Secciones
Síguenos en:
Leo: ¡La sacaste del estadio!
Restaurante Leo 2021

Cubios rellenos de queso Paipa, del menú de la Sala de Laura en la nueva sede del restaurante Leo.

Foto:

Liliana Martínez Polo. EL TIEMPO

Leo: ¡La sacaste del estadio!

Cubios rellenos de queso Paipa, del menú de la Sala de Laura en la nueva sede del restaurante Leo.

Crítica de 'El Caldero de Sancho' acerca del nuevo Leo, el sitio de la chef Leonor Espinosa.

Soy fan de Leo Espinosa. ¿Cómo no serlo, si hasta los cubios le quedan espectaculares? ¿Cómo no serlo, si ha sido capaz de recuperar tradiciones de comunidades ancestrales en muy diversos puntos de la geografía colombiana y las ha elevado a la categoría de alta cocina?

Desde la primera vez que probé un plato suyo, hace muchos años, supe que su talento era enorme. Pero luego le sumó investigación, técnica y arte –al fin y al cabo, Leo es artista plástica– y logró crear un espacio gastronómico único, que ha ido renovando y perfeccionando con el tiempo.

No debe sorprender que el Restaurante Leo esté entre los 50 mejores del mundo en la prestigiosa lista de S. Pellegrino, pues su propuesta no solo es del más alto nivel culinario, sino que, además, constituye una experiencia inolvidable en la que todo cuenta: los sabores, los ingredientes curiosos, la presentación, los platos –que a veces son piedras, por ejemplo–, las texturas –tan variadas como las técnicas de cocción–, el servicio impecable, el maridaje atípico...

Después de un cierre obligado por la pandemia, Leo acaba de reabrir en un nuevo lugar que, de entrada, llama la atención por su maravillosa arquitectura y la puesta en escena, con la modernísima cocina a la vista. Hay dos ambientes claramente diferenciados: la sala Leo y la sala Laura, comandados por Leonor Espinosa y por su hija, Laura Hernández, respectivamente.

Inspirada en los ingredientes de una sopa de Indios, el laboratorio culinario de Leo creó este paso de su menú de degustación.

Foto:

Liliana Martínez Polo. EL TIEMPO

La primera ofrece de manera exclusiva un menú degustación de ocho o trece pasos, y la segunda propone una serie de platos para llevar al centro de la mesa y recorrer sabores diversos con ingredientes muy colombianos, pero no por todos conocidos.

En Leo no se comen platos grandes, sino una suma de bocados, cada uno de los cuales es una pequeña vivencia gastronómica que vale la pena saborear sin prisa. Así, con disposición al gozo y el descubrimiento, van desfilando sabores como los de los mejillones del Caribe, la sal de Manaure, la yuca agria, el pirarucú del Amazonas, el chivo de La Guajira, el aceite de mojojoy, el cerdo sabanero, el cacao de Tumaco, la col silvestre, el orégano del desierto, la miel melipona, las hormigas culonas, la trucha, la raya, la curuba, el níspero y el fríjol diablito, entre muchos otros.

Ay, Leo, ¡la sacaste del estadio!

Restaurante Leo
Calle 65 bis n.º 4-23
www.restauranteleo.com

Más críticas de Sancho

- '¡Jugo de aguacate!', en El caldero de Sancho.

-Un vietnamita en El Patrono

-La Monferrina, homenaje a la tradición. 

SANCHO
CRÍTICO GASTRONÓMICO
elcalderodesancho@yahoo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.