‘Volver a Montauk’, el reencuentro de un escritor con un viejo amor

‘Volver a Montauk’, el reencuentro de un escritor con un viejo amor

La cinta del director Volker Schlöndorff, con actuación de Stellan Skarsgård, retoma temas del amor.

Película ‘Volver a Montauk’

Stellan Skarsgård (der.) interpreta al escritor Max Zorn.

Foto:

Cortesía Cine Colombia

Por: EL TIEMPO
06 de julio 2019 , 10:17 p.m.

“Siempre hay un amor en tu vida al que no consigues olvidar, por mucho que lo intentes”. Con esta premisa se desarrolla ‘Volver a Montauk’, la nueva película del reconocido director alemán Volker Schlöndorff, ganador del Óscar por la legendaria película ‘El tambor de hojalata’.

Estrenada internacionalmente durante la competencia oficial del Festival Internacional de Cine de Berlín 2017, ‘Volver a Montauk’ cuenta la historia del escritor Max Zorn, ya de 60 años, que se encuentra en una gira de libros promocionales en Nueva York. Es exitoso, célebre y está acompañado por su dedicada esposa Clara. Pero, para él, la ciudad está plagada por un fantasma: el del amor de Rebecca, que perdió hace 17 años. Cuando se encuentra con la mujer que nunca ha podido olvidar, en la ciudad donde la amó, deciden pasar un fin de semana juntos. Pero ¿podrá existir un futuro para su pasado?

Escrito a cuatro manos, entre el director y el libretista Colm Toibin (las nominadas al Óscar ‘Brooklyn’ y ‘The Master’), este drama romántico es un homenaje al célebre escritor suizo Max Frisch, quien murió en 1991.

Está protagonizada por el actor sueco Stellan Skarsgard (‘Mamma Mía’, ‘Dogville’, ‘Melancolía’, ‘Avengers’), ganador del Oso de Plata en la Berlinale 1982, y la actriz alemana Nina Hoss (‘Yella; Barbara’, ‘Phoenix; Homeland’), ganadora del Oso de Plata en la Berlinale 2007. En entrevista*, Schlöndorff habla sobre la película, que ya está en los cines del país.

¿Qué hace que Montauk sea un lugar de añoranza?

Montauk significa ‘fin de la tierra’ en el idioma de los nativos americanos. Esta es la isla de la costa de América que se extiende más hacia el Atlántico, y el faro se encuentra en su extremo. Esto es algo que también encuentras en lugares como Portugal o Bretaña. Siempre son lugares especiales en donde tienes la sensación de ‘aquí es donde la tierra llega a su fin’. La vida en sí puede que aún no termine aquí, pero en realidad solo puede mirar hacia atrás desde este punto. Por cierto, fue Max Frisch quien creó por primera vez el mito de Montauk. Anteriormente, solo un puñado de personas, como Andy Wharhol, Peter Beard, Julian Schnabel habían prestado atención a este faro en Long Island y muchos nunca habían oído hablar de Montauk en Estados Unidos. Y, de repente, Max Frisch transformó este lugar en un mito a través de su historia. Un lugar en donde te separas de todo, con solo el cielo alto y la playa infinita, y abrumado por los recuerdos. Súbitamente, los espíritus empiezan a aparecer en la playa y desde su propio subconsciente. En los ensayos con los actores y en muchas conversaciones con amigos y nuestro equipo, siempre había alguien que decía haber experimentado lo mismo. Todo el mundo, ya sea hombre o mujer, parece plantear la cuestión en retrospectiva sobre si están con la pareja adecuada o si de hecho podría haber habido otro verdadero amor para ellos en el pasado. Esa es la pregunta universal detrás de esta historia, aunque no tenemos ninguna respuesta.

‘Volver a Montauk’ se desarrolla por un largo tiempo.

Sí. Rechacé la oferta cuando Rainer Kölmel me sugirió, hace unos cinco o seis años, que debería hacer una película basada en ‘Montauk’ de Max Frisch: si pudiera adaptar este libro, lo habría hecho hace tiempo. Había discutido esto con Max Frisch cuando trabajábamos en ‘Homo Faber’, y estuvimos de acuerdo: demasiado autobiográficos, demasiado ensayísticos. Esto no es una narrativa cinematográfica. Pero, un par de décadas más tarde, pensé: ¿y si uno acababa de asumir la constelación básica? Un escritor llega a Nueva York para presentar su nueva novela. Mientras está allí, conoce a personas de su pasado y presente, y esto se traduce en una historia simple en el transcurso de una semana. Ese fue nuestro punto de partida.

Todo el mundo, ya sea hombre o mujer, parece plantear la cuestión en retrospectiva sobre si están con la pareja adecuada o si de hecho podría haber habido otro verdadero amor para ellos en el pasado

¿Pero pasaron varios años antes de que estuviera satisfecho con el guion?

Max Frisch dijo una vez: “Todos los que miran hacia atrás en su vida tienen la sensación de que es una novela”. Necesitaba la ayuda de un escritor para escribir esto, y apareció Colm Tóibin, a quien conozco en persona hace varios años. Después de nuestras conversaciones, Colm escribió un primer tratamiento en el que aún se orientaba con mucha fuerza sobre Max Frisch. Llevamos este proyecto en nuestras cabezas por ahí durante cinco años y seguimos trabajando en ello. Nos sentamos uno frente al otro, a veces en Nueva York y luego en Berlín; escribimos a cuatro manos y probamos diálogos gritándonos los unos a otros. Al final, decidimos, después de seguir una sugerencia de Peter von Matt, el ejecutor de Max Frisch, separarnos completamente de Max Frisch para que ‘Volver a Montauk’ pudiera convertirse en un trabajo independiente. Y cuanto más independiente se volvió, más personal parecía. En última instancia, lo que creamos fue el doble retrato de un escritor, ya que tanto Colm Tóibin como yo hemos introducido experiencias de nuestras propias vidas.

Esta es su primera película contemporánea y moderna en mucho tiempo.

He estado haciendo solo películas históricas desde hace varios años, y han sido sobre la Segunda Guerra Mundial o con un contenido político para arrancar. No puedo recordar ahora cuando conté mi última historia contemporánea ambientada aquí y ahora. Y, lo que es más, mis películas fueron adaptaciones, contando historias de otras personas. Este es la mío, ubicada en Nueva York, una ciudad en donde viví durante muchos años y que conozco muy bien. Esto hace que la película sea muy personal.

¿Cómo encontró a los actores principales?

Lentamente nos encontramos el uno al otro. Había tenido muchas conversaciones con actores alemanes e internacionales cuando, de repente, Stellan Skarsgård me vino a la mente. Nos conocimos en los European Film Awards, y esto resultó en una amistad que se desarrolló entre Stellan Skarsgård, Nina Hoss y yo. Bueno, Stellan es una persona muy alegre, pero detrás de esta alegría también puedes ver las cicatrices de alguien que ha experimentado mucho. Estaba realmente aterrorizado en la primera lectura: “¡Ahora debo expiar todas las fechorías que he cometido con las mujeres!” Cuando nos reunimos por primera vez en agosto de 2015, todos sentimos de inmediato que algo especial estaba sucediendo aquí. Y eso se intensificó con cada nuevo encuentro. Cada dos o tres meses nos reunimos durante un fin de semana y ensayamos.

EL TIEMPO
* Entrevista cedida a por Cine Colombia

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.