Comida de clínica / El Condimentario

Comida de clínica / El Condimentario

El que sea saludable no significa que deba ser fea: ¿por qué no puede ser sabrosa?

Margarita Bernal.

Margarita Bernal.

Foto:

Margarita Bernal

Por: Margarita Bernal
27 de abril 2019 , 10:49 p.m.

“Que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento”, palabras importantes de Hipócrates el médico griego. Lo curioso del asunto es que justo en los hospitales y clínicas, que es donde deberían pararle bolas a esta sentencia, pareciera que ni la conocen.

Vamos por partes. Una cosa es comer para calmar el hambre y saciar una necesidad fisiológica y otra, para satisfacer el apetito, el deseo y el paladar. En mi opinión de golosa, comer con placer, con gusto y ganas alimenta más que solo por necesidad. Y no estoy hablando solo de nutrientes, sino también de emociones. Quienes hemos estado hospitalizados padecimos uno de los momentos más hartos y horribles de esa situación, que per se es angustiante: cuando llegan con la bandeja de comida. La familia y el mismo paciente se emocionan porque la fe nunca debe perderse, pero tristemente la decepción es enorme. Es insípida, sosa, aburrida, pálida, sin atractivo ni sabor, casi como beberse el suero intravenoso. Confieso que he mentido diciéndole a la víctima (el comensal en cuestión) que se ve riquísimo y apetitoso, para que coma con gusto, pero mi entusiasmo de porrista culinaria nunca cumple su cometido. Al primer bocado se quitan el hambre y las ganas.

Por supuesto que debe ser saludable, cumplir con los requisitos e indicaciones médicas y nutricionales. Pero una cosa no quita la otra: ¿por qué no puede ser sabrosa? Por ejemplo, para las dietas bajas en sal, existen montones de hierbas y especias que resaltan los sabores. Además de aceites de oliva, vinagres y condimentos que alegran y sazonan de forma natural todas las preparaciones. Por otro lado, si la despensa colombiana es tan rica y variada, me cuesta trabajo entender que los aderezos de ensaladas sean de sobre e industrializados, llenos de químicos y aditivos. Es sabido que la sal de mar es mejor, así como endulzar con panela, azúcar morena o miel, pero siguen sirviendo y preparando todo con azúcar blanca procesada y sal de mesa. Ni hablar del postre por excelencia, la gelatina comercial, repleta de azúcar. Contradictorio, ¿no? En los menús no faltan los jugos tibios hechos de pulpa, pollos y verduras hervidas e insulsas y por supuesto el famoso consomé, que en su apariencia no es más que agua tibia de color verde o café. Dicen que para buen hambre no hay mal pan, pero por favor no abusen.

La gastronomía está en permanente evolución, al igual que la medicina. Es inaudito que a estas alturas no se le preste más atención a la calidad de la comida hospitalaria, sabiendo que es vital para la sanación de los pacientes. Pregunto: ¿no se sentirá mejor alguien que come con placer y felicidad que quien da picotazos forzados con el tenedor, traga casi sin masticar y lo hace por obligación?

Idea de negocio: hospitales, clínicas, chefs, médicos y nutricionistas, unan esfuerzos y conocimiento para hacer que su cliente/paciente viva una grata experiencia que alimente alma y cuerpo; éxito garantizado. Buen provecho.

De postre: La Monferrina, un restaurante italiano maravilloso. Pastas frescas y salsas caseras. Imperdible la carbonara, con todas las de la ley, con guanciale y, obvio, sin crema. (Carrera 4.ª n.° 26B-29).

MARGARITA BERNAL
Para EL TIEMPO
www.elcondimentario.com

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.