Un buen ejemplar de la India / El Caldero

Un buen ejemplar de la India / El Caldero

La apertura de un restaurante indio es algo que ocurre muy de vez en cuando en estas tierras.

Foto:
Por: Sancho
19 de julio 2018 , 07:54 p.m.

Son tan escasos los restaurantes de comida india en Bogotá, que allí en donde veo uno nuevo entro sin dudarlo, y ruego para que resulte bueno.

La apertura de un restaurante indio es algo que ocurre muy de vez en cuando en estas tierras: tal vez porque tenemos una escasa –casi nula– inmigración de ese país, tal vez porque el gusto colombiano no es muy dado a la comida especiada y picante, tal vez por una falta de curiosidad que conviene remediar pronto.

Pero reto a aquellos que no se conforman con los platos de siempre y con los restaurantes de marras a que se aventuren a probar la comida india: seguramente se enfrentarán a sabores fascinantes que muy pronto van a querer volver a probar; quizás descubran regiones de la lengua que aún no se habían activado; tal vez comprendan que hay maneras muy distintas y muy atractivas de preparar ingredientes tan comunes para nosotros como el pollo y el cerdo.

Todo esto lo digo a propósito de un restaurante que abrió sus puertas recientemente en el agradable sector de Quinta Camacho, en Bogotá.

Precisamente ocupa una de esas casas de estilo inglés que alojaron familias numerosas a mediados del siglo pasado. Se llama Namaste y debo decir que mis ruegos funcionaron: ¡me fascinó!

La carta de Namaste recoge técnicas y preparaciones típicas de diversas regiones de la India. Allí aparecen variadas formas del curry, el sabor que ofrece el tradicional horno tandoor, ingredientes como la leche de coco y el agua de rosas, los marañones y en general los frutos secos, panes recién horneados que son mucho más que un acompañamiento y salsas fascinantes como la de tamarindo o la de yerbabuena.
Adoro el cordero, y hay que decir que los indios saben prepararlo de maravilla: el de Namaste está muy bien logrado. Las lentejas rosadas son, de verdad, una fantasía. El pollo apanado con harina de garbanzo o el pollo tikka resultan ideales para iniciar a los niños en esta cocina fascinante. La salsa a base de frutos secos le da una dimensión insospechada al cerdo.

Y, si le preocupa el picante, usted elige en qué punto lo quiere: de cero a diez. Ojalá se anime a ir subiendo el punto.

¿Dónde y cuándo?

Namaste. Calle 69A n.° 10-05, Bogotá. Tel: (1) 718-6078.

SANCHO
Crítico gastronómico
elcalderodesancho@yahoo.com.co

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.