Nuevas tribus de la moda ‘millennial’

Nuevas tribus de la moda ‘millennial’

Conservadoras, ultrafemeninas, minimalistas: así son las subculturas que emergen en esta generación.

Comportamiento de los 'millennials

Nuevas tribus de la moda ‘millennial’.

Foto:

Archivo Particular

Por: Pilar Bolívar
31 de marzo 2020 , 09:42 p.m.

Al ingresar en una nueva fase de sus vidas, mientras unas empiezan su trayectoria laboral (las más jóvenes) y otras crean su núcleo familiar (las más veteranas), las mujeres 'millennial' marcan nuevas pautas de comportamiento, de estilo y de mentalidad. Conservando la importancia del sentido de pertenencia, hacen de la estética y de su atuendo sus símbolos de validación y de cohesión a sus propias tribus.

En el 2017, el equipo creativo de la compañía española Domestic Data Streamers –dedicada a la investigación sociocultural mediante el análisis de datos y storytelling– junto a la marca de licores Absolut, desarrollaron un experimento durante las fiestas que organiza esta última a nivel mundial (las absolut nights), para identificar las nuevas tribus entre la generación millennial.

El resultado fueron tres subgrupos: los Techysound, mayoritariamente femenino (54 por ciento de la población analizada) y en torno a los 28 años que conecta a la música con los avances tecnológicos y prefiere los festivales de música.

Los Artechy, una tribu masculina en torno a los 29 años, que son los más fáciles de seducir a través de la novedad y por ello son los más propicios a convertirse en influenciadores y early adopters de tendencias al usar la tecnología para transmitir mensajes artísticos. Y los Soundarty, los más jóvenes (26 años), sensibles al arte, que entienden la música como una obra para transmitir emociones; también son los que llegan primero a una fiesta, y los que primero se van.

(Le puede interesar: Tarjeta de crédito, el producto principal entre menores de 25 años)

Ahora, la investigación salió de la fiesta y se sumergió en el guardarropa, de la mano de las organizaciones especializadas en el análisis y la predicción de las tendencias del consumo, como WGSN , que identificó los nuevos patrones de agrupación de esta generación con edades entre 25 y 39, basándose en sus elecciones delante del clóset y en su dependencia a los dispositivos digitales al ser las redes sociales las divisas culturales de identificación y de conexión con su tribu de estilo.

Las conservadoras

Elegantes, sofisticadas pero sobre todo modestas. Así son las millennials recatadas que han seguido fielmente el evangelio de la moda según Pierpaolo Piccioli, quien tapizó a la casa Valentino con la estética del largo midi (hasta la media pantorrilla), los ruedos volados y los cuellos altos plisados, de corte victoriano y que han sido un éxito en ventas pues, según datos de WGSN Instock, el vestido midi fue el largo estrella para las marcas que adoptaron la tendencia en Reino Unido (estas prendas fueron adoptadas por el 48 por ciento de marcas de moda en Inglaterra) y en Estados Unidos (29 por ciento), mientras que el cuello alto se llevó el 34 por ciento y el 21 por ciento en la temporada otoño/invierno 2019, respectivamente.

Se trata de un estilo asociado a las consumidoras musulmanas, debido al cubrimiento de las piernas, los hombros y las clavículas (se contagia de sofisticación al explorar en colores, estampados y texturas) y al encontrar entre sus musas a fashionistas como Leena Ha (@leenalghouti) que hacen de la hijab su must. No obstante, entre sus influenciadoras hay numerosas judías como Rachelle Bracha Yadegar (@rachelleyadegar) y blogueras y diseñadoras como Harley Viera Newton; inclusive, el auge de esta tribu ha sido apoyado por marcas libres de credo religioso como la neoyorquina Batsheva, que reivindica el vestido femenino y las estéticas desde el estilo victoriano, pasando por las pioneras del viejo oeste americano hasta los diseños de pradera del hipismo. Y el gigante del retail de moda online, Net-a-porter, empezó a destinar una sección de estilo modesto y lanzó recientemente su ‘colección para Ramadán’.

Elegantes, sofisticadas pero sobre todo modestas

Las nórdicas

No obstante, al pensar en las regiones escandinavas lo primero que llega a la mente es el minimalismo, a raíz del movimiento generado por las it-girls emergentes de marcas escandinavas populares en Instagram, surgió una nueva tribu de estilo que contrasta el maximalismo y el minimalismo mediante diseños sencillos con colores y volúmenes arriesgados y que marca el paso entre las mujeres millennial que han crecido en un ambiente de incertidumbre por las tensiones políticas y económicas globales y de no llegar a fin de mes pues, según un análisis de datos de la Reserva Federal estadounidense realizado en 2017 por el grupo activista Young Invincibles, las millennials ganan un 20 por ciento menos de lo que recibían sus padres a su misma edad. De ahí que esta estética sea una forma de escapismo.

Debido a su carácter contrastante, este estilo que se compone de detalles altamente femeninos, como los tacones puntiagudos, los abrigos con cuellos afelpados y los vestidos de colores pasteles, que cortan el romance visual con tenis de suelas robustas y sombreros de pescador, de colores propios del algodón de azúcar.

Asimismo, entre sus marcas de culto se encuentra la danesa Ganni, que enlaza los valores atractivos tanto para las millennials, como para sus sucesoras de la generación Z, al ofrecer un servicio de alquiler de ropa Ganni Repeat, que pretende reducir las 39.000 toneladas de desechos textiles que se producen anualmente en Dinamarca.

Las renacentistas

En 2019, Leandra Medine, musa millennial por sus outfits y su publicación digital The Man Repeller, acuñó el término rennaisencecore para referirse al auge de los vestidos inspirados en la estética del renacimiento. Sin embargo, su referencia a esta estética terminó en el establecimiento de una subcultura que le rinde culto a la feminidad de otros tiempos al incluir en su uniforme de identidad aretes colgantes de perlas, blusas tipo corsé y dos hits de la moda de las últimas temporadas: las mangas abultadas o con boleros (y que han sido la estrategia de seducción de la colombiana Johanna Ortiz para brillar en la escena internacional) y las diademas majestuosas, decoradas y acolchadas, que impuso Prada en su desfile de la temporada primavera/verano 2019 y que no tardó en volverse viral gracias a los posts de la aficionada a la moda de la realeza Elizabeth Holmes, en su blog especializado en este segmento So Many Thoughts.

esta tribu se identifica con el uso de detalles propios de la estética del tocador clásico

Además de una carga visual rústica femenina, esta tribu se identifica con el uso de detalles propios de la estética del tocador clásico (budoir francés) y de la ropa de cama de la época victoriana, como los camisones de seda con encajes que combinados con tenis de suelas contundentes y mom jeans se convirtieron en el uniforme de pertenencia a esta tribu ultrafemenina que encuentra en Kristen Marie Nichols (@kristenmarienichols) y @nelliediamond, además de Elizabeth Holmes, a sus máximas exponentes.

Las minimalistas

Con ingresos limitados que no corresponden a su adicción al trabajo y al ser el blanco de un bombardeo de estímulos digitales, las millennials son un grupo demográfico complejo que ha gestado una vertiente defensora de la llamada ‘cultura del hartazgo’, cuya bandera es una estética simplificada, cómoda y funcional que justifica su mentalidad del menos es más –muchas veces, son renuncias forzadas por lo bello, armónico y, por ende, más costoso, debido a la baja capacidad de sus bolsillos– que las induce a invertir su dinero en diseños básicos que aguantarán el paso del tiempo (que a la vez, las aúna en torno a su conciencia del costo ambiental de sus compras y por ello se toman su tiempo para adoptar así nuevas tendencias) o en alternativas de buena calidad más asequibles, que imiten la estética que las tienta .

De ahí que las tiendas de segunda mano, las plataformas de ropa vintage o los llamados garaje sales, o ventas de armarios de personajes reconocidos en las redes por su buen gusto delante del armario –y que en ocasiones incluyen diseños de marcas costosas–, sean las vitrinas favoritas de esta tribu.

Allí, además, se encuentran piezas clásicas, sin connotaciones de género y con toques futuristas o aun de corte zen y monástica debido a la predilección por los cortes asimétricos y los juegos de capas y anudados en una paleta uniformada bajo la dupla tonal beige y gris. Si bien sus referentes de estilo son las diseñadoras Stella McCartney y Phoebe Philo, las millennials minimalistas se congregaron a partir de la serie de la gurú del orden Marie Kondo, en Netflix.

Las hogareñas

Quedarse en la casa es la nueva forma de salir para esta tribu de millennials. Y su política se encuentra apoyada por la creciente tendencia hacia estilos de vida más flexibles que hacen del teletrabajo su nueva metodología laboral. Así, las hogareñas logran su cometido, por un lado, de realizar su vida como madres disfrutando su espacio seguro, su hogar, como su espacio para vivir, disfrutar el ocio y reducir sus niveles de estrés y sus huellas económica y ambiental.

Pero para este segmento, pasar más tiempo en la casa y cumplir su ciclo de vida como mujeres líderes de su santuario de vida no implica renunciar al estilo y por ello gravitan en torno a las prendas tan cómodas como versátiles que funcionen tanto en la intimidad como en ocasiones públicas, siendo el pijama look su overol.

Las marcas no han dormido ante este retorno al nido de las mujeres millennial e inclusive, algunas como Hill House Home, Daily Sleeper y Offhours encontraron en esta tribu su propio caldo de cultivo, ofreciéndoles colecciones para trabajar desde casa, con diseños cozy y prácticos tanto en estética, como en cuidado. Dentro de sus máximas exponentes en redes sociales están Lauren Gores (@laurengores), Julia Hengel (@juliahengel) y Ally Walsh @allywalsh, entre otras mujeres, madres jóvenes que han hecho del abrigo casero envolvente de Offhours el imprescindible y símbolo de validación tribal ya que, al preferir las marcas que apoyan una causa social, las hogareñas encuentran altamente atractivos los valores de este sello neoyorquino que se encuentran arraigados en el descanso de calidad, la práctica creativa y los espacios seguros, además de destinar un porcentaje de sus ventas al apoyo de organizaciones que promueven el desarrollo de las habilidades de las personas sin hogar.

PILAR BOLÍVAR
Para EL TIEMPO​@lavidaentenis

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.