Secciones
Síguenos en:
‘Sobreviví a Jeffrey Epstein’ es una historia de traición
El millonario Jeffrey Epstein y su novia Ghislaine Maxwell, con el hoy presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su esposa.

El millonario Jeffrey Epstein y su novia Ghislaine Maxwell, con el hoy presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su esposa.

Foto:

Lifetime

‘Sobreviví a Jeffrey Epstein’ es una historia de traición

FOTO:

Lifetime

Una docuserie explora el caso del millonario, con su pareja en el radar. Se verá el 15 de octubre.

“Vamos a dar una perspectiva más amplia de un caso que causó mucho revuelo”, promete Ricky Stern, productora ejecutiva de la docuserie Sobreviví a Jeffrey Epstein, un especial televisivo que se estrena el 15 de octubre y se extenderá hasta el 18 del mismo mes en el canal Lifetime, a las 10 p. m.

Esta producción retoma el caso del multimillonario que fue acusado de abuso sexual y tráfico de personas y que, según las autoridades, se suicidó en el Centro Correccional Metropolitano en Manhattan, donde estaba preso.

“Precisamente, luego de su deceso nos dimos cuenta de que teníamos que llevar el proyecto a otro nivel: al de las víctimas, y no solo oyendo sus testimonios, sino recogiendo otros detalles de sus experiencias”, agrega la productora en una charla con EL TIEMPO.

No fue una tarea fácil, especialmente porque existió la serie documental Jeffrey Epstein: asquerosamente rico, de Netflix, así como otras propuestas televisivas que mostraron los hechos.

Pero Stern y su colega Annie Sundberg aportaron otro elemento novedoso al relato: contar un poco más de Ghislaine Maxwell, de origen británico, pareja de Epstein y una de las principales implicadas en el manejo de la red de jóvenes que sufrieron abusos durante muchos años. Maxwell fue arrestada en junio de este año.

“Ya sabíamos quién era Epstein, puesto que muchos especiales y noticias nos lo habían contado, así que buscamos, además, recalcar en las voces de las víctimas y en cómo el poder y la fuerza son elementos de control muy complejos para el abuso y para generar una cultura de culpabilidad (desarrollada en las víctimas) y con esto causar miedo y vergüenza”, comenta Sundberg.

“El gran objetivo de Epstein y Maxwell era manipular a la gente”, recalca Marijke Chartouni, una de las víctimas y quien participa en la serie.

“Pero creo que el efecto de una producción como esta no se centra solo en describir el abuso, sino en mostrar lo que pasó conmigo como mujer y lo que está pasando ahora, después de haber vivido esa experiencia”, puntualiza Chartouni.

“Siempre habíamos visto a una persona que representaba este tipo de abuso. Gente como el productor Harvey Weinstein (...), alguien que era el reflejo de eso. Pero una de las cosas más intensas dentro del caso de Jeffrey Epstein es que nos encontramos con una estructura muy bien organizada para llevar a cabo esos abusos, lo que lo hizo más horrible y despreciable”, reflexiona el productor ejecutivo de la serie, Robert Friedman.

Pero hay mucho más: “Uno de los sentimientos o sensaciones de algunas de las mujeres que estuvieron implicadas en esa situación fue el de la traición, porque fue, precisamente, una mujer la que las engañó: Ghislaine Maxwell”, explica.

Stern y su colega Annie Sundberg aportaron otro elemento novedoso al relato: contar un poco más de Ghislaine Maxwell, pareja de Epstein

"Ella fue la que creó esta amistad falsa y configuró una lealtad que luego fue pisoteada. Muchas de las mujeres que se acercaron a Epstein llegaron a pensar que al ser Maxwell la pareja del magnate no tendrían ningún peligro, y no fue así”, contó Friedman.

A su vez, el periodista Christopher Mason –y quien fue amigo de Ghislaine Maxwell– reconoció que ella llegó a “ser una especie de imagen maternal para algunas de las jóvenes, utilizando su acento muy inglés y su educación, lo que potencializó el engaño”, dijo.

“Mason nos mostró un contexto muy claro e interesante de las personalidades de Maxwell y Epstein, dándonos un marco de acción para los episodios del documental, que fue esencial para acercarnos a su universo y tratar de entender sus motivaciones”, aseguró Robert Friedman.

Sin embargo, Sobreviví a Jeffrey Epstein consigue, como muchos de los otros programas que han desarrollado este caso, dar una sensación de esperanza a pesar de que se trata de una producción que expone los alcances del poder, el dinero y la corrupción en un contexto de abuso sexual.

“Eso es lo más importante –reconoce Friedman–, pues todos hemos tratado de contar la historia desde la perspectiva de quienes en otras épocas no habrían sido escuchadas, las víctimas, y también de los abogados que trabajaron muy duro y por mucho tiempo para exponer lo que estaba pasando”, dice el productor.

ANDRÉS HOYOS VARGAS
CULTURA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.