‘El infiltrado del Kkklan’, el nuevo acierto de Spike Lee

‘El infiltrado del Kkklan’, el nuevo acierto de Spike Lee

El cineasta presenta la historia de un oficial afroamericano que se infiltró en el Ku Klux Klan.

Película ‘El infiltrado del Kkklan’

John David Washington (der.) (Ron Stallworth), con Adam Driver (Flip Zimmerman), un policía ‘blanco’ y judío que se presenta ante el KKK como la versión física de Stallworth.

Foto:

Universal Pictures

Por: Ernesto Garratt Viñes - El Mercurio (Chile) - GDA
23 de septiembre 2018 , 12:00 a.m.

El director afroamericano Spike Lee, de 61 años, parece estar enojado. El hombre que en el Festival de Cannes lanzó varios improperios para protestar contra la administración de Donald Trump al presentar su notable filme ‘El infiltrado del Kkklan’, el mismo que hace años discutió con Quentin Tarantino tras acusarlo de usar demasiado la palabra 'nigger' en sus películas, el mismo que alcanzó notoriedad al abordar el odio racial en ‘Haz lo correcto’, de 1989 (su debut en el cine), ahora parece temible.

Pero, repentinamente, sus rasgos serios se ablandan detrás de unos lentes de gruesos marcos negros cuando de una risotada palmotea el hombro del guionista, Kevin Willmott, el hombre que lo acompañó en la creación de este filme, que ganó el Grand Prix en Cannes y que se estrena este 18 de octubre en Colombia.

Y es que la historia es algo que parece sacado de la mente de un bromista. John David Washington es el oficial Ron Stallworth, un joven policía negro que hace algo que nadie había esperado que hiciera: casi por accidente, respondiendo a un aviso de diario, llama por teléfono al mismo Ku Klux Klan, la agrupación racista estadounidense, para formar parte de sus filas como invita la singular publicidad.

“No podía creer que era una historia real –dice Spike Lee sobre esta trama verídica que le dio a conocer su colega, el director ganador del Óscar Jordan Peele (‘Huye’) y quien es productor de ‘El infiltrado del Kkklan’–. Al comienzo pensé que era una ‘sketch’ de Dave Chappelle, pero cuando me metí en la trama, no pude sino sentirme fascinado por esta historia”.

Un hecho surrealista

El Ron Stallworth real, joven policía de Colorado, timó por teléfono al hombre fuerte del Ku Klux Klan, David Duke (interpretado por Topher Grace) y se hizo parte de la agrupación casi sin mayores inconvenientes. El único problema era cómo presentarse frente a los otros integrantes de esta banda sicópata, y entonces ingresa en escena el rol de Adam Driver, un policía ‘blanco’ y judío que resulta la versión física de Ron Stallworth en este inusual operativo. De hecho, es tan surrealista el momento en que, en la vida real, este oficial negro logró ser aceptado entre fanáticos racistas blancos por teléfono, que por nervios dio su nombre real: Ron Stallworth. Así pasa en el filme, y Ron Stallworth llega a ser, en esta inteligente dramedia, un nombre con dos caras: una negra y una blanca.

Con una ovación de seis minutos en su estreno en Cannes, críticas positivas y galardones, ‘El infiltrado del Kkklan’ pone de nuevo en el Olimpo al director Spike Lee luego de algunos tropiezos como la menor Chi-Raq, de 2015, y con el eco de su obra maestra ‘Haz lo correcto’ sonando en su origen como cineasta hace casi 30 años. Asumiendo esta historia en los márgenes del ‘thriller’, pero también del absurdo y la comedia negra, Lee no teme hacer comentarios sociales incluso después de los créditos finales, cuando agrega crudas imágenes de los incidentes de hace casi un año en Charlottesville que terminaron con la vida de una persona, la joven Helen Heyer, cuando un auto embistió a la multitud que protestaba contra ultranacionalistas.

“Cuando escribimos el guion, teníamos otro final, era otra idea”, dice el guionista Kevin Willmott. A su lado, Spike Lee agrega: “Estábamos en posproducción y sucedió lo de Charleston. Entonces supe que teníamos una mejor idea para terminar esta historia. Llamé a la madre de Helen Heyer, su nombre es Susan Bro, y me dio permiso para usar el metraje donde su hija es asesinada en un acto de terrorismo. Y ella me dio su bendición, así que tuvimos nuestro final”.

Conexión al presente

De una manera concreta, dice Spike Lee, deseaba que los eventos del pasado, que plantea la historia central, se conectaran con el presente de Estados Unidos, según su punto de vista. “Esta película –agrega– tiene lugar a principios de los 70, pero sabíamos que no haríamos el trabajo como narradores de cuentos si no nos conectábamos. Tuvimos que establecer una conexión entre los primeros años 70 y el presente. Entonces hicimos nuestra investigación”.

Y menciona que frases como “América primero” usadas por el actual mandatario estadounidense ya tenían eco en el pasado. “Esa frase ya la decían en el pasado. No es nueva. Y miras a ese pasado, sales de ver la película, y puedes pensar: ‘Este es el mundo en el que vivimos ahora’”, afirma Lee.

Kevin Willmott añade: “Siempre buscábamos esa conexión entre el pasado y el hoy. De hecho, el primer eslogan de ‘América primero’ fue usado por el Klan en la década de 1920”. “Ni siquiera lo sabía. ¿De ahí es de donde vino?”, dice sorprendido Spike Lee.

Esta es la segunda película del joven actor John David Washington con Spike Lee. La primera fue ‘Malcolm X’, en 1992, que protagonizó su famoso padre, Denzel Washington, y donde ahora la estrella de ‘El infiltrado del Kkklan’ fue un joven estudiante en una sala de clases.

“No sé si esta película va a cambiar la vida de las personas, pero sí espero que invite a la conversación y que disfruten el filme y las actuaciones”, dice discreto, como si quisiera él mismo pasar infiltrado en su lazo sanguíneo con la estrella que es su padre.

Adam Driver, a su lado, coincide con la respuesta de su colega.

Hay mucho sentido del humor en la cinta. ¿Cómo fue trabajar esa comedia en este tipo de historia?

No actuamos pensando ‘este es un momento divertido’; creo que no somos conscientes de eso. No es que dividiéramos las cosas en ‘este es un momento dramático y este, uno cómico’. Simplemente fue así, contesta Driver. “Para mí es un alivio como artista trabajar así, porque he estado en sets donde en los guiones hay notas que dicen ‘esta es la broma’, y, la verdad, a veces eso no sale tan natural –agrega Washington–. Toda la premisa del filme es muy divertida, si te pones a pensarlo. Pero no podemos pensar en eso cuando estamos ‘dentro’ de la acción. Hay que ir confiando en tu compañero”.

Laura Harrier y su viaje a los años 70

La joven actriz de 28 años, quien dejó el modelaje por seguir una carrera en el cine, cumple bien como una activista en ‘El infiltrado del Kkklan’. Allí interpreta a una mujer fuerte inspirada en la integrante de la agrupación Panteras Negras, Kathleen Cleaver. “Me junté con ella en la casa de Spike Lee; imagínate, yo preguntándole detalles de esa época para mi personaje”, dice sobre la investigación, que además incluyó biografías y documentales. “Y, sobre todo, ver mucho Soul Train en YouTube”, agrega ella.

“Es necesario seguir hablando del racismo, ya que no ha sido resuelto”, opina la actriz de 'Spiderman: Homecoming', película que la puso en el mapa de Hollywood.

ERNESTO GARRATT VIÑES
EL MERCURIO (Chile) - GDA
En Twitter: @ElMercurio_cl

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.