¿Son anacrónicas las normas que exige Cartagena para ir a su reinado?

¿Son anacrónicas las normas que exige Cartagena para ir a su reinado?

A estas alturas y con un concurso que cada vez despierta menor interés, ¿vale la pena exigir tanto?

Señorita Colombia

El Concurso de Señorita Colombia exige que las candidatas no tengan hijos ni estén casadas.

Foto:

Jaiver Nieto / Archivo EL TIEMPO

Por: Cultura y Entretenimiento
06 de septiembre 2019 , 05:47 a.m.

Johana Gutiérrez, quien iba a representar al departamento de Córdoba en el Concurso Nacional de Belleza, argumenta que fue descalificada por el evento cartagenero por haber participado en otro concurso.

Argumenta también que gastó mucho dinero en su figura y preparación y que rompieron su sueño de ser Señorita Colombia.

Que una candidata no sea aceptada por el evento presidido por Raimundo Angulo Pizarro no es nuevo. El certamen más antiguo del país ha tenido y tiene normas que para la junta directiva de la actividad garantizan no tener problemas ni conservar su nombre.

Uno de ellos, por supuesto, es no tener hijos ni estar casada, y el concurso ya vivió su propia pesadilla en sus días de máxima gloria, cuando Catherine Sánchez llegó al evento a participar por el departamento del Amazonas estando casada.

Eran otros días, los de 1993, sin redes sociales, pero una partida de matrimonio, que se envió por fax a Cartagena y a varios medios, hizo que Sánchez tuviera que confesar la verdad, mientras más de 400 periodistas acreditados esperaban la salida del hotel Hilton de la reina y también señora, en este caso por la puerta más escondida y fueran tras un operativo que incluyó un taxi, una camioneta y una avioneta privada para sacarla de la capital de Bolívar con rumbo, en esos días, desconocido.

Sin embargo, hay otros requisitos que tiene el concurso. Uno de ellos, ya rebatido, es no haber posado desnuda o con transparencias reveladoras para campañas publicitarias o fotografías. En el 2012, Angulo anunció que podían concursar quienes habían posado en ropa interior a partir del 2013.

Pero para el periodista Diego León Giraldo, que cubrió el reinado por más de dos décadas, “el país se perdió de tener una Miss Universo con Camila Avella (quien iba a representar al Casanare en el 2018), por haber posado en unas fotos sensuales para la revista DonJuan. Este tipo de cosas, lo único que hace es terminar de acabar de ponerle los santos óleos a un evento que ya nadie sigue”.

Otro caso que recuerda Víctor Manuel García, también periodista y experto en reinas, es el de Carolina Guerra, que no pudo participar y representar a Bogotá por haber posado en ropa interior.

“Estas reglas lo que hacen es que se desperdicie a muchas mujeres que pueden hacer una buena participación internacional. Cuando se descalificó a Carolina Guerra, Osmel Souza, ex zar de las reinas de Venezuela, se sorprendió de esta norma y dijo que a él le facilitaban las cosas para Miss Universo, pues una competencia como ella había sido muy dura”, dice.

Y agrega que aunque hay reglas que se deben respetar, como la procedencia de los dineros para la participación de la reina y el pasado de ella y sus familias, “hay normas anacrónicas que han llevado a que el concurso cada vez le interese menos a la gente”.

Giraldo, por su parte, agrega sobre el caso de Johana Gutiérrez, que “qué mejor que una reina llegue fogueada a Cartagena luego de haber participado en otros concursos”.

Un aspecto más es que hasta hace poco tiempo las reinas habían tenido que nacer en las regiones que representan, lo que después se modificó a que al menos uno de sus padres hubiera nacido en el sitio de representación o la misma reina viviera en el lugar por el que aspiraría por determinado tiempo.

Del caso de Avella se supo, además, que la joven, en su afán por participar en Cartagena, canceló sus contratos publicitarios y también el que tenía con su mánager de ese momento, para poder ir al concurso, otra de las cláusulas que firman las reinas.

Las candidatas que no han sido aceptadas por el concurso no son pocas. Se sabe, incluso, que en los días en los que se realizaba el Minicromos, las que todavía estaban en duda eran puestas en extremos en las fotos de grupo, para, de esta manera, en caso de no llegar al evento, no afectara la producción.  

Por lo pronto, el departamento de Córdoba dijo que no iba a mandar representante a Cartagena, en solidaridad con Johana Gutiérrez.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.