Secciones
Síguenos en:
El sabor de Santa Marta / Buena muela
Muricio Silva, editor de la revista Bocas

Mauricio Silva, Editor de ‘Bocas’.

Foto:

Pablo Salgado

El sabor de Santa Marta / Buena muela

Mauricio Silva, Editor de ‘Bocas’.

Un recorrido por los restaurantes recomendados para visitar en la capital del Magdalena. 

Tras un reciente recorrido por diferentes restaurantes en Santa Marta, me encontré con una renovada y pujante escena. Estas son mis recomendaciones:

Cocina Caribe: así como su decoración es sencilla –casi descuidada–, su cocina es tan interesante como elaborada. Entre sus entradas hay unas carimañolas (pasteles de yuca) rellenas de raya ahumada con suero picante, sencillamente memorables. También hay unas empanadas de posta negra, acompañadas de la reducción de los jugos de la carne, de gran factura. De sus fuertes, muy recomendado el pulpo asado con chimichurri de mango y ¡ojo al pescado horneado, envuelto en hoja de bijao, con una salsa de camarones y tomates asados, acompañado de un clásico cayeye samario (puré de guineo verde con queso costeño)! Gran lugar.

Origen: debe ser el secreto mejor guardado de la ciudad. Por cuenta de la pandemia, Ángela –chef y propietaria– cerró su local en el centro de la ciudad y decidió reabrir su negocio en la sala-comedor de su casa, en el barrio San José. Es, principalmente, un restaurante vegetariano con estilizadas sopas, pizzas, sánduches y panne cooks. Pero quiero destacar, como perlas, sus ñoquis de guineo verde con curri y setas salteadas. ¡Un plato de campeonato! Solo hay cuatro mesas y hay que reservar. Vale mucho la pena hacerle el viaje.

(Lea también: Sazerak, sabor y sonido de Nueva Orleans)

Guásimo: es, sin más, el restaurante más pilo de la ciudad. Reúne todos los elementos para ser un gran local: tiene un concepto sólido –cocina de la costa Caribe de alto nivel–, instalaciones agradables, buen servicio –que es el talón de Aquiles de la ciudad– y, lo más importante, una propuesta original, creativa y muy sabrosa. Tiene un gustoso menú de degustación de 6 pasos (véalo completo en mi Instagram: @msilvaazul), que trae cosas tan ricas como las croquetas de cojinova (pez tropical) con salsa tártara de piña ahumada y pico de gallo de mango, o los langostinos con pomelo y emulsión de coco, o el bollo de maíz pilado con polvo de chocolate de cacao de la Sierra y helado artesanal de coco deshidratado. ¡Sí!, es lo mejor en la Samaria.

Calata: ahí, en medio de la agobiante oferta de bandejas paisas, en el atestado Rodadero, habita este pequeño local lleno de buen sabor. De influencia peruana, pero con claros aportes caribeños, destacan el sánguche de chicharrón con chips de batata; el cevichito de pescado, camarón, calamar y mejillón con leche de tigre (con suero costeño) y las bolitas fritas de yuca y queso costeño. Una sensible propuesta en medio de la vorágine.

Ouzo: es uno de los referentes en el parque de los Novios. Cocina mediterránea con acento griego (en la que exageran con la crema de leche en platos como su cordero gratinado o sus mejillones). Los samarios me dijeron que allí tienen las mejores pizzas de la ciudad –al horno de leña– y lo comprobé: muy recomendada la de alcachofa y la griega con queso feta y berenjena. ¡Arriba, Samaria!

MAURICIO SILVA
Editor de ‘Bocas’
@msilvaazul

Otros temas que pueden interesarle:
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.