Secciones
Síguenos en:
‘El último duelo’: un acto de poder, violación y muerte
Película El último duelo, de Ridley Scott

Adam Driver y Matt Damon en la escena crucial del filme.

Foto:

20th Century Studios

‘El último duelo’: un acto de poder, violación y muerte

Adam Driver y Matt Damon en la escena crucial del filme.

Jodie Comer, Matt Damon y Ben Affleck hablan de la película inspirada en un terrible hecho real.

Marguerite de Carrouges es famosa en la historia de Francia: su nombre está atado al último juicio de Dios, como eran conocidos estos eventos en pleno medioevo, cuando su esposo y el mejor amigo de él –Jean de Carrouges y Jacques Le Gris, un caballero normando y un noble escudero– se enfrentaron a muerte para saldar una deuda de honor. La mujer, con semanas de embarazo, denunció haber sido violada por Le Gris en ausencia de su marido y los tribunales de París decidieron que la sangrienta lucha era la mejor vía para resolver, con la mano de Dios a través de sus armas, quién decía la verdad. Eso sí, con un precio caro para ella: si su esposo perdía, sería ejecutada por levantar falsos testimonios.

El último duelo, la nueva película del laureado director Ridley Scott (Alien, Gladiador, Blade Runner), podría ser el artificio más grande inspirado en una de las épocas más oscuras y perversas para la mujer en cualquier parte del mundo. Pero, con algunas pocas licencias, todo lo que cuenta es verdad. El 29 de diciembre de 1386, en el monasterio parisino de Saint-Martin-des-Champs, al norte de Notre-Dame, Carrouges y Le Gris protagonizaron el último y más mediático duelo de aquella época.

(Le sugerimos: La peor pesadilla del actor de la estrella de Hollywood Alec Baldwin)

Jodie Comer, Matt Damon, Adam Driver y Ben Affleck protagonizan el relato fílmico que bebe del libro homónimo de Eric Jager, especialista en literatura medieval. El último duelo también es el regreso de Damon y Affleck como guionistas en un mismo proyecto, algo que no hacían desde Good Will Hunting (que se conoció aquí como En busca del destino), que en 1997 les dejó un Óscar al mejor guion original.

Comer, Damon y Affleck compartieron con la prensa durante el lanzamiento del filme, que acaba de estrenarse en Colombia.

Película El último duelo, de Ridley Scott

Foto:

20th Century Studios

¿Por qué esta historia y por qué ahora?

Matt Damon: No sé, es una buena pregunta. Teníamos mucho miedo de volver a escribir porque fuimos tan ineficientes en el pasado, nos tomó muchísimo tiempo la primera vez que lo hicimos, nos tomó años, literalmente. Escribimos miles de páginas que quedaron resumidas en 130 del guion que filmamos. Pero han pasado 25 años y haciendo películas, como actores, y de a poco como escritores, tal vez por ósmosis, descubrimos la estructura. Creo que hemos mejorado en nuestra eficiencia… y, claro, rogarle a una escritora como Nicole (Holofcener, la tercera coguionista del filme) que viniera a ayudarnos fue una idea fantástica.

Solo conocieron esta vida violenta, que, literalmente, consistía en violar y saquear, que eran, y tristemente siguen siendo, armas de guerra

Sobre el relato, estos hombres nacieron en medio de una guerra que duró cien años. Solo conocieron esta vida violenta, que, literalmente, consistía en violar y saquear, que eran, y tristemente siguen siendo, armas de guerra. Pero ese era su mundo. Al leer el libro sentimos que la única historia que valía la pena contar era la de ella, su increíble valor bajo esta presión espantosa, que la interrogaran de esa manera, que la avergonzaran de esa manera y que, aun así, nunca se rindiera y, en ese contexto cultural, siguiera diciendo la verdad acerca de lo que le había pasado. En este sentido, la presencia del relato de Marguerite era de extrema importancia, teniendo en cuenta que, como héroes de sus propias historias, ni Carrouges ni Le Gris eran narradores confiables de los acontecimientos históricos.

(Lea también: Bogart, Connery, Cruise, Pattinson: ¿quiénes son los galanes de Hollywood?)

¿Cómo fue la experiencia con el estilo de filmación de Ridley Scott?

Ben Affleck: Para mí fue muy interesante ver ese estilo tan característico de él que implica el uso de diferentes cámaras que capturan toda la acción en tres partes, pero parece que fuera en simultáneo. Había muchísima energía puesta en dónde apuntaban las cámaras. Uno no sabía cuándo iba a estar en cámara y cuándo no, y eso creaba una sensación de urgencia e inmediatez realmente fantástica.

Matt Damon: Ridley entiende muy bien la luz y cómo encuadrar una toma a un nivel excepcionalmente avanzado.

Jodie Comer: Lo primero que me chifló fue cuando me dijeron: ‘Ridley Scott quiere trabajar contigo’… ¡wow! Luego leí el guion, me fascinó tanto su estructura y esa idea de que había tres perspectivas pero, en última instancia, solo una verdad. Y luego, recuerdo cuando conocí a Matt y me dijo: ‘Deberías saber que trabaja a un ritmo… tiene cuatro o cinco cámaras grabando al mismo tiempo. Es muy pero muy rápido’. Me dio un pequeño aviso. Y cuando llegué al set descubrí que no era un chiste. Nunca había trabajado así antes, fue realmente fascinante ver cómo toma sus decisiones, su atención al detalle a través de los personajes de la historia o las locaciones, y el diseño de la escenografía. No se pierde nada. Y la película tiene mucho corazón al mismo tiempo que es un espectáculo –con las peleas y los duelos–. Él es muy bueno.

Jodie Comer como Marguerite de Carrouges.

Foto:

20th Century Studios

¿Cómo fue la construcción del personaje de Marguerite?

Matt Damon: Partía de que el mundo de las mujeres es totalmente ignorado, pasado por alto y es invisible en los dos primeros actos de la película. Y luego se revela en el tercer acto. Y eso fue en realidad fue porque Ben y yo estábamos adaptando un libro y Nicole escribiendo un guion original. Debido a que los hombres de la época eran muy ... tomaban notas muy meticulosas sobre lo que estaban haciendo, pero no registraban lo que estaban haciendo las mujeres. Así que Nicole tuvo que crear el mundo de Jodie, el mundo de Marguerite, de la nada. Sí.

(Le puede interesar: Marvel anunció el retraso de los estrenos de sus películas)

Es duro reconocerlo, pero este tipo de historias que ocurrieron en el medioevo se repiten hoy. ¿Cómo hallaron el balance entre un hecho antiguo que es visto por audiencias modernas?

Ben Affleck: Es cierto. Fue algo deliberado y parte de lo que queríamos era señalar hasta qué punto las instituciones corruptas, moralmente rotas y misóginas reflejan esos valores. Y en vez de acusar a una mala persona, decidimos mostrar a la Iglesia, la ciencia, la corte, toda la civilización europea occidental, nuestro antecedente cultural. Al menos, esa es la noción de los Estados Unidos, es el resultado de la Ilustración y sus filosofías.

Queríamos analizar cómo las instituciones, la aculturación y las normas sociales tenían y siguen teniendo un efecto muy profundo en nuestra percepción de la realidad, y explorar la noción de que estos factores tuvieron muchísimo que ver con los relatos tan divergentes de los acontecimientos históricos de la época, además de usar la perspectiva para recrear esos momentos privados que no quedaron registrados en la historia.

SOFÍA GÓMEZ G.
CULTURA
En Twitter: @s0f1c1ta

Otras noticias

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.