Secciones
Síguenos en:
Diana Avella, la dama del ‘hip hop’ colombiano
Diana Avella

La rapera bogotana lleva veinte años en la escena urbana. 

Foto:

Andrea Moreno

Diana Avella, la dama del ‘hip hop’ colombiano

La rapera bogotana lleva veinte años en la escena urbana. 

Hoy trabaja en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación aportándole a las víctimas desde el arte.

Las mayores armas que hoy tiene Diana Avella son su voz, su profesión como pedagoga y su trabajo en el Centro de Memoria,Paz y Reconciliación. Es una activista o ‘artivista’, como ella misma dice. Hablar de ella es crear puentes entre la música, el activismo y la academia.

Dice ser la rapera viva y vigente que ha logrado cosas más importantes en Colombia, y no es en vano: ha sido la única mujer en el género invitada a cantar con la Orquesta Sinfónica de Bogotá; es la primera mujer en Colombia curadora del Hip Hop al Parque, pionera también como curadora en Cámara y Comercio en el Bogotá Music Market que sucedió recientemente, del 7 al 10 de septiembre, y por no mencionar más, fue la primera mujer jueza de la Red Bull Batalla de los Gallos en Colombia, la competencia de rap improvisado más reconocida en el mundo. Este año fue elegida nuevamente como jurado en la final nacional, la cual ocurrió justamente el sábado 11 de septiembre.

Desde sus 11 años, cuando decidió ser rapera inspirada por el grupo La Etnnia, tuvo que transgredir dos paradigmas importantes: el de ser mujer, en un género musical machista, y el de ser rapera, en un género que no es tan reconocido por las ‘altas esferas’ de la cultura tradicional. En el año 2000 se lanzó como artista con sus primeras presentaciones, pero no fue sino hasta el 2007 que grabó cinco canciones que, como ella las recuerda, “eran más de barrio”. En 2010 lanzó Nací mujer, el álbum que le valió una serie de reconocimientos y el inicio de lo que llama su lucha feminista.

Avella es hoy una vocera de ONU Mujeres, y su mensaje lo sigue transmitiendo a través de su música por el mundo. También ha sido invitada a escenarios en el mundo como el Festival Internacional Altavoz (Líbano, Medio Oriente), Translating Hip Hop (Berlín,Alemania), Latinoamérica Unida (México), entre otros conciertos locales en el País Vasco, Ámsterdam, Quito y hasta Sudáfrica.

La dama del hip hop colombiano en entrevista

Foto:

Andrea Moreno

La multifacética rapera entró a la academia para “escribir mejores letras de rap”. Por eso eligió una Licenciatura en Lengua Castellana que terminó con honores, y hoy adelanta una maestría en Educación en Tecnología, ambas en la Universidad Distrital Francisco
José de Caldas,
institución a la que dice deberle todo.

Un sello que se evidencia en sus letras, en su forma y en su contenido: una artista en su papel pedagógico y con un fuerte compromiso político. Fue invitada como artista pionera a la entrega del Premio Nacional a la Defensa de los Derechos Humanos en Colombia y ha sido re-
conocida por la AECID como una de las 53 colombianas que cambian el mundo.

Con todo,  Diana Avella es una bogotana como cualquiera, que cada día toma el TransMilenio que la deja en la estación Centro Memoria para llegar a su trabajo y que vive en la localidad de Suba con su hijo, quien aspira a ser chef. La rapera habló con EL TIEMPO sobre su trayectoria.

Para algunos, la cultura del rap, el arte en la calle puede ser contraria a los espacios académicos de los que usted también participa. ¿Cómo ha sido esta relación?

El arte me cambió a mí. Me transformó mi vida. En el encuentro del rap y la educación, a mí me cambió la vida porque me permitió entender muchas cosas de mi contexto social al ser una mujer hija de madre soltera, de origen popular, de un barrio humilde de la ciudad de Bogotá. Ese amor por la educación permitió, por ejemplo, que cuando me ofrecieron el cargo de coordinadora de Hip Hop al Parque, que es un cargo público, yo pudiera aceptarlo teniendo en cuenta que era una rapera con
toda la legitimidad del rap bogotano, con toda la hoja de vida como rapera, pero siendo profesional.

En sus entrevistas siempre habla de su propio estilo como rapera. Cuénteme cómo es, qué la identifica

Yo empecé a pegar muy fuerte en el rap colombiano hacia el 2000, 2002. Mi característica es que me he mantenido, todavía hago música.Mi estilo es fuerte, digamos que yo no entono. Ahora se hace un estilo entre rap y entonación y yo no lo hago. Lo que hago es rap puro, clásico, muy desde la línea del fraseo, de la perspectiva del maestro de ceremonias (MC), y mi característica es que yo hago unas letras muy contundentes.Me gané el premio con el Instituto Goethe para traducir mis letras al árabe, al alemán y a una lengua nativa de África. Yo creo que el hecho de haber estudiado lengua castellana me dio una habilidad para componer diferente a la de muchas raperas.

¿Podría definir el género de su música?

Yo hago un rap políticamente comprometido, clásico; soy la dama del hip hop clásico colombiano. Eso es lo que yo hago. Yo ya a esta edad, con este respeto que me he ganado, puedo decir que soy la dama del rap clásico colombiano.

Usted es licenciada en lengua castellana. ¿Sus letras tienen alguna inspiración literaria?

Tuve. Últimamente no leo tanto como en mi época estudiantil y de pregrado, pero tengo varios. En la época de los 2000, cuando me fui a dar a conocer en la escena bogotana, fue Las flores del mal, de Charles Baudelaire. Yo creo que ese texto me enfocó por un rap urbano, muy oscuro, pero siempre cargado de una letra muy social. Hay una canción que se llama Esclavos en silencio y creo que tiene
una influencia fuertísima de ese libro. También hay una canción llamada La tierra delsur y está inspirada en la trilogía de William Ospina. En ese entonces solo estaban Ursúa y El país de la canela. Todo mi trabajo discográfico siempre está muy influenciado por la literatura.

El álbum Nací mujer tiene algunos guiños con otros géneros. ¿Cómo han sido en el pasado esos puentes y encuentros con otros sonidos fuera de lo urbano?

Es encontrarnos conotros géneros a través de las palabras. Por ejemplo, la canción de Tierra del sur se acerca mucho al hardcore y al rock pesado. Uno nunca debe cerrarse a poder usar un sample de salsa o de rock, y poder encontrarse en la diferencia, un diálogo desde la música. Yo me arriesgo a hacer cosas distintas sin perder la identidad y la ética de lo que hago, porque, si no, me vuelvo Karol G, en pocas palabras. Es una mujer con una apuesta musical muy interesante, pero que responde a las estéticas de lo comercial, que son particulares.

La dama del rap colombiano ha sido la única mujer invitada a cantar sus canciones con la Orquesta Sinfónica de Bogotá

Foto:

Andrea Moreno

Hablando de encuentros con otros géneros, cuénteme sobre su experiencia con la Orquesta Sinfónica de Bogotá en noviembre del año pasado...

Musicalizamos tres obras mías en formato sinfónico. Nací mujer, que se hizo solamente con voces de coro, casi 40 personas, y los otros musicalizados con formato sinfónico. Fue un reto grandísimo. De las cosas difíciles que he hecho en la vida, esa. Bello, difícil y con un resultado muy maravilloso. Sobre la musicalización y las partituras: lo hicieron ellos, pero el reto fue en el ensamble, en poder entender los lenguajes de ellos, en poder acoplar a sus tiempos, a su disciplina, a su rigor. Eché lágrimas. Lloraba por todo, saludaba y lloraba. Es la escena artística por la que yo he llorado más en la vida.

¿Qué es lo que más recuerda de esa experiencia?

El primer ensayo fue en la capilla del colegio Carmelo, y la puerta siempre estaba cerrada. Yo no había visto la orquesta, y me imaginé el formato de cámara, de unos seis músicos o cuatro. Cuando abrí la puerta encontré al menos a unos 30 músicos, entre contrabajos, violines y todos los instrumentos de viento.Ellos se levantaron de la silla. Vieron que llegó la rapera, porque además éramos cuatro solistas ymi pinta, en todo caso siempre es diferente a la de la gente. Se levantaron de las sillas, dejaron los instrumentos y empezaron a aplaudir. La primera llorada. Después, entraron con Tres mujeres guerreras en formato sinfónico.

En ese momento, yo dije: ‘todo lo que he luchado en mi vida era para esto. Este era el punto al cual  yo tenía que llegar’. Segunda chillada. Y ahí en adelante todo era una emoción, un encuentro, una experiencia en contar con ese género de lo clásico, de lo académico, de lo ortodoxo.

¿Por qué escoger esas tres canciones para el formato sinfónico?

Escoger Tres mujeres guerreras para mí fue algo simbólico sobre las mujeres víctimas del conflicto armado. Cuando me llamó la orquesta, me dieron la libertad para escogerlas. Yo hubiera podido elegir las más comerciales o aquellas que han tenido más difusión en radio. Pero escogí esa para recordar a las mujeres campesinas, y en general a las víctimas, que son mujeres que en su gran mayoría no tienen una voz para poner en los medios y mucho menos en circunstancias artísticas como un concierto sinfónico. Fue una decisión acertada y bella también.

¿Cómo relaciona su música con su activismo?

El rap nació en el Bronx como producto de la migración, y yo me he mantenido en eso.Yo no sueño con números ni con ser la rapera más famosa del país, o la más escuchada. Yo sueño con hacer cultura, con generar acciones culturales que le transmitan a las nuevas generaciones la posibilidad de ser conscientes de su identidad, porque lo que transmiten los números y los youtubers es que uno tie-
ne que disfrazarse, ser un payaso, para poder tener legitimidad, y eso le hace mucho daño a la vida.

Durante el paro nacional tuvo un papel muy activo y hasta lanzó una canción. ¿Cómo fue eso?

Yo tengo una amiga que trabaja en la Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic). Justamente el día cuando sucedió la baleada de la minga estuvimos hablando. Conversé con ella y le pregunté qué cosas eran importantes. Y la hija de una compañera de mi trabajo estaba en la Universidad del Valle cuando pasó todo. Hablé con ella y en la canción narré la relevancia de los procesos, y que no solo se trataba del pueblo indígena, sino en general de los estudiantes y de todas las personas que estaban acompañando ese proceso.

¿Esa es su manera de escribir las canciones?

Yo siempre hago esa tarea. Soy como tú, una periodista, pero en el rap. [risas]

Usted venía de ser curadora con el festival y luego entró al Centro de Memoria. ¿Cómo fue ese cambio?

Venía de una situación de la muerte de mi mamá cuando entré al Centro, pero entendí que más que ser fuerte, yo tenía que ser cómplice de las víctimas, buscar las maneras para que esas acciones se puedan llevar a cabo desde el arte, desde la palabra. La gente afuera dice: ‘un concierto para qué, una entrevista para qué si eso no sirve’. Pero ellos (las victimas) me lo dicen: ‘sino fuera por estas cosas,nos vol-
veríamos locos’. Uno cree que no, y son cosas que ayudan.

¿Está trabajando en un nuevo álbum?

Estoy trabajando en la segunda producción, ya como más abierta a la industria de la música, con sonoridades e instrumentos en vivo. Yo ya he venido lanzando sencillos que van a alimentar este nuevo álbum. Lo que no tengo definido es si lo voy a lanzar en formato físico también, porque todo ha cambiado. La sugerencia es revisar la posibilidad de lanzarlo en plataformas digitales.

¿Cuándo se lanzará?

Mi sueño y mi propósito siempre sería lanzarlo en el mes de marzo,que fue lo que hice con Nací mujer. Si no es en noviembre del 2021, es en marzo del 2022. Para mí siempre es importante que sea en noviembre o enmarzo, y yo me imagino que debes saber por qué: son fechas icónicas, el 8 de marzo y el 25 de noviembre. Casi todo lo
que lanzo lo hago o en la fecha de mi cumpleaños o en estas fechas. Con pocas excepciones.

GABRIELA HERRERA GÓMEZ
ESCUELA DE PERIODISMO MULTIMEDIA EL TIEMPO
@gabiiiww98

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.