The Rose, un rincón dedicado al té inglés en Bogotá

The Rose, un rincón dedicado al té inglés en Bogotá

La tradición londinense del té de las 5 p. m., con todo su protocolo, en esta casa bogotana.

The Rose, salón de té en Bogotá

El servicio de té, con su fuente de tres niveles de bocados pequeños para maridar sus tés.

Foto:

Gustavo Pérez

Por: LILIANA MARTÍNEZ POLO
18 de enero 2020 , 07:52 p.m.

The Rose solo podía florecer en una casa de estilo inglés, y el escenario perfecto estaba en una esquina de Quinta Camacho, en cuyo jardín frontal del primer piso funciona la parte de pastelería y panadería (hay té, pero en presentación casual, relajada).

Sin embargo, una vez dentro de la casa, la estatua de un guardia de Gales parece indicar que custodia el corazón de The Rose, en el segundo piso.

Se trata de un espacio que exige disposición de tiempo para degustar con calma comida y bebida. Y, según su fundadora –Chris Bracht de Carbone–, también para la contemplación de la belleza.

El salón es el sueño de Bracht de tener un salón de té que realmente hiciera sentir al visitante como si se hubiera transportado a Londres.

Las rosas son una imagen predominante. Una de las insignias culinarias de la casa es el postre The Rose, un mousse recubierto de terciopelo de chocolate blanco, tinturado de un color rosa intenso, que toma la forma de una de estas flores y suele coronar los tiers (niveles) de las fuentes que acompañan el servicio del té al estilo inglés.

El servicio del té en este salón se puede pedir como en Inglaterra, a las 5 de la tarde, o a manera de almuerzo. En este caso hay una sopa previa, que puede ser de espárragos, champiñones, zanahoria o tomate; varía según el día.

Bracht delineó The Rose a partir de visitar muchos tea rooms londinenses y no solo probar las combinaciones entre infusiones de té con bocados surtidos, servidos en sus fuentes de tres niveles, sino observar cuáles de estos prefería la gente. Con esa inspiración fresca y su capacitación en diferentes talleres de sommelier de té, materializó esta oferta en Bogotá.

“Buscábamos ser fieles a la tradición inglesa”, dice la mujer, cuyo cariño por la cultura británica viene por su padre, inglés. Desde niña vivió a diario el té de la tarde.

The Rose, salón de té en Bogotá

La exhibición de teteras en la pared que marca la entrada del salón principal de The Rose, en el segundo piso.

Foto:

Gustavo Pérez

The Rose, salón de té en Bogotá

La ambientación del salón adecuado para disfrutar del té de la tarde en The Rose. En realidad son dos salones, el otro, en el fondo, tiene colores más neutros.

Foto:

Gustavo Pérez

The Rose, salón de té en Bogotá

Una de las fortalezas del lugar es su oferta de pastelería. Algunos de estos bocados dulces se venden por separado en el primer piso.

Foto:

Gustavo Pérez

The Rose, salón de té en Bogotá

En el centro, el postre insignia de The Rose, también se consigue solo en el primer piso.

Foto:

Gustavo Pérez

The Rose, salón de té en Bogotá

Los infaltables scones, van siempre con clotted cream y distintos sabores de mermelada.

Foto:

Gustavo Pérez

The Rose, salón de té en Bogotá

Otros bocados presentes en los tiers que acompañan el té.

Foto:

Gustavo Pérez

Bracht cuenta que en Londres hay tiers de sal y tiers de dulce. Cada persona elige uno u otro, y a veces entre dos piden uno cada uno para intercambiar. En Bogotá ofrece ambas versiones y uno mixto, con bocados de ambas características.

Pueden ser desde un langostino apanado con chutney de mango hasta una tostadita con paté o una croqueta de risotto. Además, hay tiers vegetarianos. Busca acompañar los gustos del público, sin perder la esencia de la costumbre victoriana que nació por casualidad. 

Cierta duquesa del siglo XIX, Anna Maria Rusell, desfallecía en una hora intermedia entre el almuerzo y la cena y pidió que le trajeran un té con pequeños acompañamientos. Le gustó y quiso repetir, pero con sus amigas. La evocación de aquella agradable ceremonia es hoy mundialmente famosa.

En The Rose el servicio incluye tres niveles de bocados varios. Se puede tomarlo con una copa de té helado (con una bolita de hielo en la que hay atrapada una flor de pensamiento) y también es posible, por un costo adicional, comenzar por una copa de espumante.

La recomendación es el té caliente. Cada persona puede elegir, entre 30 variedades, el que llegará a la mesa en una preciosa tetera acompañado de un reloj de arena que indica el tiempo de infusión.

“Si bien todos los tés, para llamarse así, vienen de la misma planta, la Camellia sinensis, las diferencias en el tratamiento de la planta hacen que sea blanco, verde, negro con sabores”, explica Bracht, que eligió cada referencia.

Hay té blanco, verde, negro, oolong y de sabores. Bracht resalta el jasmine pearl y su hechura artesanal: hay familias dedicadas a enrollar en bolitas hebras de té con flores de jazmín. Estas se guardan y al día siguiente se desenrollan para volverlas a juntar con flores nuevas. Es una joya del té que amerita llegar a la mesa en medio de una fiesta de color y calidad en el maridaje. 

Hay bocados infaltables como el sánwich de mayonesa y pepino. El obligado es el scone o panecillo pequeño que suele untarse de clotted cream –un intermedio entre la mantequilla y la crema de leche– y alguna mermelada.

En The Rose hay dos scones por persona, siempre uno tradicional y otro con variaciones. En el tier de sal hay uno de queso azul. La mermelada de naranja es la receta de la abuela, pero la clotted cream, cuya textura y sabor no pasarán desapercibidos para ningún comensal juicioso, sí tuvieron que traerla de Inglaterra. 

“La crema solo sale bien con la leche de una vaca específica. Ninguna aquí dio las características para hacerla en casa”, indica Bracht, y resalta que cada detalle, incluso el del pianista (cada día, de 4 a 8 p.m.), tuvo la intención de crear una atmósfera especial.

“El objetivo es generar un momento de agradable interacción entre las personas –agrega–. Compartir un té es diferente a que cada uno pida un plato. Bogotá apenas se abre al mundo del té, pero estoy segura de que hay público y que le gustará a la gente”.

Dónde y cuándo

The Rose. Carrera 9.ª n.° 70A-11. Reservas: 318 3597564. El primer piso está abierto todo el día. El salón de té funciona desde el almuerzo y en las tardes con reserva previa.

Liliana Martínez Polo
Redacción de Cultura
lilang@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.