Verónica Zumalacárregui, la nueva estrella gastronómica ‘millennial’

Verónica Zumalacárregui, la nueva estrella gastronómica ‘millennial’

En su programa 'Me voy a comer el mundo' recorre ciudades en busca de sus secretos culinarios.

Verónica Zumalacárregui, periodista y presentadora

Verónica Zumalacárregui, periodista y presentadora.

Foto:

Tomada de Instagram @vero_zuma

Por: Michelle Martínez Collipal - El Mercurio (Chile) - GDA
04 de mayo 2019 , 10:40 p.m.

Son las 9:30 de la mañana y fuera del hotel, en Santiago, hay una van lista para llevar a Verónica Zumalacárregui al puerto de Valparaíso. La periodista española de 30 años, cuyo programa ‘Me voy a comer el mundo’ es el número uno en audiencia del canal El Gourmet en América Latina, se dispone a recorrer sus empinadas calles durante todo el día a fin de grabar material para la tercera temporada de su ‘show’ (se estrenó a principios de abril). La joven se ha convertido en una suerte de estrella gastronómica ‘millennial’, con casi 100.000 seguidores en Instagram.

La prensa internacional asegura que gran parte del éxito de este ‘show’ gastronómico se debe al carisma de Verónica frente a las cámaras, a esa sintonía que parece tener con su público y con las personas que aparecen en su programa, con las que comparte los secretos culinarios de cada región.

Regis Francisco López, director de ‘Me voy a comer el mundo’, la describe como “una tía fuerte”. A su lado va el camarógrafo Sergio Acero, con una enorme cámara profesional.

Verónica explica la metodología del programa: en cada país que visita, arma una ruta previa de acuerdo con las recomendaciones de sus anfitriones, personas que ella misma contacta a través de sus redes sociales y que deben cumplir con dos requisitos: vivir en el lugar donde se graba el capítulo y hablar español. Esto último, a pesar de que ella habla de forma fluida inglés y francés. En el caso de Valparaíso, la periodista contactó a Gustavo Godoy, un profesor del famoso puerto chileno.

Verónica Zumalacárregui tenía 14 años cuando viajó por primera vez fuera de España. Confiesa que ha perdido la cuenta de cuántos países ha visitado hasta ahora, pero asegura que son más de 70. A través de becas estudiantiles, y más tarde con trabajos como reportera televisiva y de radio, se las ha ingeniado para salir una y otra vez de su natal Madrid. A los 23 años, sus viajes la llevaron a escribir periódicamente una columna en el ‘Huffington Post’ llamada ‘Diario de una Jesp’ (joven emigrante sobradamente preparada). También ha colaborado con ‘El País’ de España.

En los viajes, y en su vida, la comida siempre tuvo un papel fundamental, comenta: “Mi abuela cocinaba increíble; mis padres, los dos, cocinan muy bien. Me crie así, todos los días viendo cómo cocinaban; es algo que me atrae mucho, y tengo el paladar bastante desarrollado”.

La idea detrás del programa ‘Me voy a comer el mundo’ no es mostrar la alta gastronomía de los lugares, sino la comida que comen los ciudadanos de cada país en el día a día

Verónica también protagoniza otros dos programas: ‘Las rutas de Verónica’ (Televisión Española) y ‘Abuelita Linda’ (que también transmite El Gourmet). En el primero, hace un repaso de la gastronomía de diferentes regiones de España, acercándose a sus gentes y mostrando sus productos y recetas; en el segundo, recorre México para sentarse a la mesa de abuelas mexicanas que le enseñan sus secretos culinarios. Finalmente, en ‘Me voy a comer el mundo’ no solo visita ciudades de distintos países, sino que también conversa con los lugareños en sus casas, revisa neveras y aprende a cocinar platos tradicionales. Para ella, “la gastronomía es una forma muy fácil de meterte de lleno en la cultura de una sociedad”.

Lo que hace recuerda mucho el trabajo en TV de Anthony Bourdain (chef y presentador de programas gastronómicos fallecido el año pasado), ¿se siente una especie de sucesora?

¡Para nada! Entiendo que hagas ese paralelismo, porque son formatos de programas de televisión muy parecidos, pero yo no soy crítica gastronómica y no soy chef. No voy a valorar lo rico de los platos; voy para que tú, como espectadora, empatices conmigo. No tengo el nivel gastronómico de Bourdain.

¿Qué tiene en cuenta para escoger los restaurantes que aparecen en su programa?

En algunos países vamos a un restaurante Michelin o, a veces, alguno de los anfitriones es un chef muy reconocido. En Lima, por ejemplo, estuvimos con Mitsuharu ‘Misha’ Tsumura, pero no necesariamente tiene que ser así siempre, porque la idea no es mostrar la alta gastronomía, sino la comida que comen los ciudadanos en el día a día.

***

La primera parada en su recorrido chileno fue el Bote Salvavidas, en el muelle Prat, un patrimonial restaurante del puerto, fundado hace 90 años. El director Regis López saca una cámara pequeña y comienza a grabar mientras camina. “Siempre viajamos tres, quienes ves ahora somos los que viajamos habitualmente. Precisamente porque la idea de este programa es que pasemos desapercibidos”, dice mientras sigue a Verónica y a Gustavo Godoy desde atrás. Él le cuenta la historia del muelle y anécdotas sobre el restaurante.

Verónica entra al lugar y saluda a todos los trabajadores, unas 30 personas divididas entre cocineros y meseros. Se mueve por los pasillos, destapa las ollas y conversa con ellos: “¿Cómo se preparan los locos (molusco típico de las costas peruanas y chilenas)?”, “¿Cuánto tiempo demoran en cocinarse?”, les bombardea. Dos meseros llegan a la mesa con un plato de locos con papas mayo. La periodista se sienta a probarlos junto a Godoy. “¿Qué te parecieron los locos?”, le pregunta. “Huele mucho a percebe y la textura es parecida a la de una pechuga de pollo; es como una carne, pero con sabor a mar”, responde Verónica con sorpresa.

Regis hace un gesto de aprobación con el pulgar y un mesero retira el plato de la mesa, prácticamente intacto. Después, otro trabajador llega con un plato de piure y le advierte que es un sabor más extremo. Por contrato, la periodista no está obligada a comer todo lo que le ofrecen, pero ella confiesa que su curiosidad siempre es más fuerte. Entonces lo prueba y su cara se desfigura en una mueca de disgusto. Pide un vaso de agua y dice: “Es una de las cosas más desagradables que he comido”.

Durante sus viajes, Verónica también graba innumerables ‘stories’ que comparte en su Instagram, en las que relata a sus seguidores, con una increíble soltura, lo que va viendo y experimentando en cada capítulo.

Así es esta joven enamorada de la cocina y sus artífices: espontánea, cercana y sin miramientos. Esas cualidades son las que han logrado llamar la atención de la gran audiencia, en televisión y en redes, de quien no se atreve a compararse con Bourdain, pero quizá es lo más cercano a su versión femenina.

MICHELLE MARTÍNEZ COLLIPAL
EL MERCURIO (Chile) - GDA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.