Secciones
Síguenos en:
El centenario sabor de las amarenas Fabbri, en 'Historia de una marca'
Amarena

Amarenas Fabbri, una delicia dulce de Bologna (Italia).

Foto:

Liliana Martínez Polo. EL TIEMPO

El centenario sabor de las amarenas Fabbri, en 'Historia de una marca'

Así le dio la vuelta al mundo una receta de cerezas en almíbar inicialmente hechas en olla de cobre.

Si ha probado el helado de amarena se ha aproximado al sabor de la famosa y centenaria Amarena Fabbri, una marca italiana asociada estrechamente a esta variedad de cereza. Porque las amarenas fueron desarrolladas por ellos a comienzos del siglo XX.

Todo comenzó cuando Gennaro Fabbri adquirió una bodega cercana a un huerto de cerezas negras silvestres. Pensaba abrir una fábrica de licores, pero su esposa, Rachele, recogió las cerezas y las preparó en almíbar con azúcar en olla de cobre. Gennaro le compró una hermosa jarra de toques artísticos para guardarlas, y ese sería el comienzo del icónico producto, y su hermosa presentación, apetecido hoy en todo el mundo.

(Además, puede leer la historia de las pirámides de chocolate de Toblerone).

La empresa nació en 1905. Iba a ser una destilería y venta de licores. Diez años después se inclinaría hacia los jarabes sin alcohol: lanzó la amarena con fruta, receta de Rachele, y “después los de menta, granadina y la célebre amarena”, como indica su propia reseña histórica en su página web.

La empresa Fabbri ha sido siempre familiar –en este momento está al frente la quinta generación– y han ampliado su portafolio a 17 líneas de productos.

En 1930 hicieron su primera cereza con licor y ampliaron su gana de confituras; en 1930 adquirieron un bar en el centro de Bologna para degustar sus delicadas preparaciones; en 1952 incursionaron en la producción de helados italianos, desarrollando pastas a base de fruta y crema; en 1954 deciden crear unos laboratorios escuela móviles, en los que desde furgonetas enseñaban cómo hacer helado artesanal.

Para los años 7,0 la empresa producía toppings para helados y postres, y en los años 90 ya tenían más de 250 empleados. Después vendrían los jarabes y otros concentrados para coctelería y bares, la fundación de su escuela internacional de heladería y pastelería, hoy llamada Fabbri Master Class. Por lo pronto, sus bellos jarrones de amarenas –que llegan además con un minirrecetario de usos en helados, postres, tortas y hasta en recetas de sal colgado en el cuello– siguen conquistando paladares en más de 100 países.

Más marcas famosas de la gastronomía mundial

- Michelin, las estrellas más valiosas de la cocina.

Campbells, las sopas enlatadas que Warhol convirtió en arte.

- Alfajores Havana, el dulce souvenir argentino

REDACCIÓN DE CULTURA
@CulturaET

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.