Secciones
Síguenos en:
¿Cómo es rodar una película con un genio del cine contemporáneo?
Película Memoria del tailandés Apichatpong Weerasethakul

El director Apichatpong Weerasethakul (derecha), con Tilda Swinton y Daniel Giménez- Cacho.

Foto:

Burning Colombia

¿Cómo es rodar una película con un genio del cine contemporáneo?

El director Apichatpong Weerasethakul (derecha), con Tilda Swinton y Daniel Giménez- Cacho.

Esto contaron productora, sonidista y diseñadora sobre Apichatpong Weerasethakul, de 'Memoria'.

La colombiana Diana Bustamante, con su empresa Burning, se echó encima la responsabilidad de sacar adelante la más reciente película del tailandés Apichatpong Weerasethakul. 'Memoria', ganadora del premio del jurado en el pasado Festival de Cannes y que representará a Colombia en la preselección de los Premios Óscar, es una odisea sensorial, una mezcla de recuerdos personales e históricos, en la que se pierde la noción de la lógica en un viaje imposible en el tiempo y el espacio. Jessica –una imponente Tilda Swinton– parece un espectro que recorre sus pasos y, sobre todo, sus conexiones.

La responsable de retos cinematográficos como La sirga o La tierra y la sombra se le midió a esta película que para ella y el grupo de producción resultó mágica.

El uruguayo radicado en México Raúl Locatelli –que cuenta entre sus créditos trabajos con figuras de la dirección como Amat Escalante, Yorgos Lanthimos, Michel Franco, Guillermo Arriaga o Carlos Reygadas– y la bogotana Angélica Perea –que se encargó del arte y la producción de 'Los viajes del viento', 'Pájaros de verano' y 'El abrazo de la serpiente'– coinciden en que 'Api' no es un director convencional, sino que se acerca más a la genialidad y que el de 'Memoria' fue el rodaje más fascinante en el que han estado. Los tres, en sus propias palabras, evocan los momentos de la filmación de la película, en la que también actúan Elkin Díaz, Jeanne Balibar y Juan Pablo Urrego.

(Le sugerimos: Las increíbles aventuras espaciales del Capitán Kirk en'Star Trek')

Diana Bustamante, productora

Diana Bustamante (centro).

Foto:

Cortesía Burning Colombia

Yo no soy creyente ni nada mística, pero sí hubo algo mágico en esta película: estuvo rodeada de mucha luz

“El trabajo con él fue una relación de muchas conversaciones pero no convencionales. Había que entender la historia de forma abstracta, con motivaciones emocionales, alimentarla con experiencias, ideas e imágenes propias. De a poco fuimos aterrizando cosas concretas y nos hicimos preguntas todo el tiempo. Aunque ‘Api’ no tiene las respuestas, sí tiene cosas muy precisas.

“Seleccionamos Pijao (Quindío) porque es un pueblo detenido en el tiempo. Una casualidad hizo que el director pasara por ahí. Y Bogotá tiene que ver con su experiencia personal, a través de esta alucinación auditiva que padece el personaje, pero que era algo que él estaba padeciendo también cuando escribió la historia. Nosotros tuvimos que empezar a imaginarnos cuáles eran los vasos comunicantes del sonido, las vibraciones. Eso que de alguna manera lo conectaban con este lugar. Al tiempo, todos los que estuvimos allí construimos nuestras propias memorias.

“El rodaje de 'Memoria' fue muy tranquilo, él tiene esa energía, fue demandante, pero no en el sentido maluco, sino exigente como un reto personal, justamente por el nivel de detalle. Nos dimos cuenta de que íbamos a necesitar unos tiempos de preproducción más largos, porque él es de una precisión tremenda. Fue una experiencia cinematográfica de vida, rodeada de compartir y de cariño, nadie se desesperó, nadie dijo: ‘esto es una mierda’. Yo no soy creyente ni nada mística, pero sí hubo algo mágico en esta película: estuvo rodeada de mucha luz.

(Siga leyendo: Reguetonero Osmani García quema su pasaporte cubano ante las cámaras)

“Anécdotas hay muchas. Una noche que yo no estuve en el rodaje, los que se quedaron hicieron abrir el tejo en Pijao, y al otro día doña Tilda estaba como un robot, con el brazo y el cuello destrozados por el juego. Y nadie me quería decir qué había pasado para que no los fuera a regañar... ¿Qué tal? ¡Como si fuera la mamá....!

“Lo otro tremendo fue que me caí en un hueco de tres metros en uno de los túneles de La Línea, me rompí varios ligamentos y tuve unas contracturas en la espalda. Hice toda la preproducción en muletas. Mi lección de vida fue detenerme, pedir ayuda. Aunque fue duro, me alegra haber vivido esta situación que me deja una marca para la vida... ¡y cinco kilos que no he podido rebajar!”.

Angélica Perea, diseñadora de producción

El director Apichatpong Weerasethakul con la diseñadora de producción, Angélica Perea.

Foto:

Cortesía Burning Colombia

Me sacaba de mi zona de confort; esto era una demanda más profunda, una reflexión sobre un objeto, sobre si eso azul que faltaba era una tela, un vaso, un mueble

“Cuando conocí el proyecto parecía sencillo, pero cuando conoces las películas de ‘Api’ hay una intención artística muy marcada, él resalta todo lo que tiene a su alrededor. Utiliza lo que está en el entorno para narrar. Yo no me lo tomé a pecho en un principio, pero es la diferencia esencial.

“La primera conversación que sostuvimos, mientras esperábamos a otras personas de la producción, fue sobre el sueño, porque él, como la protagonista de la película, no podía dormir –el sueño es una de las grandes obsesiones del director en su cine–. Me contó que llevaba un récord sobre en qué lugares soñaba cosas lindas o tenía pesadillas. Apenas llegaron los demás, él cambió y me preguntó: ‘¿Qué colores has pensado para la película?’. Le contesté: ‘Yo no trabajo así. Yo necesito entender la historia, no solamente sugerir colores y texturas’. Creo que al principio estaba un poco en shock, porque no se lo esperaba, pero la conversación fluyó.

“En el set ‘Api’ me decía: ‘¿No te hace falta algo azul?’. En mi experiencia, un director te dice cómo se va a mover la cámara o te alaba alguna textura, más aspectos técnicos, pero no se pregunta si hay balance. Ese es un cuestionamiento de alguien que viene de las artes plásticas y resulta demandante positivamente porque yo también vengo de ese mundo, me sacaba de mi zona de confort; esto era una demanda más profunda, una reflexión sobre un objeto, sobre si eso azul que faltaba era una tela, un vaso, un mueble. Muchas veces no entendía qué era lo que estaba sucediendo con este hombre.

“Yo trataba de ir en el día, de buscar las soluciones, llegar a los espacios, pero me pasó un poco como cuando estás en una carrera en la que sigues el camino, pero no disfrutas el paisaje. En las conversaciones que tenía con gente de su equipo me decían: ‘esto no es más que una meditación sostenida’. ‘Api’ no es del todo budista, pero la meditación que practica en Tailandia consiste en ser parte del todo: si te quedas quieto, escuchas todo y le prestas atención a lo que te rodea: un cambio de luz, de temperatura, el sonido del viento. Todo componiéndose al mismo tiempo.

(No deje de leer: Oficial: primeras imágenes de Superman con su novio)

“Creamos una gama de colores a partir de lo que esperaba ‘Api’. Fue bastante complejo. Pero al final se dio una paleta de manera orgánica: primero hablamos de un beige, luego extendimos al ocre, pasamos por grises, lilas, azules petróleo en leche –sé que no existe ese color pero seguro me entenderán–. Suena muy sencillo, pero la sencillez nunca es simple”.

Raúl Locatelli, diseño de sonido directo

Raúl Locatelli, sonidista uruguayo.

Foto:

Cortesía Burning Colombia

Nosotros separamos diferentes aspectos o variables de una representación artística, tenemos una percepción analítica que va sobre los detalles. Él no. Para él todo era una sola cosa

“Estoy en mi película 51 y 'Memoria' es la experiencia más hermosa que he vivido, no solamente por el trabajo con el director, sino por los lugares, la gente, lo que filmamos, que es de una inmensa belleza. El trabajo en sonido que hicimos fue un esfuerzo muy grande, de precisión y compromiso.

“El trabajo con ‘Api’ fue curioso porque nunca tuve una pauta clara de lo que quería. A mi llegada a Bogotá le escribí para que me explicara cómo filmaba, qué les gustaba, qué no, qué expectativas tenían del sonido: información que siempre les solicito a los directores. Pero nunca me contestó. Básicamente hicimos lo que quisimos, lo que nos parecía que teníamos que hacer de la mejor manera.

(Además: Estas son las películas de Hollywood filmadas en Colombia).

“A mí me sorprendía que pasaban los días y no me pedía nada, no me preguntaba cómo estaba esto o lo otro... no se interesaba en absoluto por lo que estábamos haciendo. Y proponíamos muchas cosas, pero en general me decía que no. Fue muy raro trabajar así, sin unas pautas claras; pero a la vez nos sentimos completamente libres. Eso fue desconcertante hasta el último día, pero divertido porque intentábamos descifrar qué quería el director.

“Hay una anécdota graciosa: nosotros empezamos a grabar ambientes desde el primer día y como a la sexta semana, ya casi para finalizar rodaje, se me acercó ‘Api’ y me dijo: ‘Raúl, sería bueno empezar a grabar ambientes’. Yo casi me caigo. A esas alturas ya teníamos una librería brutalmente extensa de todo lo que habíamos vivido con el proceso de 'Memoria' en Bogotá y Pijao. ¡¡Y él no sabía!! Eso era muy desconcertante, pero a la vez le daba un color mágico.

“Su forma de interpretación respecto a las de nosotros –como occidentales– son diametralmente opuestas. Siento que nosotros separamos diferentes aspectos o variables de una representación artística, tenemos una percepción analítica que va sobre los detalles. Él no. Para él todo era una sola cosa.

“Su lenguaje es muy distinto del narrativo gringo. Esta película es casi un plano por escena. Recuerdo planos muy largos, de 15 o 17 minutos, en los que bastaba que un actor moviera su cabeza más rápido de lo que él esperaba o tal vez que el actor subía el tono de la voz más de lo adecuado... ‘¡corte!’. ¿Entendés el nivel de precisión?”.

SOFÍA GÓMEZ G.
CULTURA EL TIEMPO
En Twitter: @s0f1c1ta

Otras noticias

- Subastado en París un cuadro de Fernando Botero por un millón de dólares.

- Jamie Lee Curtis: 'Sin 'Halloween' no habría dejado huella en el cine'.

- Tears For Fears publicará en febrero su primer disco de estudio en 17 años.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.