Un bar de Bogotá, entre los mejores del mundo

Un bar de Bogotá, entre los mejores del mundo

Enano, en el restaurante El Bandido, fue incluido en la lista 2018 de los mejores bares de cocteles.

Barra de Enano

La barra de Enano, que como su nombre indica es un bar muy pequeño –y casi escondido– pero muy acogedor.

Foto:

Abel Cárdenas / EL TIEMPO

Por: Liliana Martínez Polo
02 de abril 2019 , 02:56 p.m.

En el escondido bar Enano, de Bogotá, aún es un misterio cuál de todos los clientes que lo visitaron de forma anónima durante el último año resultó ser un crítico de la mundialmente famosa ‘Condé Nast Traveller’.

Por la reseña que se publicó en la revista al cerrar el 2018, supieron que ese visitante incógnito primero pasó por El Bandido –el concurrido restaurante que en el trasfondo alberga este bar miniatura, pero muy acogedor–, donde muy probablemente probó el ‘coc au vin’ que recomienda. Después, ya en el bar Enano, tomó el ‘sazerac’, uno de los cocteles clásicos que se prepara en este sitio, aunque no está en la carta. Y lo acompañó con ostras de Seattle, un bocado sujeto a disponibilidad de la materia prima, pero que es uno de los orgullos de una carta para picar que solo ofrece pequeños bocados de detalles diminutos en su presentación, muy acordes con el nombre del bar.

Bar Enano

Wilman Corredor es el bartender de este pequeño lugar que cobra vida independiente en el corazón de otro restaurante.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

Aquella visita (o visitas, no se sabe si el crítico acudió más de una vez) dio no solo para la reseña, sino para su inclusión en la selección de la guía titulada: ‘Los mejores bares de cocteles en el mundo’: ‘The Gold List 2018’.

Enano estaba allí, entre diez seleccionados, algunos de fama mundial como el Harry’s New York Bar, de Paris; The Dead Rabbit, de Nueva York, y The Gibson, de Londres, entre otros. Enano, de Bogotá, y Baltra Bar, de Ciudad de México, fueron los únicos latinoamericanos en la selección, que además incluyó sitios de Alemania, Suecia, Canadá y Shanghái.

Los fundadores del bar Enano se enteraron de la publicación cuando empezaron a llegar clientes diciendo que la habían leído. Era hora quizás de contar la forma como el Enano ha venido creciendo en popularidad, gracias a un voz a voz inicial, hasta requerir reservas cuya antelación llega a ser, a veces, de 15 días. No falta quien llegue sin reserva, dispuesto a esperar, o al entrar por curiosidad a El Bandido descubre el Enano y tiene la suerte de encontrar un espacio.

El restaurante El Bandido, abierto en noviembre del 2011, allí donde termina la calle de los anticuarios, ya era famoso cuando el espacio del fondo, que era un patio con bodega, cobró vida y estilo propio bajo el nombre de bar Enano, en julio de 2015.

Pudo haber sido una ampliación más de El Bandido, comenta Fabián Pulido –administrador del lugar–; simplemente se pudo haber adecuado el espacio para poner más mesas. Pero los socios del proyecto quisieron darle un carácter independiente. La inspiración vino de la misma historia de la coctelería, de esos bares que se vuelven famosos en alguna ciudad del mundo.

En este caso, se inspiraron en el American Bar de Viena (abierto en la capital austriaca en 1907, con diseño del arquitecto Adolf Loos), con cuya influencia nació Enano, conservando el aire del sitio europeo.

Su atmósfera es íntima –incluso, con penumbra en el día–. Solo caben tres mesas pequeñas y una barra, espacio en para apenas 15 (máximo 20) personas, además de otras ocho en las dos mesas del patio que separa a Enano de El Bandido.

En la calle de los Anticuarios, ningún aviso delata su existencia. Hay que atravesar El Bandido para llegar a él. Y es otro mundo, con cocina y barra independientes. Lo que se come en El Bandido no se sirve en Enano, como tampoco la coctelería es la misma. El ambiente del primero es más ruidoso, más bistró, más alegre y movido. Mientras que el del segundo tiene un toque discreto, buena música, bocaditos pequeñitos (minihamburguesa, huevos a la diabla, un tartar y un paté cuyos tamaños no alcanzan a ser los de una entrada) y, claro, la coctelería que le valió el lugar en la selección de ‘Condé Nast’.

El ‘bartender’, Wilman Corredor, dice que el público se divierte mucho probando el penicilín, un trago con dos tipos de whisky, limón y ‘ginger’ que sirven de forma inusitada, con un spray de aromatizante y luego con un primer trago servido en jeringa.

Pero es el único que tiene cierto tipo de puesta en escena. Los demás son tragos son de coctelería clásica y presentación sobria. Como el ‘sazerac’, un coctel de los viejos entre los clásicos, y recomendado por ‘Condé Nast’.

Ahora, también hay cocteles de autor, que llevan nombres de aviones que eran famosos de los años 60 y 70: ‘super constellation’ es una mezcla de ginebra, ‘prosecco’, ‘chartreuse’, limón y toronja, y el ‘sad concorde’ lleva ‘bourbon’, Pedro Ximenes, Ancho reyes y naranja.

Las mesas interiores siempre tienen a la mano viejas revistas Playboy que van rotando. “Pensamos en que este sería el bar en el que Hugh Hefner esperaría su avión en Dallas”, dice Pulido para alimentar la fantasía.

Pensamos en que este sería el bar en el que Hugh Hefner esperaría su avión en Dallas

Dónde y cuándo

Dirección: Calle 79B n.º 7-12 (queda en el trasfondo del restaurante El Bandido).
Teléfono: 212-5709.
Horarios: de 5 p. m a 2 a. m., de martes a sábado.
Precios: desde 22.000 pesos. Promedio: 34.000. El ‘sazerac’ cuesta 45.000 pesos.

LILIANA MARTÍNEZ POLO
EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.