Secciones
Síguenos en:
Opinión/ Te callas o te mueres: la premisa de un terror sin efectismo
Película ‘Un lugar en silencio'

Emily Blunt y Millicent Simmonds, en una escena de la película que dirige John Krasinski.

Foto:

Cortesía Universal

Opinión/ Te callas o te mueres: la premisa de un terror sin efectismo

Llega a Netflix la película A Quiet Place, Un lugar en silencio, un relato que deja sin aliento.

Soy pésima para ver películas de terror, peor si destilan tripas y sangre. Si hablamos de suspenso, me lo pienso. Sin embargo, esta película tenía luz verde de al menos el 90 % de los críticos de cine, así que me animé a ver A Quiet Place (Un lugar en silencio), que dirige el actor John Krasinski, sí, el mismo de The Office. No me arrepiento.

La película, que pasó por salas en el 2018, acaba de llegar a Netflix. Y aún estoy recuperando el aliento. La aterradora historia de unas criaturas que poseen un afinado sentido del oído y cazan a los seres vivos que escuchan –incluso, humanos– es un ejemplo perfecto de cómo hacer buen terror y suspenso poco efectista.

La historia de los Abbott, que protagoniza el mismo Krasinski junto con su esposa, una sensacional Emily Blunt, es la de una familia que aprende a adaptarse a las condiciones que les dejó el apocalipsis en un pueblo donde parecen ser los únicos sobrevivientes. Caminan descalzos, se comunican a través de lenguaje de señas y comen de lo que siembran y encuentran en supermercados abandonados. La premisa es mantenerse en silencio; cualquier sonido, y todo acabó.Es irónico, pero gran parte del éxito del filme radica en su diseño sonoro, que sumerge al espectador en el desesperante silencio en el que conviven sus personajes.

Uno de mis puntos favoritos es que el relato no da explicaciones: arranca sin decir de dónde salieron esos seres asesinos ni por qué los Abbott son los únicos que quedan tras la extinción de la humanidad. Claro que esas dudas se pueden aclarar cuando se estrene la segunda parte, en el 2021.

Por lo pronto, en esta época de pandemia y aislamientos, A Quiet Place resulta una metáfora. Su gran debilidad es que de la mitad hacia adelante, uno puede intuir hacia dónde va la historia, aunque está tan bien montada y contada que logra quitar la respiración.

Otras noticias de cine en Cultura y Entretenimiento

SOFÍA GÓMEZ G.
Crítica de cine
En Twitter: @s0f1c1ta

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.