¿Quién pidió pato? / El Caldero

¿Quién pidió pato? / El Caldero

El pato ha sido una de las aves más apreciadas en la historia de la cocina.

Foto:
Por: SANCHO
06 de septiembre 2018 , 11:28 p.m.

No hay duda: el pato ha sido una de las aves más apreciadas en la historia de la cocina.

Los franceses lo adoran y lo utilizan como ingrediente principal de algunos de sus platos más célebres. Los chinos lo exhiben a la entrada de algunos restaurantes populares de tradición, y lo preparan de muchas formas: entre ellas, la del famoso pato laqueado, que debe ser adobado con varios días de anticipación a la cocción, y que logra una corteza crocante, algo dulzona, y un interior tierno, jugoso y lleno de sabor.

Realmente, comer un buen pato laqueado será siempre un gran placer. Pero no solo es exigente su preparación, que comienza con la elección del ave y su correcta marinada, y demanda un punto preciso que permita disfrutar sus bondades tanto por dentro como por fuera, sino que también es exigente su puesta en escena.

El pato laqueado es ideal para llevar al centro de la mesa –una vez alistado: que es otro proceso complejo y delicado– y para compartir entre un grupo de comensales que seguramente no habrán pedido más plato fuerte que este, dado su tamaño. Ideal para comer sin prisa, para ir conversando mientras arman crepes o pequeños tacos con las lonjas delgadas del pato, y lo van aderezando con salsas que ofrecen desde sabores agridulces hasta algunos bastante picantes.

Hace poco disfruté en maravillosa compañía un muy buen pato laqueado en el restaurante Osaki, que cada vez amplía su repertorio de platos orientales, con destacados resultados.

Se trata de un plan gastronómico poco común, y en realidad muy divertido… además de sabroso, por supuesto. La idea es tomar hojas de lechuga o crepes recién preparadas y armar cada bocado de manera diferente: primero, por ejemplo, con la tradicional salsa hoisin y un toque de cebolla caramelizada con chiles, y luego con la increíble combinación de soya, dulce y un toque cítrico. Y, entre uno y otro, probar el pato tal y como llegó a la mesa, sin más.

Después de disfrutar un pato laqueado como el de Osaki, los iniciados en esta materia podrán entender por qué es tan apreciada esta ave en tan diversas geografías y en tantas cocinas.

¿Dónde y cuándo?

Osaki. Calle 118 n.° 6A-37, Bogotá. Teléfono: (1) 6447766.


SANCHO
CRÍTICO GASTRONÓMICO
elcalderodesancho@yahoo.com.co

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.