La tercera edad se pone de moda en el ‘streaming’

La tercera edad se pone de moda en el ‘streaming’

Plataformas como Netflix o HBO apuestan por las historias simpáticas y emotivas con adultos mayores.

Serie ‘El método Kominsky’

Michael Douglas (izq.) y Alan Arkin, en ‘El método Kominsky’.

Foto:

Netflix

Por: Natalia Trzenko - La Nación (Argentina) - GDA
31 de marzo 2019 , 12:05 a.m.

“Nadie debería ser castigado por envejecer”, dice Saul, uno de los personajes de ‘Grace y Frankie’, la comedia de Netflix que hace de esa declaración su punto de partida y la fuente del humor y la emoción que ya la ha convertido en uno de los programas más longevos de la plataforma de ‘streaming’. A contramano de la industria de Hollywood, siempre obsesionada con la juventud, parece dispuesta a darles lugar a las historias de esas personas para las que hay vida más allá de la jubilación.

Lejos de estar preocupados por el ‘viejismo’, lo que impulsa a Netflix es descubrir terrenos poco explorados o abandonados por el resto de la industria audiovisual. Lo nuevo es lo viejo, y los viejos son lo nuevo.

La serie que marcó el camino es la mencionada ‘Grace y Frankie’, que, con la quinta temporada recientemente disponible (y una sexta confirmada para 2020), superó la expectativa de vida que muchos le auguraban cuando se estrenó en 2015. La serie, protagonizada por Jane Fonda y Lily Tomlin, no solo contradijo todos los pronósticos, sino que se afianzó gracias a sus carismáticas actrices y unos guiones que se atreven a reírse de tabúes como la vida sexual de los mayores, argumenta que ser anciano no implica dejar de ser quien siempre se ha sido.

“Chuck cree que ponerse viejo es gracioso”. Con esa frase y el brazo en alto sosteniendo su Globo de Oro, Michael Douglas concluyó el discurso de agradecimiento que dio al ganar el premio a mejor actor de comedia por su trabajo en ‘El método Kominsky’, la serie que se hace un festín con la idea de que nunca es demasiado tarde para aprovechar las segundas, terceras (o vigésimas) oportunidades que da la vida.

Creada por el exitoso Chuck Lorre (‘The Big Bang Theory’), la ficción cuenta la historia de la amistad entre Sandy Kominsky (Douglas) y Norman (Alan Arkin), su representante desde hace décadas, encontrándolos en lo que podría ser la última crisis en la vida de cada uno de ellos. Sandy es un respetado profesor de teatro que mantiene la ilusión de que su gran oportunidad como actor está a la vuelta de la esquina. Norman acaba de quedar viudo, está prácticamente retirado y se pasa la mayor parte del tiempo quejándose y hablando con el fantasma de su esposa.

“Dos hombres viejos, depresivos y neuróticos cuyas vidas se están desmoronando”, dice Arkin en el video que anuncia la segunda temporada de la ficción, que ya está en producción. Ese contrapunto es una de las partes más atractivas de una serie que también incluye una inédita cantidad de escenas y chistes que hacen referencia al funcionamiento de la próstata.

Aunque ahora Netflix parece estar a la vanguardia de los contenidos dedicados a los avatares de la tercera edad, lo cierto es que no son los primeros que intentan provocar la carcajada de cara al final del camino. Sucedió con la notable comedia ‘Getting On’ (disponible en HBO Go), adaptada de una serie británica del mismo título, que transcurría en el área de geriatría de un hospital público. Se estrenó en 2013 y fue cancelada después de tres temporadas.

Contada desde el punto de vista de los profesionales de la salud, que atienden a los pacientes mayores y tienen que lidiar con sus propios problemas, ‘Getting On’ planteaba situaciones difíciles y las transformaba en grandes absurdos. Un alivio cómico desopilante en medio de la tristeza y la tragedia. Esa risa incómoda en el velorio, tan necesaria como fuera de lugar.

La última incorporación a este ‘género de geriátrico’ es la película original ‘La última carcajada’, ya estrenada.

Al Hart (Chevy Chase), representante de comediantes retirado y viudo –cualquier semejanza con ‘El método Kominsky’ es superficial–, redescubre una nueva estrella, Buddy Green (Richard Dreyfuss), su representado más prometedor, que cincuenta años antes decidió retirarse justo al borde del estrellato. Lo que sigue es una ‘road movie’ con más momentos escatológicos que gracia y la aparición luminosa de Andie McDowell como una maestra jubilada.

Uno de los primeros indicios del serio interés de Netflix por las historias de los mayores de sesenta fue el año pasado cuando estrenó ‘Nosotros en la noche’, la película que volvió a juntar a Jane Fonda y Robert Redford, medio siglo después de que interpretaron a unos recién casados en ‘Descalzos en el parque’. Un romance bien actuado y dirigido que habla sobre la soledad, el paso del tiempo y las últimas oportunidades con una delicadeza que les hace justicia a sus legendarios intérpretes.

En la misma senda aparecen ‘One Day at a Time’ y ‘Ten Percent’, dos series multigeneracionales que, por su tratamiento de los personajes adultos mayores, merecen un lugar de privilegio en el subgénero. La primera –cuya tercera temporada llegará a Netflix el 8 de febrero– es un ‘remake’ de una serie de 1975 creada por Norman Lear, nombre fundamental en la historia de la ficción televisiva de Estados Unidos, que a sus 96 años no solo es el productor ejecutivo de esta comedia sobre tres generaciones de una familia cubanonorteamericana, sino que fue decisivo a la hora de contratar a Rita Moreno (87 años), la actriz, bailarina y ganadora del Óscar por su papel en ‘Amor sin barreras’, en la que interpreta a la abuela Lydia.

En la serie francesa ‘Ten Percent’, el paso del tiempo está siempre en primer plano. Tema ineludible cuando se trata de una ficción ambientada en una agencia que representa a las estrellas más rutilantes del mundo del espectáculo de Francia. Así, en el primer episodio, todo gira alrededor de la edad de la actriz Cécile de France y se plantea, con mucho humor y realismo, si a los cuarenta años debe hacerse algún retoque quirúrgico para cumplir el sueño de trabajar con Quentin Tarantino (que la considera demasiado madura para el personaje que pretende interpretar).

Más adelante, la pelea entre dos divas octogenarias, Françoise Fabian y Line Renáud, juega con la idea del envejecimiento, el retiro y la mirada de quienes fantasean con que la vejez les queda muy lejos. Cuando, según estas series, está lo suficientemente cerca como para formar parte de lo mejor que vemos en pantalla.

NATALIA TRZENKO
LA NACIÓN (Argentina) - GDA
En Twitter: @LANACION

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.