¿Quién inventó realmente las papas fritas?

¿Quién inventó realmente las papas fritas?

Francia y Bélgica se disputan su autoría, pero hay otros países que se atribuyen su real origen.

BBC Mundo: Papas fritas

Estadounidenses, canadienses, inglesas, belgas o francesas. Son muchos los países que pueden reclamar ser los dueños de los papas fritas.

Foto:

Getty Images / BBC

Por: Emily Monaco - BBC Travel
23 de agosto 2018 , 12:53 a.m.

Ya sea pescado y papas fritas en Inglaterra, un plato de "poutine" en Québec, filetes parisinos con papas a la francesa, papas fritas belgas con mayonesa o, incluso, una orden "gigante" de papas fritas en EE. UU., muchos lugares han hecho suyas las sencillas papas fritas.

A pesar del nombre común de este plato -y el hecho de que Francia le ha dado al mundo muchas comidas famosas, desde la baguette al soufflé-, las papas fritas son belgas, sin lugar a dudas, al menos para Albert Verdeyen, chef y coautor del libro Carrément Frites, que traza la historia de esta preparación.

"Los estadounidenses las llaman papas a la francesa", dijo, "pero no son papas francesas, son papas francófonas".

¿Bélgica?

La tradición popular afirma que las papas fritas originales nacieron en Namur, en la Bélgica francófona, donde los lugareños eran especialmente aficionados al pescado frito. Cuando el río Mosa se congeló durante un invierno frío en 1680, la gente fritó papas en lugar de los peces pequeños a los que estaban acostumbrados, y nacieron las papas fritas.

Los defensores de esta historia afirman que esta ciudad belga no es solo la fuente de las papas fritas, sino de su nombre: los soldados estadounidenses, estacionados en la región francófona durante la Primera Guerra Mundial, apodaron a las papas fritas como "papas a la francesa", y así nació (aunque ligeramente impreciso) el apodo común.

Aunque Bélgica está solicitando en la actualidad a la Unesco que respalde a las papas fritas como icono oficial del patrimonio cultural belga, algunos afirman que esta leyenda no se sostiene del todo.

¿Francia?

El historiador culinario Pierre Leclercq, profesor de la Universidad de Lieja, señaló en un artículo que la historia sobre las papas fritas "no es plausible" .

Primero, y ante todo, explicó Leclercq, incluso si la leyenda basada en Namur es cierta, es mucho más probable que ocurriera, no en 1680, sino en 1739: después de todo, escribió, las papas no se introdujeron en la región hasta 1735. Pero incluso una vez que los habitantes de Namur tuvieron los tubérculos a su disposición, dijo Leclercq, es poco probable que los fritaran.

"En el siglo XVIII, la grasa era un lujo para las personas de recursos limitados", afirma, explicando que, por esa razón, parece sospechosa la idea de que los pobres desperdiciaran la grasa utilizándola para freír.

Leclercq no es el único en creer en una historia diferente para el origen de las papas a la francesa. Algunas personas, especialmente los franceses, toman el nombre del plato de una manera un poco más literal.

Estos defensores de una papa frita realmente "francesa" afirman que la primera forma de esta preparación fue el Pont-Neuf, una patata frita vendida en carritos por vendedores ambulantes en el puente más antiguo de París, el Pont Neuf, a finales del siglo XVIII.

Por un lado, es difícil saber si las referencias escritas a las papas fritas se refieren a trozos fritos de papa, o más bien a rodajas salteadas en una sartén con mantequilla.

Las papas a la francesa aparecen por primera vez por escrito, en su forma actual y con la tradicional técnica de doble fritura para lograr la corteza perfecta y el interior tierno, a principios del siglo XX en una guía belga llamada Traité d'économie domestique et d 'hygiène (Tratado de Economía e Higiene Doméstica). Pero para Leclercq, incluso esto no es suficiente para demostrar de manera categórica el carácter belga de las papas fritas.

Un platillo del mundo

Pero tal vez no es su "partida de nacimiento" lo que importa a la hora de decidir quién merece reclamar a las papas fritas, sino quién creó la versión más emblemática del plato.

Para algunos, las papas a la francesa, sin importar sus orígenes francófonos, se han vuelto estadounidenses, donde el consumo promedio por persona es de cerca de 29 libras al año.

Mientras tanto, Canadá, hogar de McCain Foods, el mayor fabricante mundial de papas fritas congeladas, las ha convertido en un plato nacional gracias a la Poutine, la combinación de papas fritas, cuajada de queso y salsa que apareció por primera vez en la zona rural de Québec en la década de 1950.

Cómo las raciones militares de guerra cambiaron la comida

En 1928, The New York Times declaró al "fish and chips", pescado y papas fritas, el "perro caliente de Inglaterra".

Después de todo, en un mundo donde las papas fritas a menudo se reducen a ser solo un acompañamiento de hamburguesas, carne o pescado, o una base para salsa y queso, solo en Bélgica las papas fritas son en sí mismas una comida: de manera tradicional, hechas con la variedad de papa holandesa Bintje, estas papas fritas son siempre fritas en sebo de res (nunca en aceite), amontonadas en un cono de papel con un toque de mayonesa.

"Creo que los belgas pueden, muy fácilmente, comerse papas fritas por su cuenta", dijo el escritor Albert Verdeyen.

Quizás esto es lo que hace toda la diferencia.


Créditos: BBC Mundo

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.