde menos del 2 %. No obstante, solo en 2020 la compañía en Rusia vendió 5.500 millones de rublos (75 millones de dólares) y obtuvo una ganancia neta de 560 millones de rublos (7,63 millones de dólares), según datos de la agencia rusa Interfax.

(Siga con: Cocinero José Andrés, Premio Princesa de Asturias de la Concordia)

Gobierno francés responde ante polémica

El Gobierno francés apostó este martes por el diálogo en la "guerra del champán" con Rusia, ante la indignación en el sector por la nueva ley de ese país sobre bebidas espumosas, y ante lo que se considera el robo de uno de los símbolos nacionales.

La reacción del Ejecutivo ha sido de firmeza prudente, frente a un sector profesional que ha respondido de forma más virulenta y ha suspendido los envíos a Rusia hasta que la situación se aclare.

El ministro de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, aseguró hoy en el pleno de la Asamblea Nacional que van a trabajar con Rusia, a nivel bilateral y de la Unión Europea, "para defender los intereses de nuestros productores y, sobre todo, de nuestras indicaciones geográficas".

Le Drian confió en solucionar el conflicto a través del "diálogo", pero advirtió de que París recurrirá a la Organización Mundial de Comercio (OMC) si lo considera necesario.

(Puede leer: Mezcal, un elixir de México que se toma a besitos)

Con mayor dureza se han manifestado diversas organizaciones profesionales del sector. "Esta ley es inaceptable porque ataca lo más valioso que tenemos, que es nuestro nombre y que desde hace tres siglos ha estado ligado al esfuerzo, la calidad y la excelencia", comentó David Chatillon, director general de la Unión de Productores de Champán, que congrega a las principales empresas del sector.

Por su parte, el Comité Champagne, que agrupa a todos los sectores -como viticultores y bodegas- relacionados con la producción de la bebida, afirmó que está "escandalizado" por la legislación rusa.

Este organismo recuerda que el nombre champán "está protegido en más de 120 países", y deplora que la legislación rusa "no asegura a los consumidores rusos una información clara y transparente sobre el origen y las características de los vinos".

Por ello, ha pedido que las empresas dejen de enviar sus vinos a Rusia hasta que la situación se aclare, y ha demandado a las diplomacias de la UE y de Francia que consigan "la modificación de esta ley inaceptable", firmada el pasado viernes por Putin.

EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.