Secciones
Síguenos en:
¿Para dónde vamos? Para viejos
Equipo de Envejecimiento Saludable

Equipo de Envejecimiento Saludable

Foto:

Archivo particular

¿Para dónde vamos? Para viejos

En tiempos de pandemia, donde tantos adultos mayores han muerto, vale la pena valorar los años.

Increíblemente, la pandemia del covid-19 ha cobrado las vidas de los mayores de manera infame. Y con ellos, se ha ido la memoria, la enseñanza, la tradición.

Aunque todas las vidas son valiosas (Colombia se acerca a los 70.000 muertos y el mundo a los 3 millones) ver a los viejos morir, muchas veces con su pareja, tiene que llevarnos a reflexionar qué queremos de la vida y de nuestro futuro como adultos mayores.

De niños, cuando a veces preguntábamos para dónde íbamos, los padres y abuelos nos decían: “Para viejos”. Y sí, a menos que por otros hechos tengamos que irnos no tan mayores, la consigna de la vida es morirse de viejo, con canas y arrugas, y orgullosos de estas y de la experiencia que nos han dado los años.

Ante los hechos que están sucediendo por el covid-19, nuestra obligación no solo es cuidarnos para evitar el contagio, sino también aprender a envejecer con amor y cariño por nosotros mismos.

Y ese es el tema de este domingo 18 de abril en el blog Café Literario (http://blogs.eltiempo.com/cafeliterario), en el que los doctores Jorge Felipe Ramírez León y Carlos Alberto Cano Gutiérrez, y su equipo, con su experiencia, son los personajes que con su trabajo ayudan a muchas personas en el proceso de aprender a envejecer bien, con alegría, dignidad y aprovechando al máximo su experiencia y conocimientos, no solo como médicos, sino también como conferencistas.

Ser viejo no es encerrarse ni sentir que ya una persona no sirve. Todo lo contrario, es tener la capacidad de aprovechar mejor el tiempo libre que deja la jubilación, rodearse de buenos libros, buenos amigos, buenas propuestas de cine y televisión, dedicar los días a la jardinería hogareña y la tranquilidad de ver pasar el tiempo sin afanes.

Seguramente caminaremos más lento, perderemos oído, visión y memoria, y llegarán los achaques, pero en esos años es cuando más debemos tener capacidad de resiliencia y de amor por nosotros mismos.

Y podremos decir, sin miedo y hasta con una sonrisa, al fin llegamos dónde íbamos, como nos vaticinaron de niños: a viejos, pero bien.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.