Elogio de la comida callejera / El condimentario

Elogio de la comida callejera / El condimentario

Es algo que hace parte del paisaje urbano y es una industria en crecimiento a nivel global.

Margarita Bernal.

Margarita Bernal.

Foto:

Margarita Bernal

Por: Margarita Bernal
23 de febrero 2019 , 11:40 p.m.

Estamos repletos de leyes y recomendaciones en las que prima la prohibición, por encima de la educación, la seguridad y la protección por parte de las entidades competentes. Por mencionar algunas: ley seca para evitar que hagamos bochinche cuando hay fútbol. No dar papaya para evitar robos, es decir no hablar por teléfono en la calle, esconder el celular y no usar audífonos. No abrir las ventanas del carro y no manejar a solas en la noche. En conclusión, enciérrese en su casa. Y ahora resulta que gracias a la “mala interpretación, aplicación o deficiente explicación” del Código de Policía, según afirman sus ponentes, está prohibido consumir y vender comida callejera, a riesgo de recibir una cuantiosa e irracional multa.

La calle es un espacio social, lugar de intercambio, de encuentro, de comercio, de trabajo y de recreación. El mundo se conoce a través de sus delicias callejeras; los tacos en México, las arepas con todo en Caracas, las sardinas y castañas en Lisboa, los perros calientes en Nueva York, la arepa'e huevo en la Costa y, por supuesto, las empanadas, símbolo de nuestra gastronomía popular en todo el territorio nacional.

La comida callejera hace parte del paisaje urbano y es una industria en crecimiento a nivel global. No solo por ser fuente de ingresos y trabajo honesto, sino porque para el transeúnte, es una fácil solución para alimentarse cuando el bolsillo está apretado o dispone de poco tiempo. Es además un componente invaluable para el turismo, ya que los visitantes pueden disfrutar los sabores propios del país más allá de la cocina “criolla” de los hoteles, tan pobre de magia y sazón. Como nación, tenemos una gran oportunidad para implementar políticas públicas con el fin de mejorar las condiciones del sector informal alimentario. Formalizándolo y capacitándolo en prácticas de salubridad, venta, técnicas culinarias, manipulación de alimentos y servicio, en lugar de prohibirlo.

Si las amonestaciones continúan, ¿qué pasará con las familias (muchas desplazadas y sin oportunidades de empleo) que dependen de la venta de comida callejera? Mujeres que en su mayoría madrugan a moler el maíz y amasarlo, rellenar las papas y empanadas, organizar las obleas con arequipe, escoger las mazorcas más tiernas para asar, alistar el chontaduro y picar la fruta para el salpicón o el mango biche con sal. Ni hablar de los aguacates maduros para el almuerzo del día, que solo se consiguen en las esquinas. Sabores locales que inundan y enriquecen la ciudad con sus colores y aromas.

Camino con frecuencia por la 78 con 11 a la hora del desayuno y me fascino con un puesto que se especializa en arepas con queso y huevo. Siempre hay filas y sus cocineras sonrientes alimentan a los peatones hambrientos. (Rezo que la policía no lea esto para que no los multen y cierren).

Vale la pena preguntarse si la comida callejera es un problema o una oportunidad para fomentar el trabajo formal y el desarrollo de ciudad. Buen provecho.

De postre: he probado muchos panes de chocolate: gran ganador, el de la panadería francesa Eric Kayser.

MARGARITA BERNAL
En Twitter: @MargaritaBernal
www.elcondimentariodemargarita.com

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.