¿Un lomo al trapo? ¡Por qué no!

¿Un lomo al trapo? ¡Por qué no!

Sancho habla del restaurante La Antigua, en el centro de Bogotá. 

Foto:
Por: CULTURA Y ENTRETENIMIENTO
06 de junio 2019 , 10:25 p.m.

Andaba en el centro de Bogotá adelantando diligencias de esas que implican filas demoradas y el encuentro con funcionarios indeseables.

La hora del almuerzo se acercaba y yo comprobaba con desconsuelo que mi turno estaba lejos. La lluvia se soltó con fuerza cuando por fin logré escapar de aquel despacho.

El hambre, que me acosaba hacía rato, se tradujo en un irreprimible antojo carnívoro.
Sí, me atacaron las ganas de un buen trozo de carne. Y mientras caminaba en busca de un lugar para calmar mi antojo, confirmé que en el centro de la capital abundan los llamados corrientazos y escasean los buenos restaurantes.

Finalmente, en la muy transitada calle 19, encontré una parrilla que me invitó a cruzar la puerta: La Antigua.

Tenía una pantalla gigante con un partido que me interesaba, de manera que el fútbol y una cerveza fría ayudaron a relajar el ánimo que habían alborotado los despachos públicos.

Me encontré en la carta un corte de carne que me hizo pensar en las chimeneas de los años juveniles: un lomo al trapo.

Y solo después de haberlo ordenado pensé que tal vez había cometido un error, que ese sabor a brasa que esperaba no sería fácil de lograr en la cocina de un restaurante, que quizás no darían con el punto que a mí me gusta: rojo por dentro, jugoso.

Por fortuna, no demoraron en llevar a la mesa un lomo al trapo que superó mis expectativas, que me llevó sin remedio a los tiempos en los que era tan común cantar en compañía de alguno de los buenos amigos guitarristas mientras en la chimenea se asaba uno de estos lomos cuya corteza combina el sabor de la brasa y de la sal.

Llegó en el término perfecto, lo comí despacio, disfrutando cada bocado, y muy pronto pude olvidar las incomodidades de la jornada.

Un buen hallazgo fue este de La Antigua. Se nota que allí –como me lo confirmaron luego– saben de cortes, de términos y de parrilla: un arte que tiene sus secretos.
Solo una recomendación: revisar la carta de vinos e incluir en ella algunas referencias que sean dignas de acompañar con todas las de la ley un buen corte como el que disfruté esa tarde lluviosa o alguno de los chuletones, de los bifes y de los medallones que desfilan en el capítulo del carbón.

La Antigua, calle 19 n.° 5-92, Bogotá. Teléfono (1) 2844083.

Columna El caldero, de Sancho, crítico gastronómico. Correo elcalderodesancho@
yahoo.com.co

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.