En 'Game of Thrones' al Dios de la muerte se le dice hoy no

En 'Game of Thrones' al Dios de la muerte se le dice hoy no

Si no ha visto el episodio no lea este artículo. En este capítulo no hubo tiempo para parpadear.

Game of Thrones

Las teorías se quemaron ante el impactante giro que reveló en este capítulo.

Foto:

Cortesía HBO

Por: Andrés Hoyos
29 de abril 2019 , 11:48 p.m.

No es fácil asimilar tanta intensidad como la que ofreció el tercer episodio de ‘Game of Thrones’. Realmente podría considerarse como la mayor lección de épica y tensión en esta era televisiva, pero más allá de eso, configuró el contexto perfecto para el siguiente aliento de la serie.

No es exagerado decir que cada minuto de la experiencia visual que nos entregó la serie de HBO valió cada segundo de atención, tuvo el equilibrio para dar momentos memorables de acción y no desfallecer entre tanta sangre, hielo y fuego.

Las teorías se quemaron ante el impactante giro que reveló el argumento y que se gestó a partir de la frase "Al Dios de la muerte se le dice hoy no”, el suspenso y esa sensación de estar todo el tiempo al filo de la navaja y en el último segundo tener un nuevo aliento de vida. Game of Thrones lo expuso de muchas maneras en esta experiencia que sobrepasó lo emocional. La oscuridad y la textura de las escenas intensificó las expectativas, el ritmo fue enloquecedor y el dolor de las muertes fue más calculado frente a los que muchos esperaban.

Jon Snow y Daenerys afianzaron su química, recibiendo unos cuantos golpes y la humanidad a flor de piel, mientras otros que se redimieron con sangre como el caso de Theon Griejoy quien demostró ser un guerrero impresionante (como casi todos los personajes en el episodio), a la par de Beric, que se sacrificó para salvar a Arya. Como si no fuera suficiente, reapareció Melisandre para servir como arma de destrucción masiva y cerrar su ciclo en un amanecer que apagó su vida, mientras que Sansa y Tyrion hicieron pasar uno de los mayores sustos de toda la emisión.

No hubo tiempo para respirar o parpadear, cada vez que se hacía eso, morían cientos de guerreros de la noche y el hilo de vía de los protagonistas se hacía más delgado. Los altibajos de la batalla solo saciaban la necesidad de saber el desenlace. El rey de la Noche tuvo tiempo para luchar en el aire con un Jon Snow con experiencia en la maniobra de dragones, pero se dejó hipnotizar por la presencia mística de un Bran que no solo lo engañó, sino que fue parte de una estrategia que será recordada como uno de los grandes giros de la televisión contemporánea: el salto de una Arya impredecible, brutal y que fue capaz de acabar con el antagonista más brutal de toda la serie. Arya empoderada marcó el inicio de un nuevo fin.

El heroísmo no fue solo el de los amados por los fanáticos, ellos hicieron su parte, como Lady Mormont que tuvo tiempo antes de morir (resucitar) para matar a un gigante reconvertido. No fue fácil asimilar esa escena, ni tampoco la de su primo Jorah, quien murió en su ley: salvando a la Reina de los Dragones. Un aspecto que encumbró la adrenalina y violencia de la que millones fueron testigos. Luego de unos segundos para asimilar toda la avalancha, lo único que queda claro es que la gran guerra no fue buena... fue brutal e inolvidable.

ANDRÉS HOYOS
Navegantes del cable
Cultura y Entretenimiento

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.