¿Recuerda cuando los superhéroes eran de tinta y papel?

¿Recuerda cuando los superhéroes eran de tinta y papel?

Para ver la era dorada de los héroes enmascarados hay que remontarse a sus orígenes en el cómic.

Héroes de Marvel

Los héroes de Marvel se caracterizan, más allá de sus poderes, por fallas y defectos que los humanizan.

Foto:

Marvel

Por: EL TIEMPO
16 de marzo 2019 , 11:40 p.m.

Joseph Campbell lo tenía claro: los seres humanos anhelamos historias y, entre ellas, respondemos a las que narran la jornada de un héroe, un ser que se aparta de su cotidianidad y se lanza a la aventura, enfrentando en el camino fuerzas descomunales, enemigos temibles y, en ocasiones, sus propios defectos.

El héroe, decía Campbell, emerge de su travesía transformado, dotado de poderes para hacer el bien a sus semejantes. Acuñó su forma de pensar en esta frase: “Ya sea el héroe ridículo o sublime, griego o bárbaro, gentil o judío, su aventura varía poco en cuanto al plan esencial”.

El concepto de Campbell es esencial para entender la fascinación que producen los superhéroes que habitan hoy en la gran pantalla. Luego de años de decepciones y –aceptémoslo– desastres, el nuevo siglo trajo consigo un renacer en el que héroes de todos los orígenes, colores y tamaños han podido alzar vuelo, a veces de manera literal.

Pocos pondrían en duda que fue DC, el eterno rival de Marvel, el que con ‘The Dark Knight’, de Christopher Nolan, disparó en 2008 el pistoletazo que marcó este renacer. Pero no es posible olvidar que ese mismo año, de manera más discreta, Marvel presentó el ‘Iron Man’ de Jon Favreau. Y mientras que nadie en DC, ni siquiera el mismo Nolan, logró replicar el éxito de su enmascarado nocturno, Marvel construyó sobre su hombre de hierro un imperio de más de veinte películas que ha recaudado más de 14.000 millones de dólares en todo el mundo y que se apresta a contar su episodio final (tan final como puede ser algo en el mundo de los cómics) con el estreno, en abril, de ‘Avengers: Endgame’.

Nada más ajeno a lo que prometía el futuro cuando Marvel era una compañía en problemas, incapaz de capitalizar el encanto de su amplio catálogo de héroes y villanos. Pensar en llevarlos al cine traía ecos de fracasos como ‘Howard the Duck’, que solo puede describirse como el peor fiasco de 1986.

A fines de 1996, la empresa vio bajar sus acciones a tan solo 2,3 dólares, mucho menos de la décima parte del valor que tenían tres años antes. Para evitar la bancarrota, la compañía tuvo que vender los derechos de algunas de sus propiedades más valiosas, como ‘Spider-Man’, que pasaron a ser de Sony en 1999.

Pero tras enderezar el rumbo, Marvel tomó la decisión que cambiaría su destino.

En lugar de dejar que otros hicieran sus películas, un modelo que dio origen a éxitos como ‘X-Men’ y, en menor medida, ‘Blade’, pero también a fracasos tan resonantes como ‘Daredevil’ y ‘Electra’, la marca iba a convertirse en productora y ‘Iron Man’ sería su primera prueba.

La pasó, sobra decir, con honores. No solo fue un éxito de crítica y de taquilla, sino que hizo posible construir lo que hoy se conoce como el Universo Cinematográfico de Marvel (MCU), una red de películas conectadas que cruzan a unos personajes con otros y los llevan en arcos individuales hacia un punto de encuentro espectacular.

En otras palabras, lo que había estado haciendo en los cómics desde siempre.

Héroes y villanos

La proeza de Marvel en el cine se basó en la obra de docenas de escritores y dibujantes que habían creado a lo largo de muchos años a personajes que, a pesar de poder volar o derribar edificios de un puño, eran innegablemente, entrañablemente (¿adorablemente?) humanos.

Los héroes de DC eran figuras mesiánicas como Supermán o la Mujer Maravilla, con poderes solo rivalizados por su fibra moral. Los de Marvel, en cambio, se distinguían por una plétora de defectos.

Iron Man es un genio, sí, pero acosado por el alcoholismo y por la culpa de una fortuna construida mediante la venta de armas; Bruce Banner lleva el poder que lo transforma en Hulk como una carga, no un don: Ant-Man protagonizó episodios de violencia doméstica y hasta Thor, que literalmente es una deidad, comienza su arco en la Tierra desprovisto del poder que le está destinado, pues por su arrogancia su padre decide que no es digno de tenerlo.

Los arcos de las historias de Marvel ponen a prueba más que la fortaleza de sus héroes.

‘El soldado del invierno’ obliga al Capitán América a decidir entre su deber y su lealtad con su único amigo. Renacido le quita a Daredevil su trabajo, su hogar, sus amigos y, por poco, su cordura. Y ‘Las cinco pesadillas’ enfrenta a Tony Stark con sus peores miedos: que la tecnología que hizo posible a Iron Man se vuelva común y otras fuerzas la usen para hacer el mal.

El legado de Stan Lee

Así como el imperio Marvel en el cómic se construyó sobre el genio de Stan Lee, el imperio fílmico se debe a la visión de Kevin Feige.

Lee fue el escritor que dio vida a una multitud de personajes –de los Cuatro Fantásticos a Spider-Man, Iron Man, Black Panther y los X-Men–. No lo hizo solo, pues contó con el indispensable aporte de leyendas como los dibujantes Jack Kirby y Steve Ditko, pero su carisma y ‘showmanship’ lo hicieron reconocido en todo el mundo.

Feige, por su parte, tenía 27 años cuando incursionó en la producción de ‘X-Men’. Lo que aprendió allí lo llevó a imaginar un mundo de héroes que interactuaban en la pantalla como lo habían hecho antes en el papel. Cuando fue nombrado presidente de Marvel Studios, en 2007, se propuso convertir su visión en realidad. Diez años después, él también puede contar su propia y heroica jornada.

Cinco historias esenciales

Winter Soldier

Aunque se lo creía muerto durante la Segunda Guerra Mundial, Bucky Barnes, el mejor amigo de Steve Rogers, regresa convertido en un arma letal al servicio de Rusia. Con ayuda de Sharon Carter, el Capitán América lucha para devolverle la memoria y salvar no solo su vida sino, tal vez, su alma.

Demon in a bottle

Tony Stark sucumbe al alcoholismo y pierde el control de su empresa y de su papel como Iron Man. Tanto SHIELD como Industrias Hammer, su principal competidor, tratan de arrebatarle su imperio. La crítica lo considera un momento esencial en la historia de un héroe cuyo mayor enemigo puede ser él mismo.

Civil War

Una tragedia lleva a los héroes a examinar su papel en el mundo. Iron Man y Capitán América terminan en lados opuestos, y la suma de alianzas deriva en un violento enfrentamiento, sin precedentes en el universo Marvel. Esta saga incluye acontecimientos claves como el asesinato del Capitán América.

Días del futuro pasado

En tan solo dos números, Uncanny X-Men ofrece un futuro distópico, en el que los mutantes han sido casi exterminados. La única esperanza es un viaje al pasado, para tratar de detener un asesinato que da origen a un programa robótico que termina por destruir el mundo. Es uno de los grandes momentos del cómic.

‘Planet Hulk’

Un Hulk exiliado de la Tierra y debilitado por un viaje intergaláctico es convertido en un gladiador en el lejano planeta Sakaar. Junto a Silver Surfer, termina convertido en un guerrero de la Resistencia que trata de derrotar al Rey Rojo. Aunque no ha sido adaptado del todo, influyó notablemente en ‘Thor: Ragnarok’.

EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.