La polémica alrededor del final de la serie 'Big Little Lies'

La polémica alrededor del final de la serie 'Big Little Lies'

La producción de HBO se despide revelando un misterio, pero también con una controversia.

Big Little Lies

Nicole Kidman (izq.) y Meryl Streep generan un conflicto importante en la nueva temporada.

Foto:

HBO

Por: Andrés Hoyos Vargas
20 de julio 2019 , 10:35 p.m.

Cuando un realizador es contratado para asumir el reto de una serie, tiene claro el estilo, el tono y la forma en que va a capitanear ese barco narrativo.

En el caso de la directora inglesa Andrea Arnold, quien tuvo esa oportunidad al recibir la llamada de los productores para trabajar en la segunda temporada de la serie 'Big Little Lies', la situación parecía sencilla: asumía el reto de llevar la historia de cinco mujeres que esconden un secreto y, a la par, viven una serie de situaciones complejas, violentas y emocionales en cada una de sus vidas.

Arnold es famosa por retratar con una sensibilidad poderosa historias con una alta carga social, ancladas a personajes de grandes complejidades emocionales y cercanos al espectador en todas sus batallas, de la mano de películas como 'Fish Tank', 'American Honey' o el cortometraje 'Wasp', con el cual ganó el Óscar y en el que contaba la transformación de una mujer que tiene muchas carencias en su vida como madre, pero recuerda con nostalgia una juventud marcada por una mayor libertad y alegría.

Solo con esa experiencia era más que seguro que se replicara el éxito de la segunda etapa de 'Big Little Lies', que tras su estreno consiguió cuatro Globos de Oro y cinco premios Emmy en su primer ciclo en la pantalla chica.

Pero gracias a un artículo en la revista 'Indiewire' se supo que la directora no tuvo por completo el control final de la serie, que termina este domingo su segunda etapa (HBO, a las 8 p. m.).

Arnold rodó e impuso un ritmo y un tono personal a la narrativa, claro, a tono con la identidad estética y dramática que había marcado diferencia en su estreno en el 2017, cuando contó con la dirección de Jean-Marc Vallée. Precisamente Vallée fue el encargado de hacer los cambios que hoy dieron paso a la polémica.

Lo que muchos medios han analizado del caso no es que se hayan hecho modificaciones en el material (una situación que es común en el mundo del cine o la televisión). El problema no es que quisieran unificar el producto, algo bastante habitual en televisión, sino que la cineasta británica no fue informada sobre lo que iban a hacer.

“Hubo una reelaboración significativa de la historia a través de planos adicionales y un mayor peso de los 'flashbacks' (retrocesos en el tiempo) de la primera temporada” fue parte del análisis del artículo publicado por la revista 'Indiewire'. “No habría una segunda temporada de 'Big Little Lies' sin Andrea Arnold” fue la respuesta de HBO, haciendo referencia a que se reconocía el aporte de la británica a la narrativa.

Los conflictos de las cinco de Monterrey, como se les conoce a las protagonistas de 'Big Little Lies', crecieron en una nueva etapa, ya que se planteaba un elemento de tensión adicional: la idea de guardar un secreto que parece perseguirlas todo el tiempo y el miedo de que alguna de ellas flaquee en ese compromiso de no contar los acontecimientos que las llevaron a cometer un crimen.

Sumado a la participación de la afamada actriz Meryl Streep (en el papel de Mary Louise Wright), quien interpreta a una madre tratando de resolver un misterio: una mujer extraña, incisiva, que le hace la vida imposible a las mujeres que orientan esta historia, y que consigue un duelo actoral muy sólido con Nicole Kidman, quien interpreta a Celeste, la nuera de Streep en la serie.

Hubo una reelaboración significativa de la historia a través de planos adicionales y un mayor peso de los 'flashbacks' de la primera temporada

La mentiras crecen como una bola de nieve cayendo a gran velocidad en el entramado argumental que se prepara para el final de la serie.

Las cinco de Monterrey lidian con sus propias máscaras: hay una millonaria que trata de ocultar que lo ha perdido todo (interpretada por Laura Dern), otra que lidia con un desliz de infidelidad (Reese Witherspoon); una joven madre cabeza de familia que sufrió de abuso sexual (Shailene Woodley), junto a una que lleva el peso de un asesinato y una relación conflictiva con su propia madre (Zöe Kravitz).

Sumada a la de la madre que está a punto de perder a sus hijos y tuvo que compartir el deseo carnal con la violencia intrafamiliar (Nicole Kidman).

Su historia y ese halo de 'thriller' y melodrama en equilibrio se resolverán hoy con la posibilidad de un final doloroso o una lealtad fracturada. El caso de Andrea Arnold, sin embargo, podría quedar en veremos.

ANDRÉS HOYOS VARGAS
En Twitter: @AndresHoy1

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.