Secciones
Síguenos en:
‘El mundo al vuelo’: cuando Colombia empezó a viajar
Héctor Mora y su hijo Héctor en la Ciudad Prohibida, en China.

Héctor Mora y su hijo Héctor en la Ciudad Prohibida, en China.

Foto:

Familia de Héctor Mora

‘El mundo al vuelo’: cuando Colombia empezó a viajar

Señal Memoria restaura 500 de los 1.200 programas que hizo Héctor Mora. Estarán disponibles en RTVC.

Cuando no existía internet, viajar no era fácil y las comunicaciones estaban muy lejos de ser las de hoy; cuando no había ubicaciones y mapas por plataformas ni aplicaciones que tradujeran al idioma que necesitamos, apareció Héctor Mora con su programa 'El mundo al vuelo', y empezó a mostrarles a muchos colombianos lugares internacionales que no conocían.

Hombre de televisión, Mora Pedraza dejó un registro que su hijo Héctor Mora define como “un patrimonio de la memoria y las comunicaciones del país”, que él, su mamá y su hermano le entregaron a Señal Memoria, acervo que la empresa estatal recupera y estará disponible de forma gratuita en la página de la entidad, así como en las plataformas de RTVC.

“Son unos 500 programas de los más de 1.200 que se hicieron a lo largo de 23 años (de finales de los 70 a principios de los 2000), una ventana para mostrarles a los colombianos cómo se vivía en el mundo”, dice Mora, productor de TV.

(Lea también: El festival IndieBo traslada sus películas a la virtualidad)

Inicialmente, solo viajaba Mora Pedraza, pero a medida que los hijos fueron creciendo, la familia completa lo hacía, y cada uno tenía un oficio. “El programa tuvo facetas: de periodismo documental, y en sus últimos años, a principios de este siglo, se incluyó la industria del turismo”.

Mora cuenta que cuando se fueron involucrando en Espartaco, la empresa familiar, empezaron desde abajo, es decir, cargando cables. “Mi papá dirigía, hacía la investigación, yo luego fui productor y mi hermano, que reside en China, productor de campo”.

El programa, agrega Mora, tuvo un equipo pequeño de trabajo siempre (viajaban unas cuatro personas), entre quienes se contaron sonidistas, asistentes de producción y camarógrafos, el documentalista Ricardo Restrepo y nombres conocidos en la industria como Francisco Ortiz, Jairo Loaiza, Antonio Ortega, Mauricio Vidal, Carlos Hoyos, Fernando Riaño, Carlos Ángel y Víctor Navarrete, entre otros.

“Para mi papá era muy importante que ellos tuvieran visión y sentido de la aventura, que conocieran muchas historias, referencias y lugares, y luego contarlos con un estilo propio”.

(Lea además: Las espeluznantes historias paranormales de 'Ayda y los otros')

De la mano de su papá, pudo ver cambios del mundo y sus sucesos políticos, como el crecimiento de China y la caída del muro de Alemania. “Antes de que viajáramos con él, nos traía periódicos y revistas en idiomas como el ruso o los asiáticos, para que conociéramos su caligrafía y estética. También tenía gran capacidad para recordar detalles, fechas y datos históricos, que nos contaba de manera amena”.

Agrega que cuando empezaron a revisar el material para llevar a Señal Memoria, recordó historias como la del domador de camellos paisa que su papá encontró en el desierto del Sahara. “Recolectar este material me devolvió a la niñez, a hechos como la gran colección de llaves de habitaciones de hotel que tenía mi papá, que se las traía como testimonio, hasta que llegaron las tarjetas”.

De sus viajes nos traía periódicos y revistas en idiomas como el ruso y los asiáticos, para que conociéramos la caligrafía y estética de esas lenguas

Cecilia de Mora, su mamá, estaba pendiente no solo de los hijos y la casa, sino de los contactos (en la era del teléfono fijo), los equipos y las latas, que se mandaban en vuelos que llegaban dos o tres días después al destino.

La legislación de la televisión, cuenta Héctor Mora, era muy diferente en esos años sin canales privados: “Se exigía hacer 50 programas al año y solo dos de resumen”, lo que significaba un trabajo permanente. En su historia, el programa se hizo en videocasetes y betacam. Ya a principios del 2000 se utilizaron equipos más modernos.

“Mi papá viajó mucho: estuvo en la antigua Unión Soviética y lo que hoy es Rusia unas 15 veces, fue a Moscú, a Siberia, vio todo el desarrollo de ese país en sus distintas facetas”, sigue.

(Le podría interesar: Señal Colombia repite ‘Los pecados de Inés de Hinojosa’)

Y fue tres veces al Tíbet. “En una de esas ocasiones lo acompañé. Mi papá fue de los primeros periodistas extranjeros en entrar a esos monasterios, una experiencia muy bonita. Se llegaba con intérprete chino que traducía al tibetano y luego, el mismo trabajo de regreso hasta llegar al español. Era un viaje que había que hacer por etapas, por la altura del Tíbet, con al menos cuatro paradas”.

Safaris en Kenia, idas a Alaska, Bélgica, Francia, “al peñón de Gibraltar, que fue tan importante durante la cortina de hierro, el plebiscito del no en Chile, la entrega de Hong Kong a China, a donde llegamos dos días antes del hecho y nos fuimos dos días después, fueron otros lugares en los que se gestaron muchas historias”.

Y las que faltan, pues la familia Mora aún tiene gran cantidad de material en su casa, todo bien documentado en agendas y cuadernos que dejó Héctor Mora, el hombre que, todavía con televisión en blanco y negro, le mostró a Colombia el mundo que existía en sus viajes por más de 100 países.

Jaime Silva, director de Señal Memoria, habla de la importancia de este proyecto de restauración: “En un mundo globalizado, en donde con un clic podemos estar en cualquier lugar, parecería que estos contenidos no son necesarios, pero se equivoca quien piense así. No solo se trata de descubrir lugares, sino de saber cómo esos lugares eran vistos desde aquí, cómo un mundo que tenía la mitad de sus fronteras restringidas se abría para que un programa de un país suramericano fuera testigo de su realidad. Las anécdotas que cuenta Héctor Mora son fascinantes y van desde la geopolítica hasta la particular gastronomía de los sitios visitados”.

El trabajo de recuperación

Jaime Silva, director de Señal Memoria, entidad que forma parte de RTVC Sistema de Medios Públicos, cuenta que 'El mundo al vuelo' está siendo sometido “a un proceso de restauración con verificación del estado de digitalización, investigación a nivel internacional de la historia y la producción, y una selección del material. Además, se corrigen la luz, el color y el sonido, y se realiza la colorización definitiva. Finalmente, se generarán los máster finales (versiones para Señal Colombia, RTVC Play, sala de cine, etc)”.

OLGA LUCÍA MARTÍNEZ ANTE
Cultura

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.