‘Amor sobre ruedas’ explora otros conflictos de enamorarse

‘Amor sobre ruedas’ explora otros conflictos de enamorarse

La película francesa analiza la discapacidad, las máscaras sociales y las relaciones humanas.

Amor sobre ruedas

En esta comedia francesa, un seductor aparenta tener una discapaci- dad para seducir a una mujer.

Foto:

Archivo particular

Por: Cultura
01 de enero 2019 , 08:20 p.m.

Sostener una mentira que va creciendo como una avalancha en pleno apogeo es la base de la comedia francesa Amor sobre ruedas, un ejercicio de entretenimiento que habla de los enredos del amor y navega por el delicado terreno de la discapacidad como parte de su narración.

El director y protagonista Franck Dubosc (que se estrena en el puesto detrás de cámaras con este filme) logra una historia ligera pero de digestión agradable al exponer las artimañas de un ejecutivo al que le encanta seducir a las mujeres, creando identidades y situaciones falsas.

Todo se complica cuando decide sentarse en una silla de ruedas para llamar la atención de una joven. Dubosc no cae en la trampa facilista de ser brusco o caricaturizar una condición.

A veces sonroja por sus comentarios, pero consigue momentos divertidos.

Amor sobre ruedas no busca ofender ni burlarse de nadie. Comparte, como lo hizo en su momento la exitosa comedia Amigos, relajarse ante un tema que se maneja a veces con demasiada formalidad o tensión. Franck Dubosc habló de la experiencia en una entrevista a la que tuvo acceso EL TIEMPO.

¿Pensó que hablar de la discapacidad con humor podría ser arriesgado?

Sí. Al principio lo pensaba con cada página que escribía, pero después, cuando entré en la historia lo olvidé. Como sucede en la vida. Cuando conocemos a alguien con discapacidad, inicialmente somos muy cuidadosos en lo que decimos, pero en cuanto se establece la relación, uno ya ni le pone atención a eso. Lo contrario significaría no aceptar la diferencia o que ponemos distancia. Entonces, mi intención nunca ha sido para burlarme. Espero que eso se note.

¿Cómo se gestó la idea que da vida a la película?

La motivación ha sido doble, y doblemente personal. Un día, debido a la edad y porque ella ya no se puede desplazar, mi madre acabó en una silla de ruedas. La silla, símbolo de la discapacidad, se convirtió en una solución porque, finalmente, de nuevo era capaz de moverse, de salir. Pero ella se opuso: “No puedo ir al mercado de Navidad porque tendría que subir escalones”. Eso me quedó sonando. Eso que parecía una oportunidad se convirtió en obstáculo. Y entonces pensé que todos aquellos que, al quedar con una discapacidad, se tienen que enfrentar a ella.

Pero también es una historia de amor…

Siempre tuve la idea de analizar las diferencias, pero por fuera de lo cultural o social, sino en el sentido físico. Hay una pregunta que siempre me he hecho: ¿y qué pasa si te enamoras de alguien con una discapacidad? ¿Es el amor más fuerte que la razón? Yo creo que sí, y es por eso quise hacer esta película.

¿De dónde viene su interés por el tema de la diferencia física?

Es algo que siempre me atrajo. Cuando era niño estaba enamorado de una muchacha que tenía un estrabismo importante. Todo el mundo se burlaba de ella. Yo la veía con otros ojos, si lo puedo decir. Me pareció muy rápidamente que la diferencia era un plus, un encanto. Pero sé que tienes que ser muy valiente para aceptarlo, para hacer tu vida con alguien diferente, amarlo. No estoy seguro de que yo sea así.

¿Quiso desde el principio que ‘Amor sobre ruedas’ fuera una comedia?

Comencé a escribir el punto dramático más alto y luego le monté el hilo de la comedia. Pero también hay mucho de ternura y amor en esta historia, que se revela en las comedias románticas.

¿De dónde viene este personaje que encarna: mentiroso, tramposo, con éxito pero que busca constantemente ser alguien más?

En una escena, su hermano le dice: “Tú no te amas a ti mismo, es por eso que te escondes”. Él no ve a los demás porque él no se quiere mirar. Está lleno de defectos, y entendemos que lo que oculta es más interesante que lo que él nos muestra. Es seguramente esa parte autobiográfica la más importante de la película. Yo no me amo mucho, aunque con el tiempo he aprendido a quererme. Lo que quería era que Jocelyn (su personaje) fuera más hermoso en su mentira que en la realidad. Y sí… es definitivamente más bello en silla de ruedas que en su Porsche rojo llamativo.

En su opinión, ¿cuál es el mensaje que quisiera dejar con la película?

Aquellos que están condenados a estar sentados no son diferentes. Son solo en apariencia, pero no en el fondo. Soy sensible a este tema, pero no proclamo nada, no doy ninguna lección. Solo quería decir que tenemos un interés en las personas que van dentro. Nosotros estamos todos de pie, si así lo quiere usted.

CULTURA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.